José Manuel Montoliú: "¿Llamarse así? Orgullo y responsabilidad"

ENTREVISTA

José Manuel Montoliú: "¿Llamarse así? Orgullo y responsabilidad"


viernes 13 marzo, 2015

El hijo del gran subalterno habla con CULTORO en el inicio de la Feria de Valencia, del que será pilar de plata indiscutible

El hijo del gran subalterno habla con CULTORO en el inicio de la Feria de Valencia, del que será pilar de plata indiscutible

José Manuel Montoliú es uno de esos corazones de oro
ataviados de plata. Sabe y conoce de primera mano la dureza de su profesión y
no sólo eso, sino que ha sabido sobreponerse a ella de la forma más torera que
existe: a través del trabajo diario. Ahora se enfrenta a la Feria de su tierra,
a las Fallas más ilusionantes, y lo hace con el orgullo de llevar el apellido
que más enaltece a los hombres de plata en el Levante. «Como
todos los años, afronto el compromiso muy ilusionado, preparándome en el día a
día y en ese constante entrenamiento. He tenido la suerte de empezar la
temporada en Olivenza y Castellón y ahora llega Valencia con Varea, el
novillero que más voy a torear esta temporada. Ahora me esperan tres tardes de
importancia en mi tierra».

Sobre
sus comparecencias en la Feria, Montoliú afirma que «el día 16 actuaré a las
órdenes del maestro Soro en su reaparición, el día 20 iré con el novillero
Cristian Climent, y cerraré mi particular Feria junto a Varea».
Acompañará al de Castellón allá donde toree, pues «con Varea he adquirido el
compromiso de estar con él siempre que toree, es como si fuera de mi familia.
Estoy a su lado siempre desde las novilladas que toreó el año pasado»
,
señala José Manuel.

Termina
ahora un invierno donde el trabajo diario es la premisa de un torero. Montoliú
sabe que no queda otro camino viable que el de levantarse cada día con las
pilas cargadas esperando las oportunidades que la vida ofrece. Así entiende él
la preparación. «Mi trabajo en el campo es reducido, porque en Valencia no tenemos
ganaderías cercanas. Mi preocupación es el toreo físico, el toreo de salón. No
tengo la suerte, como otros compañeros que viven en Castilla o Andalucía, poder
ir mucho al campo, pero mi preparación se centra en el trabajo físico. Este
invierno he acompañado a Varea a matar varios toros a puerta cerrada, pero no
ha sido frecuente».

Hablar
de Montoliú en Valencia es hablar de un torero. De pies a cabeza. También
hablar de raza, de sabor, de torería y, sobre todo, de amor a la Fiesta. José Manuel siente «muchísimo orgullo, por
supuesto. Me siento muy orgulloso de ser hijo y nieto de quien soy, de tener un
hermano como el que tengo y de poder completar la particular historia de mi
familia. Es muy bonito que se nos respete siempre. Desde que me presenté como
novillero sin caballos, por ser hijo de quien soy siempre se me ha tratado con
mucho cariño, con mucho respeto, y los aficionados siempre que nos paran a mi
hermano y a mí nos hablan de mi padre, de mi abuelo. Es realmente emocionante».