Los de plata contribuyeron… Y mucho

PLATA DE LEY

Los de plata contribuyeron… Y mucho


sábado 21 marzo, 2015

Una gran actuación de las cuadrillas posibilitó que se dieran las condiciones para alcanzar el triunfo en una tarde donde sobresalieron Raúl Martí y José Manuel Montoliú

Una gran actuación de las cuadrillas posibilitó que se dieran las condiciones para alcanzar el triunfo en una tarde donde sobresalieron Raúl Martí y José Manuel Montoliú

Para que se den las condiciones de alcanzar el triunfo influyen muchos factores; el toro, la tarde, el estado de ánimo, la preparación… Todos son importantes en la ecuación del éxito, pero también una buena lidia, un par con sentido, un puyazo en el sitio. Todo ello se dio esta tarde en Valencia. Y todo contribuyó a alcanzar el triunfo en mayor o menor medida.

Tuvo mucha culpa de que llegase el sexto con esa boyantía a la muleta de Varea los capotazos resbalados de Alfonso Carrasco, que le dejó espacio al del Parralejo para que galopase, cogiese ritmo y se fuese hasta atrás en su desliz. Entre medias, José Manuel Montoliú se entretuvo en esperar ese galope, acoplarlo a su carrera y llegar a la cara para clavar dos pares y saludar montera en mano. Buena feria la que ha echado el valenciano, que tuvo por detrás a Diego Valladar para cumplir con efectividad y gusto en sus dos pares. Los dos picadores, Pedro Muños y Santiago Pérez, le cumplieron sin apretar para no restar facultades. Midieron y contribuyeron.

Como lo hizo, sin duda, Javier Ambel para que el segundo no desarrollase más defectos. Tiene Javier el don del temple en la manta, y el gusto de los flamencos para saborear cada pasada. Y eso que no fue fácil echarle la tela abajo al animal, que si bien tenía calidad también se pensaba cada arrancada. No lo hizo el quinto, al que le sopló dos pares el extremeño marca de la casa. A ese le corrió para atrás con eficacia un Pedro Vicente Roldán de gran sentido de la lidia para andarle con el percal muy por abajo.

Armoniosa y conjuntada se mostró la cuadrilla de Jorge Expósito en el cuarto, a pesar de no tener mucha ocasión de torear juntos. Si había lucido Javier Rodríguez con el primero en banderillas, lo hizo mucho más lidiando al cuarto, al que dejó llegar al capote, lo resbaló con delicada suavidad y salió corriendo para atrás para ahorrarle trapo a la lidia. En banderillas expuso con seguridad Raúl Martí para clavar en la cara después de esperar mucho para cuadrar en el balcón y llevarse una ovación por la actuación más brillante de la tarde con los garapullos, donde también Rafaél Limón tuvo regusto para salir en torero.

Todos ellos brillaron en una tarde destinada a cerrar feria y abrir horizontes a una terna de chavales llamados a abrir muchas puertas. Será más fácil con ellos en el equipo.

 

FOTOS: Javier Comos