"Estamos orgullosos de haber conseguido Olivenza desde la nada"

ENTREVISTA

"Estamos orgullosos de haber conseguido Olivenza desde la nada"


jueves 5 marzo, 2015

Jacinto Ortiz, propietario de la plaza de Olivenza, saca a la luz todos sus recuerdos tras 25 años de escalada para ser uno de los líderes de las Ferias primaverales

Jacinto Ortiz, propietario de la plaza de Olivenza, saca a la luz todos sus recuerdos tras 25 años de escalada para ser uno de los líderes de las Ferias primaverales

Cumple
25 años y sigue como nueva. Olivenza, ese escenario mágico en el que confluyen
numerosísimos factores para que la chispa del toreo crezca cada año está a
punto de cumplir sus bodas de plata. Si hay un culpable de que el ascenso
sideral del coso haya tenido su importancia en la historia, ese es Jacinto
Ortiz. Propietario, pero sobre todo, aficionado. «Se cumplen 25 años desde
que mi padre, mi hermano y yo nos hiciéramos cargo de la propiedad,
adquiriéndola. Estaba en un estado de abandono y nuestra idea era poner en
marcha una feria de nivel. En aquel momento contactamos con José Cutiño y
Joaquín Domínguez para exponerles la gestión de la plaza y ponerla en marcha en
el mes de marzo. Mi padre falleció enseguida, pero seguimos los mismos que un
día decidimos empezar el proyecto»,
señala Jacinto.

El
empeño de Cutiño por levantar el serial pacense no tiene fronteras. Un cuarto
de siglo avalan una trayectoria en la que todo se ha fundido para compendiar
una gran Feria. «José Cutiño es un empresario al frente de muchas plazas. Nosotros
sólo tenemos la propiedad de Olivenza, sólo estamos al frente de ella, pero
estamos muy comprometidos con esta gestión».
También la afición que en cada campaña se
congrega en Olivenza tiene su sitio y su por qué, pues «la verdad es que la
respuesta es tremenda, pero la mayoría de los abonados de Olivenza son de
fuera. Son público que se acerca desde muchos kilómetros, muy fiel. Llevan
abonados muchísimos años, es una feria cosmopolita y la afición es de lugares
muy diversos».

 



 Se trata del ojo del toreo a principios de marzo. Se trabaja en todo y para todo. «Olivenza
es una plaza en la que se cuidan absolutamente todos los detalles. Nos
esforzamos en eso con el fin de que la Feria tenga un nivel importante. Estamos
siempre muy encima de esta Feria, de cuidar mucho todos los detalles, desde la
cartelería hasta los inmuebles; desde los toreros hasta el aficionado. Aquí, en
la plaza, hay silencios que son de aficionados, no de plaza de pueblo».

La
consolidación de la Feria con sus cuatro festejos es ya una realidad, pero por
la mente de Jacinto rondan recuerdos imborrables, de esas faenas que quedaban
grabadas para la eternidad en la sien de un aficionado. Faenas de pasión, que
un día cautivaron a la ciudad más hermosa de marzo en Extremadura. «Han
sido tantos años y tantas cosas…lo único que puedo decir es que aquí se ha
partido de la nada. El primer proyecto que se tuvo fue una corrida en marzo con
Emilio Muñoz, Litri y Jesulín de Ubrique en 1991. Fue un éxito importante,
porque de la nada aquello tuvo cierta repercusión. Al año siguiente comenzamos
a dar dos festejos, y años más tarde comenzamos a dar festejos por la mañana.
En 2010 se notó la categoría y se dio un cuarto festejo, elevando la plaza a
segunda categoría. Aquí ha habido reapariciones importantísimas: dos veces lo
ha hecho Espartaco, Jesulín, César Rincón, Paco Ojeda y, ahora, Paquirri. Es
una Feria de máximo interés en la que todos los toreros de renombre vienen a
dar la cara».

No se
queda con un momento. Sus recuerdos rozan lo efímero, pero lo realmente
importante sabe contarlo. Jacinto busca en el baúl de la memoria…para
encontrar toreo. «Me quedo con varios momentos importantes: el comienzo de Emilio
Muñoz en 1991 fue tremendo, con una faena de principio a fin brillante.
Recuerdo un indulto a un toro de Victorino por parte de Ortega Cano, y grandes
actuaciones de Juli y Perera. Tomó la alternativa aquí Antonio Ferrera, y gran
parte de las figuras actuales estuvieron aquí como novilleros, debutando algunos
de ellos en esta Feria».