Toreros de plata, corazones de oro

LA CRÓNICA DE PLATA

Toreros de plata, corazones de oro


miércoles 15 abril, 2015

Durante la historia del toreo, los banderilleros han sido actores secundarios a la sombra muchas veces de sus matadores, pero también es cierto que se juegan la vida a pecho descubierto

Durante la historia del toreo, los banderilleros han sido actores secundarios a la sombra muchas veces de sus matadores, pero también es cierto que se juegan la vida a pecho descubierto

Durante la historia del toreo,
los banderilleros han sido actores secundarios a la sombra muchas veces de sus
matadores, pero también es cierto que se juegan la vida a pecho descubierto,
lidiando toros de distinta condición para que luego su matadador con su espada
y su muleta de gloria a la fiesta.

Los banderilleros se visten de
plata pero sin embargo tienen el corazón de oro, muchos de ellos tocaron la
gloria que recordarán toda la vida, de ahí que no hayan perdido nunca esa
torería que los hizo ser quien fueron en un pasado no muy lejano, toreros de
plata pero con alma y corazón torero. Hoy en Sevilla volvieron a reivindicar que son toreros aunque se vistan de
plata, porque sus sentimientos siempre afloran cuando se lían el capote de
paseo, pisan el amarillo albero o citan al toro.

De mérito fue la lidia en el
primero de la tarde, agua a mansalva, piso mojado y un Toro que impedía el
lucimiento, pero que ponía en valor todo lo que se hacía en el ruedo. De mérito
fue la importante tarde de Jarocho,
pues con el primero andó templadísimo y siempre en su sitio, al igual que en el cuarto,
un toro de boyante embestida en la que sobresalió su torería con los palos. A
caballo destacó Óscar Bernal que midió
a la perfección la floja acometida del primero de la tarde, dejando dos puyazos
certeros y de gran ejecución.

Durante el segundo de la tarde
vivimos los instantes de mayor riesgo de la tarde, el de Cayetano Muñoz hizo hilo y de no ser por un capote salvador salido
del callejón seguramente estaríamos hablando de una fea cogida a José María Tejero, pero la Divina Providencia hizo aparecer un capote salvador desde dentro del callejón, que
puede convenirse quién sabe en el quite de la Feria.

Los momentos álgidos de la tarde
se vivieron en el tercio de banderillas del quinto y el sexto de la tarde por
parte de las cuadrillas de Alfonso Oliva
Soto
y Esaú Fernández.

Templo de forma exquisita Fernando Pereira al quinto, midiendo
cada en cada capotazo al noble y enclasado astado para que después Alcalareño se entregara ejecutando dos
pares de mérito por su exposición y torería, tan meritoria actuación tuvo como
premio la gran ovación de la Maestranza,
lo que obligó al de Alcalá a desmonterarse.

En el sexto de la tarde, un
cinqueño de Cayetano Muñoz se vivió otro momento de gran emoción, primero Miguel Ángel Sánchez le abrió los
caminos al Toro, le pegó los capotazos justos y se gusto en cada lance, para
que después Curro Robles recordara
sus tardes de gloria colocando dos pares de enorme importancia, ya que el toro
se vencía por el derecho. No se quedó a la zaga José María Tejero, un tercero solvente que quiso decir aquí estoy
yo, colocando un par con torería en la cara del informal sexto, lo que le valió
una gran ovación, a la que se vio obligado a saludar montera en mano junto a su
compañero Curro Robles.

Hay
tardes donde como aficionado uno se va contento a casa, hoy fue el día, se vio
embestir a un animal como uno sueña y ver a toreros de plata sentirse otra vez
toreros, vinieron vestidos de plata, pero salieron como lo que son y lo que se
sienten, toreros de oro.