El manso Insumiso huye hacia adelante

TORO POR TORO

El manso Insumiso huye hacia adelante


viernes 17 abril, 2015

Siga aquí online el análisis de los toros de Montalvo en todos los tercios de la lidia

Siga aquí online el análisis de los toros de Montalvo en todos los tercios de la lidia

1º Número 22. Fiado. Negro. 520 kilos. 12/10

 

Toro serio pero armónico el abreplaza, con cuello largo y manos
cortas, lomo recto y expresión de bondad en la cara, coronada por cuna
estrecha.

Se entregó en la pelea en varas después de entregarse también en las verónicas iniciales de El Cid, y salió con la cara humillada detrás de la tela del peto.

 

Fue muy buena la lidia en banderillas de Curro Robles, pero también lo fue el buen son que sacó el animal, algo tardo en las arrancadas, esperando un poco en los cuarteos de banderillas.

En el inicio muletero se pegó una voltereta que le quebrantó la condición y se vino a menos desde entonces. Sí se le atisbó buena calidad, clase para colocar la cara en los embroques y largura para rebozarse, pero le restó franqueza ese punto descompuesto de su arrancada. Buen toro, en cualquier caso.

 

2º Número 67. Relamido. Negro. 560 kilos. 10/10

Amplio era el segundo, rematado de caja, largo de cuello sobre la badana prominente y serio de expresión y de condición.

Fue de enterado la salida, de dormido hasta que llegó el percal y encendió la embestida con emotividad y codicia, con la repetición muy presta y la humillación al máximo. Tuvo empleo en el gran tercio de varas y rebozó luego sus embestidas en los quites de Luque y Moral.

Fue alegre en banderillas y buscó por abajo los capotes, con muy buen son cuando le corrían para atrás y nobleza en los embroques de banderillas.

Rebozó las embestidas en los quites el animal, pero llegó a la muleta con un exceso de empleo que acusó pronto. Tuvo que buscarle Luque la altura perfecta para evitar tanta entrega, pero entonces mermó la calidad también, hasta terminar con una pasada deslucida y a media altura que le hizo parecer otro toro.

 

3º Número 74. Hablador. Negro. 515 kilos. 10/10

Blandeó el tercero de salida y fue devuelto tras el tercio de varas.

 

Sobrero 1º Número 60. Impetuoso. Castaño. 515 kilos. 01/11

Serio y con mucho remate el tercero bis, castaño y basto, largo, amplio y de cuello largo, badana espesa y pezuña gorda.

Ligeramente descompuesta tenía la embestida, con el galope menos franco que sus hermanos y sin terminar de humillar ni deslizarse en el capote de Moral. Fue liviana la pelea en varas, muy vulgar en el comportamiento.

Esperó mucho en la brega de Agustín González, que tuvo que aguantarle la llegada, así como tuvieron que hacer los banderilleros por su falta de franqueza.

En la muleta no se quiso entregar nunca, y sólo dejó embestidas cansinas y deslucidas que unas veces terminaban en las alturas y otras con el animal en el suelo. Las que mantuvo en pie, sin humillación y con la cara natural en los finales, sin ofrecer opción de triunfo.

 

4º Número 120. Lanzado. Negro bragao meano. 510 kilos. 03/10

También este dio síntomas de flojedad al hincar los pitones en repetidas ocasiones y desplomarse después en varas, siendo devuelto.

 

Sobrero 2º Número 41. Emperador. Colorao ojo perdiz. 525 kilos. 09/10

Fino de cabos, serio de expresión y hermoso de hechuras era el colorao sobrero que hizo cuarto bis.

El toro humilló en el percal de El Cid, pero sin gran entrega ni voluntad de pelea, con demasiada sosería en los primeros tercios. Ni para un análisis sangró el animal en varas, donde se cuidó mucho la poca fuerza que lucía.

En banderillas quiso saber poco del capote de Alcalareño y luego se arrancó como un obús a los banderilleros para salir de los embroques desentendido y manso.

Con la muleta todo fue mansedumbre. Hubo momentos en los que quiso huir hacia adelante el animal, azuzado por la inteligente muleta de El Cid, siempre en la cara, ganando el paso para no dejar que se fuera y terminase de rajarse. Cuando la tomó, lo hizo por abajo, pero sin emoción ni gracia.

 

5º Número 113. Noctámbulo. Negro mulato. 511 kilos. 12/10

El quinto fue un toro basto y algo alto en la cruz, con el morrillo prominente, la trana generosa y los pitones para adelante sin estridencias.

Tuvo cierta codicia el animal a la hora de coger el capote en el largo saludo que inició Daniel Luque con las dos rodillas en tierra. Cabeceó en varas el animal sin gran afán, porque lo sacaron pronto del peto. Escarbó y perdió las manos, con los pitones en la arena. Muy soso el comportamiento, sin emoción alguna.

Le cuesta al animal acudir con entrega al capote de brega en banderillas y sale atolondrado después del encuentro con los garapullos.

En la muleta nunca quiso acudir a los cites, y sólo la buena colocación de Luque y el trapo en el morro le obligaron a desplazarse para darle embestidas anodinas y sin gracia.

 

6º Número 15. Insumiso. Castaño claro. 540 kilos. 11/09

El castaño sexto lucía una badana prominente, como los pechos, la cara para adelante y seriedad en la expresión.

No tuvo em`pleo, sin embargo, ni en los percales ni en el peto, y fue protestado el toro por una evidente falta de fuerza que le hacía acusar aún más su falta de virtudes para embestir.

En banderillas se arrancó descompuesto y cortando los viajes, sin ninguna calidad a la hora de tomar el percal en la brega.

Manso y desentendido de trapos en la muleta, supo Pepe Moral ponerse en el sitio donde no se saben negar los toros. Deslucido y sin entrega el animal, tuvo como únicas virtudes la de huir hacia adelante con la cara humillada, y su lentitud anodina supo convertirla el sevillano en despaciosidad.