Roca Rey: "Ni me lo pensé: tenía salir por esa Puerta a pesar del dolor"

ENTREVISTA

Roca Rey: "Ni me lo pensé: tenía salir por esa Puerta a pesar del dolor"


lunes 20 abril, 2015

Con las piernas cosidas a cornadas salió Roca Rey ayer por la más Grande de las Puertas de la historia. Hoy, horas después de aquel suceso, atiende a CULTORO desde el Hospital y nos narra sus emociones

Con las piernas cosidas a cornadas salió Roca Rey ayer por la más Grande de las Puertas de la historia. Hoy, horas después de aquel suceso, atiende a CULTORO desde el Hospital y nos narra sus emociones

Sorprendió
a propios y extraños, en la tarde de ayer, la actitud de un joven peruano que
ya el año pasado se ganó con creces calzarse un Zapato dorado que ahora ha
reivindicado por la más Grande de las Puertas de la historia. Madrid sacó, en
la tarde de ayer, a Andrés Roca Rey en volandas de la gloria con las piernas
cosidas a cornadas. Fue una tarde mágica en la que todos los sueños que desde
niño Perú había soportado se rompieron. Tocó Roca Rey la gloria capitalina para
sentirse figura indiscutible de un escalafón novilleril del que es figura.

«Estoy un
poco dolorido, pero ahora que ya ha pasado todo estoy contento, satisfecho.
Disfruté cada momento desde que llegué a la plaza, y no he dejado de pensar en
esa Puerta Grande desde que ocurrió todo
«, asegura el joven desde la cama del
Hospital. Acaba de marcharse el doctor Máximo García Padrós, y «me ha
dicho que tenga reposo, que descanse, pero apenas pueda volveré a entrenar y a
prepararme. Hay que pensar ya en el 1 de mayo, que tengo una cita en Aire Sur
L`Adour».

Madrid
exige no sólo una preparación y un nivel extraordinarios, sino un mente fresca
y preparada para jugarse la vida de verdad. Como hizo Andrés. «No me
pensé ni un momento que tenía salir por esa Puerta tuviese lo que tuviese. Es
muy difícil abrirla y tenía que salir en volandas, y a pesar de aguantar el
dolor aguanté para tener una foto en hombros con la Puerta Grande de Madrid al
fondo».

Se le
vio emocionado al recoger una segunda oreja que era la llave de la Puerta de
Madrid. «Yo siempre escuchaba que a Madrid se iba con mucha verdad y no había
que engañarse nunca. Fui a demostrar la verdad por la que había venido a
España, a demostrar que mi día a día es por y para el toro, que quiero cumplir
el sueño que llevo deseando desde niño».

No se
ha visto a un Roca Rey distinto sino a un Roca Rey con la misma mente fría y
segura con la que todo un 2014 observó en las plazas de la geografía española. «La
verdad es que el concepto de uno siempre es torear bien a gusto y disfrutar, pero
cuando sale un toro que tienes que hacer algo más para llegar a la gente. Y ahí
estuvo la variedad. Hay que arrancar las orejas como sea, y así salía ayer a Madrid»,
señala el novillero.

Sentirse
torero también es estar por encima de los demás. Y Roca Rey lo estuvo. Ahora se
plantea una temporada crucial en su vida, en la que Madrid, dentro de un mes,
está como telón de fondo. También Sevilla y el Coso baratillero verán pasear a
la gran promesa peruana. «Ayer abría la temporada española en
Madrid, luego volveré en pleno San Isidro, el 18 de mayo. También llegará
Sevilla y algunas plazas de Francia. Esperemos que vayan saliendo las cosas.
Esto sólo es un toque de atención para que las empresas cuenten conmigo».