Moisés Fraile: "Lo de Niñito fue el sueño de todo ganadero… y además en Sevilla"

ENTREVISTA

Moisés Fraile: "Lo de Niñito fue el sueño de todo ganadero… y además en Sevilla"


martes 21 abril, 2015

Un año después, el mismo día y a la misma hora, El Pilar volverá a ser pilar de una Feria en la que el recuerdo de la gloria de "Niñito" y David Mora estará presente desde el mismo paseíllo

Un año después, el mismo día y a la misma hora, El Pilar volverá a ser pilar de una Feria en la que el recuerdo de la gloria de "Niñito" y David Mora estará presente desde el mismo paseíllo

Un año
después, el mismo día y a la misma hora, El Pilar volverá a ser pilar de una
Feria en la que el recuerdo de la gloria de «Niñito» y David Mora estará
presente desde el mismo paseíllo. Moisés Fraile, uno de los ganaderos con mayor
ente especialmente de la última década, está viendo cómo el trabajo familiar
que llegó a sus manos está fructificando con creces gracia a la sangre de toda
una historia dedicada al Toro. Hoy, el Arenal baratillero será testigo de una
labor histórica compendiada en seis toros de El Pilar que pueden ser cruciales
para los derroteros ganaderos de este 2015.

La
presente temporada, a pesar de su parco recorrido, ha dejado notables para el
hierro salmantino: dos toros `mudos´ para la prensa pero geniales para el
ganadero fueron los que vivió Castellón en la última de su Feria de La
Magdalena. «Quedé muy contento. Hay veces en la que quedas contento ganaderamente,
y esa fue una de ellas, pues estuve satisfecho del resultado del festejo. El
ganadero no mata los toros ni elige el orden de lidia ni el sobrero. Aunque el
resultado no fue rotundo, eché dos de los mejores toros que se han lidiado esta
temporada. El último toro de Talavante considero que fue uno de los grandes
toros de esta campaña. A pesar de que así no lo reflejó la mayor parte de la
prensa, aquellos dos toros fueron un excelente resultado de El Pilar, porque
tuvieron un final cumbre».

Dos
tardes en Sevilla son una de las esperanzas de la afición hispalense. David
Mora rozó la gloria baratillera hace justo doce meses y en el mismo escenario.
Aquel día «Niñito» le permitió romperse y una oreja que supo a gozo
principesco quiso que se rompiera antes de que en Madrid sufriera el hule más
dramático de su carrera. «Aquel toro fue el sueño de todo ganadero. Lo
que yo he vivido en Sevilla como ganadero no lo he vivido en ninguna otra
plaza. Las sensaciones de aquel día, los momentos ocurridos durante esa faena y
el recuerdo inolvidable de sentirte pleno como ganadero no lo cambio por nada
en el mundo. Es casi el toro que sueñas. No creo que me salga en toda la
temporada un toro como ese. .Además tuve la inmensa suerte de que me saliera en
La Maestranza, justo en ese momento. Hay cosas que son ajenas al propio
ganadero, y esa fue una de ellas porque tuve suerte. En realidad todo depende
de muchas cosas, pero la tarde de «Niñito» la suerte jugó a mi favor.
Fue algo grande».

Vuelve
por San Miguel con una terna aún por definir. Sabe que Sevilla confía en la
Salamanca más comprometida para con el futuro de la ganadería brava y con esa
pretensión prepara ya una cita crucial después de la de esta tarde. «La corrida
de septiembre aún no está definida porque queda mucho tiempo. Todavía no se
sabe con exactitud con qué toros me quedaré. Hay quince o veinte ejemplares
vistos. Respecto a la de esta tarde, creo que voy a gusto, es la que he
querido, es buena en presentación. Van toros cinqueños. Me gusta».

Juan José Padilla, Miguel Ángel Perera y José
María Manzanares
lidiarán su corrida en pleno San Isidro. Se trata de un cartel de relumbrón que
ha despertado el tirón de la afición capitalina Además, la trayectoria de moisés
y su familia en Las Ventas exige un compromiso especial para con la
presentación y el resultado final del encierro. «Es casi toda cinqueña.
Lleva preparada desde el año pasado. Llevar toros cinqueños tiene su riesgo,
sobre todo porque pueden lesionarse en el campo, por eso los tengo separados en
parejas o tríos, porque te da mucha rabia que se te fastidien las corridas que
están preparadas así. Madrid necesita el toro cinqueño no porque sobren en el
campo, sino porque se tiene que lidiar así. Es muy difícil que el toro cuatreño
sirva para una exigencia como la de Madrid. La corrida es muy seria, pero muy
bien hecha, y conjuga muy bien con el gusto madrileño porque es seria pero sin
embargo no es fea de cara ni desagradable. Es el toro serio pero
armónico».

Vuelve
a retomar las dos grandes embestidas de aquellos toros de la Magdalena
castellonenes. Dejó enamorado a Moisés Fraile aquella embestida brava. Sobre la
gran proyección del hierro, el ganadero afirma que «llevamos unos años que
estamos en carteles buenos, pero estar en Ferias importantes es una gran
responsabilidad. Es muy difícil que salgan las cosas bien y creo que llevamos
unos años manteniendo expectativas buenas porque saltan toros de nota. Estamos
en el mejor momento de los últimos años, cuando más toros están embistiendo. Respecto
a esta temporada, e s muy difícil que se vuelvan a lidiar dos toros como los
que salieron en Castellón, y ese es el punto que estamos consiguiendo. Tenemos
una buena media, porque al año salen veinte toros excelentes».