Leo Valadez, el renuevo de México

AGUASCALIENTES (MÉXICO)

Leo Valadez, el renuevo de México


sábado 25 abril, 2015

Gustó el sabor del azteca en la novillada picada del serial sanmarqueño, en el que también destacó Pastor y Ginés Marín

Gustó el sabor del azteca en la novillada picada del serial sanmarqueño, en el que también destacó Pastor y Ginés Marín

La novillada de la CLXXXVII edición
de la Feria Nacional de San Marcos 2015 en el coso Monumental de
Aguascalientes, en versión matinal por vez primera y en el día fuerte de la
afamada verbena cuando se venera al evangelista, ha tenido como único
protagonista al joven local Leo Valadez, quien apenas hizo su presentación
novilleril en ruedos mexicanos luego de una ardua y larga preparación desde
2007 en suelo español, siendo el premio a su tesón el corte de una valiosa y
bien ganada oreja al astado de su debut.

De esta manera, ante una mala
entrada en tarde calurosa y con algunas ráfagas de viento, se lidiaron seis
bien presentados novillos de la dehesa de Marrón, sobresaliendo el tercero y
por ahí la autoridad se inventó un arrastre lento al segundo astado. Los demás
fueron sosos. Y un séptimo ejemplar de regalo de los Herederos de Teófilo
Gómez, que se dejó torear pero acusó debilidad.

El anfitrión JOSÉ MARÍA PASTOR ha tenido en su lote una actuación desangelada,
falta de actitud y determinación. Por momentos se le apreció voluntad pero el
ánimo se le caía, quizá porque sus astados fueron muy sosos pero es ahí donde
se tiene que sacar la casta. En los dos novillos fue aplaudido. Le faltó
demostrar por qué se logró meter a la feria, no le alcanzaron los argumentos.
En uno fue aplaudido y en el otro salió al tercio.

GINÉS MARÍN tiene oficio, buena técnica, talento, que no
siempre le ha servido por cierto en los cinco novillos que lleva lidiados en
las dos plazas aquicalidenses. Su primer astado fue soso pero noble y con poca
fuerza, mató mal, salió al tercio y la autoridad se inventó un arrastre lento
al astado. En su segundo estuvo mejor pero de manera intermitente. No acertó al
matar y tuvo silencio. Y en el de regalo, el mejor del festejo, no supo
redondear su actuación. Volvió a marrar con el estoque y se le aplaudió.

El también local LEO VALADEZ ha sido una más que grata
sorpresa por la tauromaquia que desplegó, por su manera de entender y asimilar
el toreo y, sobre todo, por la más que evidente disposición que dejó ver en el
ruedo. A su primero, el del debut, llamado «Trinquete”, estuvo variado con el
capote y tras brindarle al licenciado Juan Pablo Bailleres, ha cuajado con
muleta una faena con temple y aguante por ambos lados, de mucho mérito y a
pesar del viento. Terminó con una señera tanda de trincherazos y mató de
estocada aguantando para cobrar una valiosa oreja.

Y en el que cerró plaza, muy
complicado, le plantó cara Leo para lograr importantes muletazos por ambos
lados, todo envuelto en un pundonor que el público entendió, valoró y se le
ovacionó. Manoletinas para cerrar la labor y acabar de estocada honda y ligeramente
delantera para ser aplaudido.

FICHA DEL FESTEJO

AGUASCALIENTES,
Aguascalientes. Novillada y cuarto festejo del abono de la CLXXXVII de la Feria
Nacional de San Marcos. Coso Monumental. Entrada: Mala en tarde calurosa y con
algunas ráfagas de viento.

Seis novillos de Marrón, siendo bueno pero débil el
tercero. El segundo fue motivo de un arrastre lento «fantasma”. Y los demás
acusaron extrema sosería. Y un séptimo de regalo de los Herederos de Teófilo
Gómez, bueno pero con poca fuerza.

José María Pastor: Palmas y al tercio.

El jerezano
Ginés Marín: Al tercio, silencio palmas en el de regalo.

Leo Valadez: Una oreja
y palmas.

Fotos: Emilio Méndez