Resucitó en plata baratillera

LA CRÓNICA DE PLATA

Resucitó en plata baratillera


domingo 5 abril, 2015

Un año más Sevilla abría las puertas de la maestranza el domingo de todos los domingos

Un año más Sevilla abría las puertas de la maestranza el domingo de todos los domingos

Un año más Sevilla abría las
puertas de la maestranza el domingo de todos los domingos, Resurrección. Una corrida con el hierro de Veragua esperaba en
chiqueros, Espartaco, Manzanares y Borja Jiménez en el cartel. La tarde no solo
fue de triunfo de los matadores, también los de a caballo y los de plata triunfaron
en el coso del baratillo.

En el primero de la tarde, toro
de la Alternativa de Borja Jiménez vimos un gran puyazo por parte de Antonio Rafael García, el cual fue ovacionado
cuando se despedía hacia el patio de caballos.

Pero si hay que destacar a un
torero a caballo ese es Pedro Morales Chocolate en el tercero de la tarde, un
primer puyazo en la yema, con el toro arrancándose de lejos y en un segundo
puyazo rápido y certero, la ovación fue rotunda.

Magistral fue el toreo de capa de
la cuadrilla del alicantino José María Manzanares, tanto Curro Javier como Rafael Rosa templaron a los de
Juan Pedro, le dieron los capotazos justos y anduvieron siempre en torero por
el albero Maestrante. El cénit de la tarde se vivió en el quinto de la tarde,
lidia sublime de Rafael rosa, eficacia de Luis Blázquez, torería y valor de
Curro Javier, un tercio de banderillas que cautivo a la afición sevillana por
su verdad y su calidad.

Otro momento álgido se vivió en
el sexto de la tarde, donde vivos una lidia importante de «Lipi»,
siempre ayudando al toro, abriéndole los caminos y enseñando a embestir al
noble Juan Pedro, mas adelante tanto Juan Muñoz «perico» como Juan Manuel
Raya destacaron por sus buenos pares de banderillas.

La cuadrilla de Espartaco tuvo un
momento de relevancia en el cuarto de la tarde, ante un animal manso y que
apretaba hacia los adentros vimos una brega importante de Agustín Marín, pero
sobretodo un par arriesgado y en la cara de Pedro Muriel, el toro le cortó propinándole
una voltereta cuando salía de la cara tras el par, momento de tensión pero de
gran verdad y valor.

Gran tarde la vivida hoy en
Sevilla, brillaron los capotes de plata y las puyas de oro, en un día donde los
protagonistas no fueron esta vez meros
actores secundarios.