Una encerrona que se plantea como combate

MADRID

Una encerrona que se plantea como combate


martes 7 abril, 2015

Javier Sánchez Vara presentaba el gesto de sus 15 años de alternativa matando seis toros de Palha en Guadalajara, junto al ganadero, Joao Foque, en los salones del hotel Wellingtong de Madrid.

Javier Sánchez Vara presentaba el gesto de sus 15 años de alternativa matando seis toros de Palha en Guadalajara, junto al ganadero, Joao Foque, en los salones del hotel Wellingtong de Madrid.

Javier Sánchez Vara presentaba el gesto de sus 15 años de alternativa matando seis toros de Palha en Guadalajara, junto al ganadero, Joao Foque, en los salones del hotel Wellingtong de Madrid.

La corrida se celebrará el 18 de abril y matador y ganadero han decidido que la suerte de varas se realizará como se haría en una corrida concurso para «lucir el tercio de varas y explicarlo para que lo entienda todo el mundo haciéndolo en una plaza. Como sucede en Francia».

«He elegido Palha porque estoy muy vinculado al ella», explicaba Sánchez Vara. «Aparte de una gran amistad con el ganadero, con este hierro he tenido triunfos, fracasos, cornadas y forma parte de mi historia. Es un regalo que me hago por mis 15 años de alternativa «.

Por su parte, Joan Foque explicaba que es Javier quien se enfrenta con seis de Palha después de 54 años que no lo hacía nadie «porque él lo ha elegido y porque es una forma de decir que es un profesional como la copa de un pino y que a ver si se entera el mundo de una puta vez».

Foque aseguró que le gustaría que el festejo tuviera «tintes de combate, porque si no hay emoción y no se percibe el peligro, este espectáculo pierde su sentido. Para ello hay que realizar todos los tercios como debe ser. Ver un toro bravo de verdad transmite mucha emoción».

También explicó el ganadero que su camada es «la peor que he tenido en 35 años, y por eso he descartado lidiar una corrida completa en Madrid «.

Respecto al refráno que adorna el cartel, con la leyenda «con torito de Palha no verás corrida mala», el matador acarreño bromeó con que «no son toritos, son toracos».