Nobles, pero con poca chispa.

TORO POR TORO

Nobles, pero con poca chispa.


lunes 11 mayo, 2015

Lineal, plana novillada del Parralejo en tarde de voluntad y arrojo de la terna. Gonzalo caballero corta una oreja.

Nobles

Novillo alto de agujas, un punto
suelto de carnes el primero. Astado ofensivo con las puntas hacía adelante y cuajado de
hechuras. Se pegó una tremenda voltereta que acusó durante su lidia. Perdió las
manos en un par de ocasiones, blandeó y demostró poco celo en las embestidas.
Se dejó pegar en sus dos entradas con el piquero. Castigo medido y sin
emplearse el novillo. El primero de la tarde tuvo buenas cosas como fijeza y
nobleza pero le faltó más transmisión. Justo de poder aunque jamás se derrumbó
en el ultimo tercio. 

Novillo fuerte, con pecho y
alzada. El segundo tenía seriedad en su expresión con una cornamenta más amplia
que el abreplaza. Repitió en el capote y permitió un bello saludo. Cumplió en
el caballo. En banderillas el novillo tuvo cierta alegría en el tranco aunque
se acostó en la reunión. Llegó al ultimo tercio con bondad y humillación. El
del Parralejo ofreció embestidas con garantías pero le faltó un puntito más de
chispa. Manejable astado. 

El tercero fue un novillo bien hecho, astifino y
serio. Durante la toda la lidia tuvo un comportamiento muy similar, sosote y en
todos los tercios. En el último tercio el novillo tuvo una embestida noble pero
desclasada. Poco colaborador para el triunfo el tercero de la tarde. No dijo
nada. 

Novillo bonito de hechuras el cuarto. Un
astado sin estridencias que no quiso caballo. Antes no ayudó al lucimiento con
el capote. Novillo que recortó a los de plata en el viaje. En la muleta el
utrero se mostró con bondad y obediencia pero de escasa transmisión. Soltó la
cara a veces, pero nunca sin mala intención.

Novillo bien hecho el
quinto de la tarde. Astado morfológicamente con el trapío justo para Madrid. Un
bello ejemplar que repitió en el capote de Rey. Otro que tampoco quiere
entregarse en el caballo y se deja pegar. en el tercio de banderillas acudió
con prestancia al encuentro. La embestida del segundo del lote de Rey fue irregular
en sus formas pero noble en su contenido. Astado pronto al cite, manejable en
conjunto pero molesto a veces con un cabeceo inoportuno. Con todo le faltó más
transmisión.

Novillo a punto de los 500 kg
pero con el trapío de utrero el sexto. Astado fino, despegado del suelo y serio por
delante. El cierraplaza no se rompió en el capote y otro más, que también es
cumplidor con el picador. Protestó en la reunión con los hombres de plata. El
sexto tuvo son en la embestida en la primera mitad de faena, pero después
perdió intensidad en la misma. Sacó nobleza como todos sus hermanos. Se dejó
sin más.