El bravucón sexto destaca entre la mala suerte

TORO POR TORO

El bravucón sexto destaca entre la mala suerte


domingo 17 mayo, 2015

Siga toro por toro el comportamiento de los toros de El Montecillo

Siga toro por toro el comportamiento de los toros de El Montecillo

1°, negro salpicado, bragado meano, aleonado, sin remate atrás, suelto. No quiso pelea en el caballo y huyó en sus dos entradas al peto, para después esperar en banderillas. No tuvo ninguna clase en la muleta, donde pasó rebrincado, calamocheando y con corto viaje. Después de las pausas, pasó los dos primeros muletazos con mejor intención, pero al tercero volvió a sacar dificultades. Manso.

2°, negro
salpicado, bragado corrido, axiblanco y gargantillo, de manos cortas. Mejor
hecho. Tomó los capotes con ímpetu, aunque a media altura. En el caballo peleó
bien, aunque sin rebosarse y salió por su cuenta en los dos puyazos. Galopó
bien en banderillas. En la muleta tuvo temperamento, lo que le dio transmisión.
Además, cuando le exigieron por abajo, con firmeza, empujó las telas con
humillación y recorrido. Y cuando hubo dudas, puntuó, levantó la cara y
protestó. Mejor por el pitón derecho. Encastado.

3°, negro, bragado, meano, axiblanco, muy bien hecho, serio por delante y rematado. Tomó muy bien el capote, con clase y humillación, además empujó con ímpetu, aunque sin estar sobrado de fuerzas. Repitió esa calidad en varas, aunque en el segundo puyazo no se empleó. Cumplió en banderillas, pero sin perseguir. Acusó su falta de fuerzas cada que se le bajó la mano, pero mantuvo su buena condición. Lamentablemente se partió la mano izquierda.

 

4°,
negro listón, bragado corrido, cerró la cara adelante, sin remate atrás.
También tomó bien las telas, pero su pelea en el caballo fue discreta. Tampoco
se rebosó en banderillas. Tuvo buena intención de seguir las telas en el último
tercio, pero se evidenció su falta de fuerzas. Uno a uno tomó mejor la muleta,
pero al repetir protestó por arriba. A media altura pasó más aliviado. La
fijeza y la nobleza fueron sus virtudes.

5°,
negro, bien armado de pitones. Largo de conformación. Suelto en su salida, poco
celo en capotes, aunque en el peto se
empleó en el primer envite, ya en el segundo manseó. En banderillas apretó
hacia adentro. Fue tardo, pero en cuanto se arrancó repitió con facilidad.
Viajó con la cara a media altura y con la intención de quitarse lo que le
estorbaba de en medio, que con actitud de ataque. Manso y soso.

6°,
negro listón, montado y serio por delante. Salió contrario de cada capotazo y
se escupió del caballo en el primer encuentro. En el segundo echó la cara
arriba y se quiso quitar el palo. Como también se quiso quitar las banderillas,
tras derrotar arriba en los embroques. Se arrancó de largo con alegría, aunque
mantuvo su tendencia de salir contrario. Tuvo transmisión, pero le faltó clase.
Obedeció al toque y tuvo fijeza. A veces se vio violentado por los toques
bruscos de la muleta. Bravucón con interés.