El poderío de Jarocho y la pureza de Tito

LA CRÓNICA DE PLATA

El poderío de Jarocho y la pureza de Tito


domingo 24 mayo, 2015

En la tarde de la Puerta Grande de Alberto López Simón destacaron Jarocho y Tito Sandoval entre los hombres de plata

En la tarde de la Puerta Grande de Alberto López Simón destacaron Jarocho y Tito Sandoval entre los hombres de plata

VÍDEO PABLO LÓPEZ RIOBOO

Jarocho
y Tito Sandoval. Esos fueron los nombres destacados de una corrida en la que
las caras superaron con creces a la actitud de seis toros que necesitaron de
seis lidias totalmente distintas. Jarocho fue todo torería ante un quinto que
también supo lidiar con los palitroques para levantar a los tendidos de sus
asientos. Por su parte, la efectividad de Tito Sandoval frente al sexto de la
tarde, en dos varas de perfecta ejecución aunque un punto deslucidas al final
de éstas provocadas por el tranco incierto y nada humillador del toro de Las Ramblas.
Aun así, Madrid reconoció lo justo y premió con una ovación al piquero.

Con el
quinto, se le fue la mano a Luciano Briceño antes de dejar dos varas
rectificadas en buen lugar. Jarocho fue el nombre destacado de esta actuación:
anduvo en torero desde el primer instante de su actuación con los palitroques,
citando de lejos, con la torería que está caracterizando a un subalterno destacado
durante el serial isidril. Echó la cara arriba el toro en el segundo para de
Alberto Zayas, pero le esperó Jarocho en el siguiente de forma inteligente para
clavar un par en toda la cara gustándose en el embroque. Ovacionó Madrid al
torero. El segundo se le vino pronto a Óscar Bernal cuando éste aún andaba con
el jaco por la querencia, donde le recetó dos puyas positivas por la
imprevisibilidad del momento. Lidió Jarocho bien a ese toro en el que
cumplieron con los palos Curro Robles y Alberto Zayas.

Fue el
primero un toro con el que Jorge Torres anduvo voluntarioso con dos puyazos en
los que el toro perdió las manos. Miguel Ángel Sánchez pareó bien a este
abreplaza para que Rafael Limón clavara uno en todo lo alto ante la buena lidia
de Álvaro Núñez. Le pegó fuerte El Patillas al cuarto, pero esa fuerza en puyas
estuvo justificada por una perfecta colocación de éstas, echando el palo y
adelantándose con el hierro en el morrillo al choque del astado manchego contra
el peto. Más afligido tomó el animal la segunda puya, al relance. Le echó la
cara muy arriba a Álvaro Núñez y Rafael Limón en banderillas.

Ángel
Rivas picó a un tercero que salía manso, desentendido del peto y con la
necesidad de una lidia eficaz. César del Puerto y José Antonio Prestel, ante la
lidia de Vicente Osuna, cumplieron para que el de Las Ramblas llegara en
perfecto estado a la muleta de López Simón. Ante el cierraplaza llegó la gran
actuación en varas de la tarde: perfecta fue la primera puya de Tito Sandoval,
reconocida por Madrid con palmas. Se puso posteriormente imposible el toro en
banderillas.