Un Espada para salvar el honor

EL APUNTE DE JUAN

Un Espada para salvar el honor


lunes 25 mayo, 2015

Martín Escudero y Joaquín Galdós acabaron en el hospital con dos fuertes traumatismos. Reconozco que la caída de Galdós me encogió el corazón

Un Espada para salvar el honor

Después de asimilar el duro golpe, Francisco José Espada tuvo que dar muerte a los seis novillos. Seis novillos con cuajo e ideas de toro.

El novillero asimiló la situación de quedarse solo con los cuatro novillos restantes de principio a fin, con una mente clara, y la disposición del que quiere ser alguien bajo el vestido de luces. Sin un pero, salvo el malísimo manejo de la espada que no hizo honor al apellido.

Espada salvó el honor de los compañeros heridos, y el de todo un escalafón. Escalafón en el que la cantera es maltratada precipitándola al abismo del sinsentido, yendo a la contra del que empieza en la profesión. Quien aprueba la lidia de novillos descomunales, o la actitud burlona de Presidentes cicateros, serán cómplices de la desgracia que irremediablemente algún día llegará a los telediarios. Hoy casi sucedió.