Gerardo Adame pasea la única oreja

PACHUCA (MÉXICO)

Gerardo Adame pasea la única oreja


lunes 25 mayo, 2015

El Zapata y Gallo pudieron haber cortado un trofeo de no ser por el mal manejo de la espada

El Zapata y Gallo pudieron haber cortado un trofeo de no ser por el mal manejo de la espada

Gerardo Adame ha sido el único triunfador de esta tarde, en lo que ha sido la
segunda corrida planeada para la plaza monumental «Vicente Segura” de Pachuca,
que también, la respuesta de la gente sorprendió, al acudir en gran número a
los tendidos, mientras que El Zapata y Gallo pudieron
haber cortado un trofeo, de no ser por el mal manejo de la espada.

Aunque la
dehesa queretana La Murallalidió dos novillos sueltos el año
anterior en el coso pachuqueño, hoy su presentación ha sido
desafortunada, encierro ante el cual hizo un esfuerzo la terna, que,
coloquialmente, los toros fueron una muralla difícil de escalar.

Adame se presentaba en este ruedo, y lo hizo con el pie derecho. Lanceó
bien al tercero, con verónicas ajustadas que le coreó el respetable, para
después quitar por un quite por tafalleras, también ceñidas y aplaudidas. Por
la lidia que había dado el animal en los primeros tercios, parecía que
desarrollaría, pero por el contrario, se quedó muy corto en la arrancada,
topando y protestaba.

El torero estuvo firme: valiente, tesonero y entregado, ajustándose en los
muletazos que lo mismo tuvieron calidad como mérito. Por el pitón izquierdo
tampoco pasaba la res y a base de aguantar le robó medios pases que tuvieron
emoción. Se jugó la voltereta, que finalmente se la pegó el animal, sin
consecuencias por fortuna. Dejó una certera estocada que hizo rodar al animal,
que nunca abrió el hocico, para cortar una merecida oreja, y pitos en el
arrastre al astado.

Con el que
cerró plaza, un toro que de salida se desplazó pero después pareció estar
entumido, vino una bronca como pocas veces se ve aquí, pues el público exigía
se regresara, pero atinadamente se lidió. Peleó cumplidamente en los caballos
pero no tuvo juego en la muleta, por lo que aquello fue un mar de inconformidad.
El torero no tuvo de dónde meter mano y tras una estocada caída, se retiró bajo
aplausos de la afición, y fuertes pitos para la res.

Uriel Moreno
«El Zapata”
sin duda goza de cartel en esta plaza, y tuvo
siempre al público en la bolsa. No pudo lucir al lancear al que abrió plaza, un
ejemplar precioso de pelaje (berrendo en cárdeno careto) por su incierta
embestida, además de echar las manos por delante, dándose una voltereta. Quitó
por chicuelinas y fue bullidor al banderillear, siendo muy aplaudido al dejar
un violín.

En la muleta el burel se arrancó antes de que el diestro pudiera pedir permiso
a la autoridad, por lo que resolvió ejecutando muletazos de tanteo que le
corearon. Cuando se estiró para correrle la mano, el astado acometió paso a
paso, soso, sin terminar de entregarse. Hubo muletazos templados, aunque no
pudiera redondear su trasteo por las condiciones de la res. Epilogó su faena
con muletazos por alto rodilla en tierra, dejando una estocada perpendicular
sin efecto, la res se amorcilló y tuvo que descargar cinco golpes de
descabello. Fue aplaudido, mientras que para el toro hubo pitos.

Su segundo
fue un toro muy complicado, merced de la edad. Gazapeaba, acometía paso a paso,
midiendo a los lidiadores, y nuevamente lució César Morales en
varas. Banderilleó poniéndole el extra que el toro no tenía, y con la muleta,
luego de comenzar su trasteo por alto de rodillas, no pasó de estar tesonero a
la hora de intentar el toreo por bajo, pues la res no dio opción para el
lucimiento pues topaba, se defendía, se resabiaba. Lo lidió y mató de pinchazo
hondo, suficiente. Hubo palmas, y los consabidos pitos en el arrastre al toro.

También se
presentó en este escenario el español Eduardo Gallo, que mostró su
buen hacer. Lanceó al segundo del festejo con empaque, que acometió con la cara
arriba. Quitó por chicuelinas rematadas con media, bien dibujada. Estuvo
entonado y firme con un astado deslucido, que acometía sin son y que como los
demás, estuvo lejos de entregarse.

Aguantó parones de la res a medio pase, y por momentos logró esbozar ayudados
con calidad, en el buen concepto de este torero. Hubo un desplante y una serie
por molinetes, para señalar una estocada tendida, pinchazo hondo y golpe con el
descabello. Hubo palmas luego de escuchar un aviso.

Con su
segundo se repitió la historia: el burel no se empleó, apenas y acometía, como
morucho, y luego de intentar hacer el toreo, lo despachó al tercer viaje,
inconformándose la afición, pero siendo aplaudido el torero cuando se fue a la
barrera, y fuertes pitos al astado en el arrastre.

En cuarto
lugar salieron los recortadores españoles, que hicieron sus suertes ante un
toro de Pilar Labastida,que cumplió. Se mostraron
espectaculares y dieron una vuelta al ruedo con mucha fuerza, aunque resultando
con una luxación en el hombro derecho,Diego Navarrete.

FICHA DEL
FESTEJO

Pachuca,
Hgo.- Plaza monumental «Vicente Segura”. Media entrada (unas 4800 personas), en
tarde nublada y fría, por momentos airosa, y con una ligera lluvia intermitente
desde la lidia del 3o.

Seis toros de La Muralla, correctos de
presentación, que cumplieron en su pelea al caballo cuatro de ellos, pero sin
juego, deslucidos, con varios de ellos sacando complicaciones, que fueron
pitados en el arrastre. Y un toro de Pilar Labastida, para los recortadores,
bien presentado, que cumplió bien. Pesos: 470, 540, 460, 520, 540, 485 y 475
kilos.

Uriel Moreno
«El Zapata”
(corinto y oro): Palmas y palmas.

Eduardo Gallo (violeta y oro): Palmas tras aviso y palmas.

Gerardo Adame
(burdeos y oro): Oreja y ovación.

Incidencias: Los Recortadores Españoles lucieron ante
el 7o.Destacó en varas César Morales, que estuvo valiente con el
quinto. El recortador Diego Navarrete fue atendido por el
servicio médico, al sufrir una luxación en el hombro derecho.