De nuevo el temple de Carretero…

LA CRÓNICA DE PLATA

De nuevo el temple de Carretero…


miércoles 27 mayo, 2015

Fue en el primero de la tarde, un toro con el que Morante no cruzó la línea, pero ya lo hizo por él José Antonio Carretero

Fue en el primero de la tarde, un toro con el que Morante no cruzó la línea, pero ya lo hizo por él José Antonio Carretero

Fue en
el primero de la tarde, un toro con el que Morante no cruzó la línea, pero ya lo
hizo por él José Antonio Carretero en una lidia templada, compacta y, sobre
todo, muy inteligente. Fue ese un toro
de preciosa estampa era el
burraco, apretado de carnes, largo de cuello y noble de expresión, que embistió
rebrincado pero con repetición en las verónicas del saludo
de Morante. Y
le vio la tremenda José Antonio Carretero para encelarle capotazos efectivos y
templadísimos siempre en pro de la posterior muleta del de La Puebla.

Con ese
primero, Aurelio Cruz dejó un primer puyazo antes de ser derribado por el jaco
en un momento de auténtico caos lidiador hasta que se recompuso la liturgia.
Bien pareó Sánchez Araujo en el segundo encuentro. Con el cuarto, que se le
vino al relance a Cristóbal Cruz «Aurelín”, éste dejó dos puyas justificadas.
En la lidia de Lili, Carretero y Sánchez Araujo parearon con rapidez y
solvencia.

En el
segundo, Salvador Núñez intentó picar a un toro que entró al caballo con
boyantía pero sailió huidizo en el primer encuentro en cuanto sintió sobre su
morrillo el hierro. En el segundo, salió de nuevo rebotado del peto. Álvaro
Montes y Fernando Pérez parearon a un toro que lidió Ramón Moya. Al relance
entró al caballo un quinto con el que Moya y Pérez se justificaron ante el
capote de Álvaro Montes.

José
Doblado dejó al tercero un puyazo un punto trasero, pero colocó bien la cara el
de Alcurrucén. Aseados en sus pares anduvieron José Chacón e Izquierdo en un
primer encuentro deslucido y un tercero voluntarioso. Lidió a ese toro Isaac
Mesa. No fue el día de Josele en el
sexto, pues dejó tres varas traseras en la triple ocasión que el animal
manchego entró al jaco de Equigarce. Incierto se mostró Isaac Mesa en el primer
palitroque, dejando uno solo en la seda efectiva de José Chacón.