Irse detrás de los vuelos

EL DETALLE

Irse detrás de los vuelos


jueves 28 mayo, 2015

"Vampirito", un animal de apostar, de acariciar en vez de toques bruscos, de templar y enganchar por abajo de la pala del pitón, de esos que te dan la posibilidad de salir relanzado de Madrid.

Irse detrás de los vuelos

Irse
detrás de los vuelos con calidad y codicia, buscar la pañosa con humillación y
clase, mantener un ritmo uniforme en la embestida.

Dentro
de una desrazada corrida de Victoriano del Río, sobresale un toro lidiado en
segundo lugar. Un animal que sin ser excepcional como los ya visto en la feria,
si fue un toro de una gran condición. Sin emplearse en los primeros tercios
llegó a la muleta del Fandi pidiendo
pelea.

Esta
vez el Fandi no dio con la tecla y
el público madrileño se dio cuenta. Un animal de apostar, de acariciar en vez
de toques bruscos, de templar y enganchar por abajo de la pala del pitón, de
esos que te dan la posibilidad de salir relanzado de Madrid.

Los
toros también tienen que tener suerte, y hoy «Vampirito» no la tuvo, no se encontró delante de él a
una muleta de seda y caricia, esa que pedía el de Victoriano, pero el torero es así, no siempre hay acople, y hoy salió
al ruedo de las ventas un animal que se la merecía.