Una Puerta que debería abrir puertas

FINAL CÁCERES

Una Puerta que debería abrir puertas


sábado 30 mayo, 2015

José Garrido consigue imponerse a su lote de Capea para salir a hombros de la primera de Feria en Cáceres; por encima de un lote desigual anduvo Perera, al igual que un voluntarioso Diego Ventura

José Garrido consigue imponerse a su lote de Capea para salir a hombros de la primera de Feria en Cáceres; por encima de un lote desigual anduvo Perera, al igual que un voluntarioso Diego Ventura

Acogía Cáceres el
primero de sus dos carteles estrellas en plena Feria, el cual tenía tras de sí
a dos figuras como Diego Ventura y Miguel Ángel Perera y a un torero
esperanzador para Extremadura como José Garrido. Todas las ilusiones tenía
puestas la ciudad en el brillante cartel, llenando en más de sus tres cuartos
la entrada de su plaza.

 

Bueno fue el primero Carmen Lorenzo que acusó su falta de fuerza. Ventura tuvo que inventarse una faena poniendo el fuelle que le faltaba al animal. Pareó al quiebro con las banderillas teniendo que aguantar mucho al de Murube dejándole llegar a la cabalgadura. Ya con las cortas pareó en redondo con la dificultad de lo parado del animal. Tras varios pinchazos perdió el trofeo y su labor quedó en silencio.

 

Con más movilidad salió el cuarto de la tarde, también de Carmen Lorenzo al que Ventura le formó un lío con Nazarí y Milagro poniendo a la plaza en pié. Fue con el primero con el colocó unos pares al quiebro muy ajustados y cuarteó al toro dejándose llegar mucho a la grupa y siempre con los pechos por delante. Con pareó al quiebro dejando que el toro llegase arrancado y andando el caballo para atrás clavó Ventura en lo alto. Tras el rejón de muerte y tres descabellos cortó una oreja con mucha fuerza.

 

Salió suelto el segundo de la tarde de El Capea en el recibo de capote de Perera. Humillador con codicia acusó la falta de ritmo obligando a un templado Perera a dejarle siempre la muleta en la cara para poder ligar los muletazos. Tuvo nobleza el animal y el torero pudo cuajarlo por ambos pitones con muletazos largos y templados. Tras cuadrar al toro lo pasaportó con una estocada entera. La faena fue premiada con una oreja.

 

Fue con el quinto de la tarde con el que Perera puso en pié a un público que comenzó protestando al toro. Puso el torero su impávido toreo cuajando series de muletazos sin moverse del sitio, aprovechando la nobleza del animal. Toreó con ambas manos sin ayuda pasándose los pitones del toro por la bragueta. El fallo a espadas le privó de las dos orejas y la puerta grande. Saludó una ovación tras el arrastre ovacionado del toro.

 

Embistió humillando y con ritmo el tercero de la tarde en las verónicas de recibo de Garrido. Tras una vara en la que se empleó poco, quitó garrido por ceñidas chicuelinas recibiendo las primeras palmas. Se vino el toro arriba en banderillas galopando con buen son. Tuvo clase y calidad en la templada muleta de Garrido, que construyó una faena vibrante con un inicio de faena de rodillas. Falló a espadas una faena de dos orejas quedando el premio en una. El toro fue ovacionado en el arrastre.

 

Salió Garrido a por todas en el sexto, saludando con una larga y un farol de rodillas y cuajando una serie de despaciosas verónicas rematadas con una media de rodillas. Pronto se paró el mirón sexto al que Garrido le aguantó miradas y varios derrotes y le arrancó una faena de mucha cercanía y con mucha firmeza y valor. Tras una estocada entera y dos descabellos cortó la oreja que le abría la puerta grande.

 

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de
Cáceres. Más de tres cuartos de entrada. Primera de la Feria de Mayo. Corrida
de toros.

Toros de El Capea.

Diego Ventura, silencio y oreja. 

Miguel Ángel Perera, oreja y ovación. 

José Garrido, oreja y oreja.

FOTOS: @LANCESDEFUTURO