Fabián Barba se alza con el “Estoque de Oro”

AGUASCALIENTES

Fabián Barba se alza con el “Estoque de Oro”


miércoles 6 mayo, 2015

Alejandro Amaya, Fabián Barba y Mario Aguilar se disputaban anoche el premio ante toros de Vicky de la Mora

Alejandro Amaya, Fabián Barba y Mario Aguilar se disputaban anoche el premio ante toros de Vicky de la Mora

Se dio este martes 5 de
mayo la décima corrida y undécimo festejo de la CLXXXVII edición de la Feria
Nacional de San Marcos 2015, en el coso Monumental de la ciudad de
Aguascalientes, a beneficio de la Asociación Nacional de Matadores de Toros y
Novillos, Rejoneadores y Similares, la que puso en juego por vez primera en
este escenario el histórico trofeo del «Estoque de Oro” luego de poco más de 25
años de estar en disputa y que ahora en esta nueva etapa fue el diestro Fabián
Barba, quien tras una entregado actuación, se hizo del preciado galardón al
realizar una significativa faena al quinto toro de la tarde, sumando así a las
tres «Orejas de Oro” que ha ganado dos veces en Aguascalientes y una en
Torreón, este dorado estoque, mismo que lució en triunfal salida en hombros por
la Puerta Grande Sanmarqueña.

De esta manera, ante poco
más de un cuarto de entrada, lo que la verdad no correspondió a la calidad del
cartel y el motivo del mismo, se lidiaron seis toros que lucieron los hierros
hermanos de Vicky de la Mora y Fernando de la Mora, siendo toreables en
términos generales, destacando el cuarto con arrastre lento a sus restos. El
primero al que se le dio un inexistente arrastre lento y el tercero que tuvo
raza.

El diestro tijuanense Alejandro
Amaya
en el toro abrió plaza poco pudo hacer con el capote. El astado
bobalicón pero noble se dejó dar series de muletazos de buen trazo y suavidad
por ambos pitones, a media altura y bajándole la mano, sobresaliendo lo que
hizo por el pitón derecho pero sin conectar en las alturas. Mató de media
estocada tendida y trasera y otra entera desprendida para escuchar palmas y al
toro dársele un arrastre lento inexistente.

A su segundo lo capoteó con
voluntad. En el tercio de varas el picador Ángel Juárez sufrió aparatoso tumbo
sin consecuencias. Con la muleta, Amaya ejecutó una faena por ambos lados de
tintes artísticos, corriendo bien la mano de buena forma, con estética y
estupendo trazo, aunque si pecando de frialdad. Acabó de tres pinchazos y dobló
solo el burel para retirarse en silencio y al buen astado se le dio arrastre
lento, este si bien merecido.

En el primer astado de su
lote, el espada local Fabián Barba lanceó con estética a pies juntos
para ligar luego chicuelinas ceñidas, además de realizar un vistoso quite por
tafalleras. Con la muleta, a un ejemplar soso, le realizó una faena de mucho
mérito y asentamiento a pesar de lo deslucido del «socio”. Engarzó derechazos
templados e hiló naturales de estupenda factura, intercalando adornos como los
del desdén, un afarolado, los de trinchera y los de pecho. La poca fuerza
también la evidenció el astado, sobre todo cuando dobló y tardó en
incorporarse. Continuó el torero empeñoso sacando todavía muletazos de
importancia para matar de estocada desprendida y algo delantera para ser
ovacionado en el tercio.

En su segundo, de nombre
«Andariego”, instrumentó en el centro del ruedo tres largas cambiadas de
rodillas comprometidas y de pie dar lances a pies juntos y chicuelinas, además
de quitar por gaoneras, a pesar del peligroso viento, con mucha valentía y
aguante de verdad. Se la jugó el torero. Cabe recordar la torera actuación en
el tercio de varas del picador Mauro Prado y la del aspirante a banderillero
Aldo Navarro, quien se desmonteró. Con la muleta, Fabián comenzó en los medios
con una tanda intensa de derechazos de hinojos y después de pie largar series
relevantes por ambos lados, incluyendo una serie de molinetes de rodillas. Le
sonaron «Pelea de Gallos”, el toro se fue a refugiar en tablas y ahí fue a
torearlo Barba para estar más que valiente hasta sufrir un susto sin
consecuencias. Persistió en la cara del toro entre gritos de ¡torero! y entró a
matar entregando el pecho sin reserva para matar de certera estocada y por ello
recibir las orejas, más que bien ganadas.

El matador también
aquicalidense Mario Aguilar al primer burel que le tocó en suerte nada
le hizo con el capote. El toro tenía raza y emotividad, así que con la franela
tras iniciar doblándose, ligó tandas derechistas mandando y con aguante pero
sin lograr someter. Por el izquierdo estuvo más que empeñoso pero no tuvo
suerte. El de De la Mora fue un auténtico «crucigrama” para el torero que no
supo decifrar. Mató de estocada honda contraria y atravesada y otra de misma colocación,
además de dos golpes de descabello para recibir palmas.

Y en el ejemplar que cerró
el festejo veroniqueó con empeño y estar mejor en ajustado quite por
chicuelinas, Con la muleta comenzó en los medios con cambiados por la espalda,
los de pecho y un ayudado por bajo. Luego la faena se tornó intermitente, entre
altibajos, pues si logró dar derechazos y naturales de buena factura pero sin
hilar. La faena se fue a menos al tiempo que el astado se rajó. Quiso recuperar
el trasteo a base de detalles y toreo en redondo, incluyendo joselillinas para
finalmente fallar con la espada y escuchar aplausos de aliento.

Al final, el representante
ejecutivo y el tesorero de la Asociación Nacional de Matadores de Toros y
Novillos, Rejoneadores y Similares, Paco Dóddoli y Óscar Sanromán,
respectivamente, hicieron entrega del histórico trofeo «Estoque de Oro” al
diestro Fabián Barba, quien al final fue izado en hombros para salir así por la
Puerta Grande Sanmarqueña. ¡Enhorabuena al torero y a la agrupación!

FICHA DEL FESTEJO

AGUASCALIENTES,
Aguascalientes. Décima corrida y undécimo festejo del abono de la CLXXXVII
edición de la Feria Nacional de San Marcos en la que estuvo en disputa el
trofeo «Estoque de Oro” a beneficio de la Asociación Nacional de Matadores de
Toros y Novillos, Rejoneadores y Similares. Coso Monumental. Entrada: Poco más
de un cuarto en tarde calurosa y algunas nubes.

Toros de Vicky de la Mora y
Fernando de la Mora, siendo toreables en términos generales, destacando el
cuarto con arrastre lento, el primero que recibió un exagerado arrastre lento y
el tercero por su raza.

Alejandro Amaya: Palmas y
silencio.

Fabián Barba: Al tercio,
dos orejas, ganó el trofeo merecidamente y salió en hombros por la Puerta
Grande Sanmarqueña.

Mario Aguilar: Palmas y
palmas de aliento.

Destacó la actuación del picador de toros
Mauro Prado en el quinto astado. El aspirante a banderillero Aldo Navarro se
desmonteró también en el quinto toro.