Diego Silveti: “Pagué el triubuto a cambio de triunfar y entregar la vida a ese toro”

ENFERMÉRÍA

Diego Silveti: “Pagué el triubuto a cambio de triunfar y entregar la vida a ese toro”


miércoles 6 mayo, 2015

El pasado domingo recibió una cornada en Aguascalientes, pero gratificó su actuación con el indulto de “Aroma de Toro” tras ese momento dramático. Ahora habla desde el hospital.

El pasado domingo recibió una cornada en Aguascalientes, pero gratificó su actuación con el indulto de “Aroma de Toro” tras ese momento dramático. Ahora habla desde el hospital.

El cuerpo médico de las plazas de toros de Aguascalientes, encabezado
por el doctor Carlos Hernández Sánchez, convocó en el auditorio de la Clínica
Guadalupe a una rueda de prensa para hablar sobre el estado de salud que guarda
el matador de toros guanajuatense Diego Silveti, herido en la pierna derecha el
anterior domingo en el coso Monumental de la capital aquicalidense cuando le
cuajaba la gran faena de indulto al astado «Aroma de Toro” de la dehesa de
Fernando de la Mora, haciéndose así más dramático el triunfo.

Acompañado por el doctor Enrique González Careaga, el anestesiólogo Juan
Carlos Gutiérrez y el cirujano Emilio Ruiz Esparza, el galeno Carlos
Hernández Sánchez hizo la presentación de la reunión y dio un informe general
sobre el estado físico del diestro, indicando que estaba en buenas condiciones,
hasta ahora sin ninguna complicación y respondiendo orgánicamente de manera
favorable.

Dio entonces paso al doctor Ruiz Esparza, quien fue el encargado de
realizar la cirugía y de dar al parte médico oficial, señalando que «la
herida se encuentra situada en el tercio de la cara posteromedial de la pierna
derecha y que presenta tres trayectorias, siendo la próxima del 3 centímetros,
la distal al hueso calcáneo de cuatro centímetros y otra medial más o menos de
la misma longitud, lo que hace que tenga una exposición de 20 a 25 centímetros
toda la herida, descubriendo el tendón de Aquiles, lastima musculatura pero
respetando el paquete neurovascular, por lo que es una lesión importante pero
con buen pronóstico y dependiendo de la evolución de la herida se sabrá cuando
pudiera ser dado de alta, lo cual sucedería este miércoles o jueves.

De igual manera se le realizaron estudios radiológicos en los dos pies
por los pisotones que sufrió, detectando que no había lesiones importantes. La
cirugía inició a las 22:50 horas del mismo domingo y tuvo una duración de dos
horas. En un principio, dijo el doctor Ruiz Esparza, se temió que estuviera
seccionado el tendón de Aquiles pues de haber sido así se estaría hablando de
un pronóstico más grave. Sin embargo, el torero requerirá de rehabilitación que
ya inició moderadamente y con el trascurrir de los días se irá viendo cómo se
va fortaleciendo.

Su apoderado José María Garzón afirma que, de momento, estarán en Madrid

Tras la rueda de prensa, a pregunta expresa de nuestra parte, el
apoderado del Diego Silveti, el español José
María Garzón
, dijo con relación al compromiso que su torero tiene en la
inminente Feria de San Isidro, en el coso Monumental de Las Ventas, en Madrid,
el jueves 14 de este mes, yendo en el cartel con los espadas Uceda Leal y Jiménez Fortes, con el
encierro de Salvador Domecq, que aún no hay nada definido y que habrá que
esperar a ver cómo se da la recuperación de Diego para saber que se va a hacer.

Insistimos entonces si ya ha habido contacto con la empresa madrileña y
el mismo Garzón nos comentó que hasta ahora no porque no se ha registrado
ningún cambio, reiterando que el tiempo y el estado de salud de Silveti lo
dirán. Finalmente, nos apuntó José María Garzón que no haber existido este
percance ya hubieran volado a España y que ahora habrá que plantear otra
logística para viajar a la Península Ibérica.

Diego Silveti, contento

De la misma manera, logramos ingresar a la habitación 209 de la clínica
Guadalupe, donde está internado el espada Diego Silveti, para que nos comentara
que se encuentra contento con el triunfo y todavía muy sensibilizado por la
emotividad que tuvo la faena del indulto a «Aroma de Toro” y que de la cornada
simplemente dijo que son gajes del oficio y que a veces se tiene que pagar
tributo y él lo pagó a cambio de un clamoroso triunfo.

Para Diego Silveti esta fue su quinta cornada, dos como matador de
toros, otras dos como novillero y una, la primera, cuando no pensaba en hacerse
profesional, cuando tentaba en una ganadería con su añorado padre, el «Rey”
David Silveti.