Un Agitador de vacas en una corrida sin premios

TORO POR TORO

Un Agitador de vacas en una corrida sin premios


sábado 9 mayo, 2015

Vea el desarrollo y análisis ganadero de la corrida de Fuente Ymbro

Un Agitador de vacas en una corrida sin premios

1- Fuente Ymbro número 82, Víbora, capa Negro meano calcetero, 543
kilos para César Jiménez

Bajo de cruz, apretado de carnes, badanudo y de morcillo pronunciado,
con remate por detrás y más basto por delante. Muy poco se empleó en varas, a
pesar de apretar con un pitón en el peto. Humilló en el saludo de Jiménez con
mejor aire que ritmo y lo dejó en media humillación en el quite de chicuelina
espatarrada de Ureña. Galopó alegre en banderillas, pero adoleció de ritmo y de
entrega. En la muleta le faltó raza siempre, pero la tomó con cierta claridad cuando sujetó César su constante intención de rajarse. Soso y sin transmisión, el rajado primero.

2- Fuente Ymbro, número 184,Agitador, capa Ensabanado, 51 kilos para
Paco Ureña

Bonito
de estampa el engalanado segundo, serio por todas partes. Humilló con mucha
chispa en las verónicas de Ureña y peleó de bravo en el caballo, arrancándose
de lejos en una extraordinaria vara de Iturralde. Galopón y Franco en banderillas,
humillado en la brega y franco en los embroques. Bravo cómo un tejón fue en la
muleta, exigente y veloz en la llegada, empujando el trapo con emotividad y
entrega pero penalizando cada error, sobre todo en la colocación. Mucho empleo
tuvo en todo, con duración para reventar Madrid. Enclasado y fijo el bravo y
buen segundo.

3- Fuente Ymbro, número 115, Silbador, capa Negro listón, 533 kilos
para Octavio García ‘El Payo’

Otro tipo lucía el negro tercero, que tambiénfasis humilló pero con menos fijeza en el capote de El Payo. Muy justo en raza y fuerza, fue devuelto.

 PRIMER SOBRERO-Fuente Ymbro, número 114, Previsor, Castaño de 524 kilos.

Paletón
y basto era el sobrero, alto y feo. Humillado y con desliz en el percal pero
con tendencia a irse de la suerte. Mostró galope atolondrado y se volvió al
revés. Salió de naja en el primer encuentro y empujó sin gran brío pero abajo
en el segundo. El tercer puyazo es asesino En la muleta tuvo clase y repetición
con fijeza en 30 muletazos antes de rajarse. Se vino con importancia, empujó la
tela con entrega y enseñó calidad para transformarla en premio. Fijo y bueno el
castaño tercero bis.

4- Fuente Ymbro, Número 134, Pelícano, Negro, 508 kilos para César Jiménez.

Corto
de lomo, alto de manos y fino de cabos era el cuarto, más recogido que los anteriores y con la
llegada rebrincada al capote. Empujó fijo en el peto cuando logró agarrarse en
el primer encuentro. Después renegó del penco.
Tardeó y se pensó cada arrancada
en la brega de banderillas, donde llegó
a los embroques con la cara arriba. También con la muleta le costó arrancar, y
las veces en que decidió acudir lo hizo con media arrancada insulsa que generó
impaciencia en el tendido. Aplomado y sin vida el cuarto.

5- Fuente Ymbro, número 118, Flamante, Negro, de 517 kilos para Paco Ureña.

Agalgado
en la trama el quinto, tenía seriedad por delante para darle importancia a la
humillación enchiladas del saludo capotero. Espectacular fue la primera vara en
la distancia, empujando con la culata vilo en la gran vara de Vicente González.
Con galope y claridad se desplazó en banderillas, hasta con clase en el capote
de la brega, aunque se dolió con los palitroques.
En la muleta le costó mantener
una serie entera la calidad que sacaba, y le faltó raza para empujar la muleta,
pero sí tenía un embestir caminando para ahondar en el pulso. Con calidad sin
ritmo el humillado quinto.

6- Fuente Ymbro, número 28, Tasador, de 516 kilos para El Payo

 Un tren era el largo sexto, be buen corte coronado en testa abrochada que uso su cuello largo para humillar con mucha transmisión en las verónicas rebozadas de El Payo. Con alegría se fue al caballo para empujar con empleo en dura vara de Tito Sandoval. En la segunda se dejó pegar. No fue la mejor la lidia en banderillas, y protestó más el animal, que se llevó más capotazos de la cuenta. Eso influyó en la condición del animal, que quiso más que pudo en una lidia a la contra también con la flámula. Con calidad muy a menos el maltratado sexto.