El vacío… también en los de plata

LA CRÓNICA DE PLATA

El vacío… también en los de plata


lunes 1 junio, 2015

Ante una corrida desesperante, con seis primeros tercios desesperantes, el lucimiento es nulo incluso para cualquier detalle de plata

Ante una corrida desesperante, con seis primeros tercios desesperantes, el lucimiento es nulo incluso para cualquier detalle de plata

Ante una corrida desesperante, con seis primeros tercios
desesperantes, el lucimiento es nulo incluso para cualquier detalle de plata.
Fue lo que ocurrió esta tarde en Madrid con seis toros en los que ni el
ganadero confiaba. Y así ocurrió.

Tito Sandoval se encargó de picar a un primero que no
humillaba en ningún momento, entrando por vez primera al jaco al relance para
llevarse un picotazo del picador castellano. Bueno fue el segundo puyazo, más
fuerte, a pesar de que la plaza consideró que el toro quedó un punto crudo
según dictaron las órdenes de Gallo. Álvaro Oliver y Pablo Ciprés parearon a un
toro que, tanto en banderillas como en el capote de José Luis Barrero, mantuvo
la cara siempre alta. De lejos le entró el cuarto al peto de José Ney Zambrano
para que le dejara un trancazo fuerte ante un astado que barbeó las tablas de
salida. Levantó Ney la vara pronto, saliendo el animalaco alegre del hierro
para que una segunda vara firme sentenciara su falta de compromiso en la muleta
de Eduardo. José Luis Barreroy Pablo Ciprés protagonizaron un desacertado
tercio de banderillas ante la lidia de Álvaro Oliver.

Un punto trasero fue el palo de Antonio Muñoz al segundo, a
pesar de que se arrancó con boyantía inicial el toro de lejos. Martín Antequera
y José María Amores parearon rápido a ese toro. Se fue a la puerta de caballos
el quinto, al que Luis Manuel Valoria picó como pudo para que, ante la lidia de
Martín Antequera, Rafael González y José María Amores parearan solventes.

Parecía moverse el tercero en la previa a la entrada al jaco
de Rubén Elías Cerro, pero borró ese buen comportamiento segundos más tarde
cuando se comportó mal en una complicada lidia a la que Agustín Serrano hizo
frente. Bien anduvieron Talaván y Cañas con los pares. En el sexto, Marcial
Rodríguez ofreció hasta cuatro veces la vara a un animal que manseaba, perdía
las manos y no ofrecía buena cara a los capotes en una desordenada lidia. Pasó
las de Caín Agustín Serrano en el primer par para que le apretara el toro a
Víctor Cañas con el segundo palitroque en la mano ante la lidia de Jesús
Talaván.