El triunfo sale andando

CRÓNICA MARBELLA (MÁLAGA)

El triunfo sale andando


domingo 9 agosto, 2015

Paquirri, Morante y Talavante salen andando en señal de respeto a la Fiesta, atacada durante la corrida

Paquirri, Morante y Talavante salen andando en señal de respeto a la Fiesta, atacada durante la corrida

Entre la
polémica política en la que los partidos de izquierdas de la ciudad malagueña
de Marbella hacen la vida imposible al toreo en la ciudad, se presentaba un
cartel de relumbrón para dar vida al verano taurino en el rincón andaluz. Un encierro de Benjumea, para Francisco Rivera «Paquirri”, José Antonio «Morante de
la Puebla” y Alejandro Talavante.

Con una
larga cambiada recibió Paquirri al abreplaza, gustándose también a la verónica
y cuidándolo en el caballo. En la faena de muleta, debido a un exceso de
confianza en un desplante, el toro lo prendió por la parte interna del
cuádricex derecho. Fue tremenda la voltereta, rompiéndole la taleguilla pero no
calándole. Se repuso pronto para cortar la oreja finalmente y pasando a la
enfermería por su pie. El toro fue noble, con las fuerzas justas y obediente. Fue muy protestado el cuarto por estar justo de poder. Un animal muy bien hecho pero al que le faltaban sus fuerzas. Varias veces claudico pero el presidente no quiso atender la devolución que pedía el respetable. Con él, Rivera firmó una faena donde estuvo muy enfibrado y mentido. Hubo pasajes artísticos por ambos pitones y también de cara a la galería con algún desplante al tendido. Estocada y oreja.



09.08 Marbella Resumen

La lió Morante en el quinto. El diestro de La Puebla lo cuajó de principio a fin con su particular estilo capotero y en la faena con temple mezclado con el toreo de otra época. Quedó tan vaciado que, cuando terminó su labor, no cambió la ayuda por la espada de verdad e hizo gestos al palco diciendo que no iba a entrar a matar al de Benjumea. Sonaron, tras ello, los tres avisos.

El
tercero de la sofocante tarde resultó manejable aunque no terminó de entregarse
del todo. Talavante sacó su templado capote y lució un bello saludo. En la
faena de muleta Alejandro tuvo un animal con movilidad pero llevaba la cara a
media altura en cada embroque. El extremeño suplió con estética y mucha
suavidad cualquier carencia de su astado. Llegó justo de poder y a veces
protestaba por ello, pero al «mago» del toreo le vale y así construyó
una notable labor. Estocada y oreja. 
Al cierraplaza lo recibió Alejandro con variedad y mucha elegancia capotera. Su
labor fue de más a menos, por perder fuelle su oponente. Un toro como sus
hermanos dócil y obediente pero justito de fuerzas. Talavante cimentó una labor
«Made in Alejandro» donde la inspiración y el buen torero
alquitararon su bella obra. Le faltó algo de clase pero le volvió a servir al
extremeño. Oreja. Al final todos por respeto al toreo salieron andando.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza
de toros de Marbella, Málaga. Temporada de verano. Corrida de toros.

Seis
toros de Benjumea, correctos de presentación y de interesante juego.

Francisco Rivera «Paquirri”, oreja y oreja. 

José Antonio «Morante de la Puebla”, oreja y fuerte ovación tras tres avisos. 

Alejandro Talavante, oreja y oreja. 

 

Parte Médico de Rivera: «Contusión dorsolumbar derecha sobre pala ilíaca, sin síntomas de lesión ósea, ni compromiso neurológico. Contusión en antepié derecho. Pronóstico leve». Firmado Dr. Juan Pedro de Luna y Ximénez de Enciso.