La violencia de Peter Janssen levanta el enfado de Morante, que decide no matar al quinto

MARBELLA

La violencia de Peter Janssen levanta el enfado de Morante, que decide no matar al quinto


domingo 9 agosto, 2015

El conocido activista antitaurino Peter Janssen protagonizó una escena desagradable esta tarde en la plaza de toros de Marbella

El conocido activista antitaurino Peter Janssen protagonizó una escena desagradable esta tarde en la plaza de toros de Marbella

El
conocido activista antitaurino
Peter Janssen protagonizó una escena
desagradable esta tarde en la plaza de toros de Marbella. Fue tras la faena de
Talavante al tercer toro y antes de que el extremeño recogiera la oreja cuando
el susodicho saltó al ruedo y comenzó a alterar el orden público. En un primer
momento, fue la cuadrilla de José Antonio Morante, y en concreto Lili y Sánchez
Araujo, los que intentaron reducir la actitud del violento personaje,
llevándoselo la policía segundos más tarde.

Pero
ahí no acabó la polémica, sino que la autoridad pretendía también llevarse
a miembros de la cuadrilla 
de la cuadrilla del diestro de La Puebla, algo que
levantó la ira de Morante, que se encaró con el delegado gubernativo en el
callejón por tal acción. Finalmente la cuadrilla permaneció en el ruedo. La autoridad se llevaba retenido a Francisco Javier Morales ‘El Fruti’ ayuda del diestro de la Puebla.


09.08 Morante en Marbella por Cultoro  

El último capítulo de la escena acaeció cuando Morante de la Puebla realizó un
faenón al quinto de la tarde, cuajándolo de capote y muleta, y a la hora de
cambiar la ayuda por la espada de matar entró en el callejón haciendo signos al
palco de no querer matar al toro. De este modo, el presidente sacó los tres
pañuelos preceptivos antes de que Talavante saliera a realizar un quite por
chicuelinas al toro para acercarlo hasta los toriles tras la negativa de
Paquirri de estoquear al toro como director de lidia. Algo que el delegado «incompetente» le había solicitado. Tras el suceso, Morante se sentó en su esportón con signos
de afecto moral en su rostro y rompió a llorar. 

Tras la
finalización de la corrida, Paquirri y Talavante tenían derecho a salir a
hombros pero decidieron hacerlo a pie junto a Morante, acudiendo los tres a
dialogar con el equipo de autoridad policial que había estado presente durante
el desarrollo del festejo mayor.

Por la mañana, el consistorio negó el premiso a Morante Tour para la colocación de su carpa dedicada a los más pequeños. Por otro lado Morante, conocedor de la acción del «impresentable-holandés», sugirió al delegado de la autoridad que la policía estuviera a máxima alerta para evitar cualquier asalto al ruedo. Lo que ocurrió lamentablemente y además por el burladero desierto de la propia policía, ya que ocupaba otros lugares. 

FOTO: www.elmundo.es / SANTANA DE YEPES