Verdad y poso; propósito de cambio

LA CRÓNICA DE SALAMANCA

Verdad y poso; propósito de cambio


viernes 11 septiembre, 2015

Un solvente Alejandro Marcos abrió la puerta grande de la Glorieta en la primera de abono; el fallo con los aceros robó triunfos, siendo esta baza la peor enemiga de la tarde

Un solvente Alejandro Marcos abrió la puerta grande de la Glorieta en la primera de abono; el fallo con los aceros robó triunfos, siendo esta baza la peor enemiga de la tarde

MARÍA FUENTES

FOTOGALERÍA: ANTONIO GERALDES

Dos largas cambiadas,
lances a pies juntos y una larga cambiada más. Así, con esa carta de
presentación, gritó fuerte Alejandro Marcos que lo mejor iba a venir de su mano
en el quinto puesto. Se agarró a ese propósito que trasforma los errores en
progreso y entendimiento. Se agarró al gusto innato que ya es su marca, su identidad,
y regaló al aficionado aromas que remontan a un torero antiguo de valor, y
temple. Verdad y poso. Tras esa carta de presentación en el saludo capotero,
tafalleras para seguir remando en una misma dirección: la que siempre acaba
bien. Bajó la mano ya en el trasteo de muleta ante ‘Finito’, que humilló sin
regalar nada. Noble, pero áspero el de José Cruz aunque tuvo trasmisión en los
primeros tercios. Encajado, selló el novillero de la Fuente de San Esteban
derechazos largos, cuajados. Bien también al natural, templando. Sudor y casi
sangre al son que las agujas de la Glorieta se aceleraban al presenciar lo de
más emoción hasta el momento que fue aún a más cuando el novillero fue prendido
de forma violenta volviendo la cara al novillo, y sin dudar, se repuso, para
rematar con ejecución lo que había empezado, a base de remates toreros, y clase
en redondos finales. Mató de una estocada entera, no fue brillante, trasera,
pero fue el cambiar el rumbo de la tarde y lo diferente lo que el respetable
premió, y con eso, las dos orejas, las únicas. Únicas porque la novillada, de
expectativas altas, no remató.

Abrió plaza Posada de
Maravillas, soso fue ‘Lorito’, que le
faltó recorrido para pelear ante los toques del novillero que lo intentó
por ambos pitones, sin trasmisión. Bueno fue el inicio, sí, pero no encontró su
sitio y quedó solo en detalles. Mató de una estocada entera, suelta y silencio.

De entendimiento supo
también Álvaro Lorenzo, poso y solvencia, sellando también lo destacado. Fue
‘Calabris’, el segundo, un noble novillo, que aunque rajadito, humillaba con
condición y clase. Inició su trasteo de muleta de rodillas, exponiendo mucho.
Larguísimos derechazos, despacio. Naturales largos y profundos con mano baja.
Resultó también prendido sin consecuencias y se repuso, pero con la espada se
fue el triunfo. Pinchó y fue ovacionada una faena que hubiera llevado premio.

Varea emborronó también con
los aceros, no fue la tarde de la suerte suprema. El de Castellón tampoco
brilló, como tampoco lo hizo el astado de José Cruz, soso, con clase, pero
justo de fuerza. Estuvo incierto el novillero, sí a base de técnica. No fue su
tarde que cerró con dos avisos. La espada…

Esa, la espada, fue enemiga
también para Alberto Escudero. Raza para acoplarse al animal, y esfuerzo para
tapar los defectos que provoca la falta de oficio. Bien en su quite por
chicuelinas y bien el gesto torero de brindar a su compañero Alexis Sendín. No
tuvo clase tampoco este ‘Incitador’ de José Cruz. Pedía ponerse a base de
entrega y paciencia, y lo hizo el salmantino sellando series cuajadas con la
diestra, exigiendo. Lo intentó por el pitón izquierdo pero la embestida del
animal no permitió. Lo peor, los enganchones y la falta de tiempos. No pudo ser
hoy en su tarde, en su casa.

En su casa estaba también
Alexis Sendín, en un hueco que suplantaba al herido Roca Rey. Estuvo digno
porque su situación no era la de los anteriores, y de no haber sido de nuevo el
mismo son al fallar con los aceros que lo anterior, sí hubiera tenido premio
por su entrega ante el noblísimo ‘Virrey’ que se acopló al novillero. Toreó con
clase al natural, viniendo por ahí lo mejor con series largas, y brindó a
Fernando, ganadero de Adelaida Rodríguez. Cumplió, porque la tarde le dio lo
que debe esperar, ovación para esperar con paciencia lo que el tiempo da a los
toreros: poso. Poso y madurez que hoy fue evaluada en las manos de Alejandro
Marcos, un Alejandro que gritó solvencia, que apostó y ganó la batalla. Fue su
propósito, se lo debía a su afición, y cumplió. No quiso más silencios, cambió
el rumbo.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de La Glorieta, Salamanca. Primera
de la Feria de la Virgen de la Vega. Novillada con picadores.

Seis novillos de José Cruz.

Posada de Maravillas, silencio.

Álvaro Lorenzo, ovación.

Varea, silencio.

Alberto Escudero, ovación.

Alejandro Marcos, dos orejas.

Alexis Sendin, ovación.