Saber vender

LA CRÓNICA DE VALENCIA

Saber vender


sábado 19 marzo, 2016

La rotundidad de Andy sale en hombros en medio de una dispar corrida de Fermín Bohórquez del que sólo el primero tuvo calidad y buen tranco; Diego y Léa, detalles valientes y toreros

Saber vender

JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO

Valencia está de fiesta. Es San José. Es el
Día del Padre. Y díganme, ¿hay mejor ocasión para una ciudad que vive 365
amaneceres pensando en esta mañana para sacar nuestra mejor fruta de la
banasta? Saber vender es la clave para que todo sector triunfe y para que todo
buen comercial tenga éxito en su parcela. El
rejoneo tiene salud porque, a lo largo de estos años, ha sabido vender y
argumentarse como la opción más rentable al acoso político-administrativo que
hemos sufrido: hoy casi llenó Valencia, que rebasó en sus tres cuartos una
entrada que fácilmente se acercó a las nueve mil almas en el coso de la calle
de Xátiva
.

Lo supo hacer Andy con el primero de la
mañana, un altón y cornalón pero entipado animal de Fermín con el que Pintas
fue la mejor cara de una faena para ser estrella en el mercadillo. Si no lo
fuere, imposible tendría pasear un apéndice de un noblón, fuerte y encastado,
con las facilidades y dificultades que todo eso conlleva. Sólo un tío veterano con la tabla de despachos de Andy le hizo frente
siendo él mismo.
Y, en el momento en que flaqueó la clientela, Pintas tiró
los precios para, en el epílogo, rubricar con un rejonazo templadísimo –sí, a
matar se entra despacio- su gran labor. Y quedó contento el pópulo.

Se le
desmontó el chiringuito con el frío cuarto, al que paulatinamente tuvo que ir
convenciendo de que la rentabilidad estaba en sus manos.
Y así se lo hizo ver a un astado que metió la cara en faena y tuvo buen
tranco aunque entre alfileres. A pesar de los gañafones que engañaron, supo
quebrar para que el animal no perdiese el respeto al torero que tenía delante: y logró no tirar los precios porque
adoctrinó a un largo animal para terminar por levantar a la plebe en la subasta
.
A dos patas y de forma populista vendió la puerta grande tras el violín final

No vendió Ventura frente al segundo, al que
dejó con el banderín clavado antes de comenzar trasteo justo al instante para
no enfriar el desencanto. Como tampoco vendió Fermín unos meses después de su
adiós con este segundo: un mortecino desangelado de bravura fue el bobo animal.Aguantándole hasta en cuatro piaffés,
sometiéndolo en soberbios cambios de pista y calmándose en los palos de lejos pese
a la flojísima condición del toro supo ser Diego tendero de su propio futuro.
Sus nuevos valores los supo vender con Ritz, un nombre para apuntar con el que
clavó tres banderillas al quiebro en la misma cara del toro. No le hizo falta
alarde a la hora de meter el rejón a la primera para que cayera el flojísimo,
que en el mismo sitió hundió su badana.

No era de venta fácil el grandón y feo quinto
un toro que no podía con su alma ya de inicio, al que colocó un solo rejón de
castigo. Los cambios de pista fueron
reflejo de lo que el pasado había enseñado a Diego, que fue precoz vendedor
cuando los demás chavales estaban en el instituto
. Un mágico quiebro quebró
los corazones de la calle de Xátiva, que entregaron los dólares de sus carteras
a la venta eficiente del cigarrero. Eso, y el clavar en la misma cara del toro
a lomos de Milagro. Tres cortas ligadísimas con Remate «remataron”, junto al
rejonazo desprendido, la labor de Diego.

Sacó su puesto a la calle Léa en silencio ante
el tercero, vendiendo parcas palmas a lomos de Bach. Nunca jamás un tímido venderá si no es por sus méritos, y esa
precisamente fue la virtud de una francesa que tuvo toreo tímido que, a la par
de sus gestos, no lograron encender al respetable en los primeros compases,
sin buscar las cercanías en los embroques. No fructificó una venta fría, gélida
que, unida a la flojedad del oponente, terminó en vuelta generosa.

Tampoco el cierraplaza calentó de inicio labor,
que tuvo que vender con sabiduría gala la pupila de unos Peralta que vendieron
la historia con honradez. Intentó templarse de lejos para meterse a Valencia en
el bolsillo de la gracia que por momentos desprendió, y fue buena vendedora en
ocasiones de ese regusto que tapa su falta de acople en los embroques. Y remató
la hazaña económica acero en mano.

Saber
vender: la gran esperanza de un sector que tiene buenas y muchas cabezas
brillantes que no quiere explotar porque cree que le quitan el pan y lo que hacen
es asegurarle el porvenir
. Saber vender: el gran
problema que no quiere explotar un toreo que tiene genios a los que les cortan
las alas porque una tradición que ha vendido siempre quiere seguir vendiendo
como hace cincuenta años se hacía. Pero es listo Simón sabiendo argumentar
caballos con mañanas, esa fórmula mágica de la que Francia precisamente también
fue padre.

Saber vender, como hoy Andy, Diego y Léa lo
supieron hacer en el ruedo, algo que no trascenderá en la sociedad precisamente
por eso: por no apostar por nuestros valores que saben vender y nosotros no
sabemos comprar. Y los rejones son clara muestra de una venta clara y
eficiente. A pesar a nuestro lado a los miles de compradores en potencia…

 

FICHA
DEL FESTEJO

Plaza de toros de Valencia. Décima de la Feria de
Fallas. Corrida de rejones. Algo menos de 3/4 de plaza.

Toros deFermín
Bohórquez, bien presentados pero desiguales de juego. Destacó la noble
embestida de calidad del primero.

Andy Cartagena: Oreja y oreja

Diego Ventura: Ovación y ovación

Lea Vicens: Vuelta al ruedo y vuelta al ruedo. 

FOTOGALERÍA: JAVIER COMOS