Creación imperfecta

Motril 2022 Movil 320x100
Daimiel 2022 Movil 320x100
LA CRÓNICA DE SAN ISIDRO

Creación imperfecta


martes 31 mayo, 2016

Una corrida de Saltillo infumable y peligrosísima puso a prueba la capacidad lidiadora de la terna, de la que el milagro fue que saliese andando a las nueve y cuarto...

Una corrida de Saltillo infumable y peligrosísima puso a prueba la capacidad lidiadora de la terna, de la que el milagro fue que saliese andando a las nueve y cuarto...
Huesca 2022 Movil 320x100

JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO / FOTOGALERÍA: LUIS
SÁNCHEZ OLMEDO

Seis días tuvo Dios para crear un mundo bello
del que la humanidad goza tras aquel momento.
Supo ser bueno para hacer, de la comodidad que ofreció al hombre, vicisitud
para que penara su pan; supo ser exigente para hacer de la mujer espejo en el
que el varón se mirase y supo ser listo para no descansar el ultimo día sino
sacar jugo de las noches anteriores y crear el toro bravo en toda su esencia.
Era domingo.

Le dio bravura para que entre todas las demás
criaturas reinara el corazón dócil de un animal al que el ser humano se rendiría
en su existencia. Le dio también condición de mito, aduana privilegiada para
ser un animal para la historia. Y en el séptimo día libertad le otorgó al
hombre para hacer con esa nueva obra su creación ociosa, un espectáculo en el
que en esos mismos domingos despenara los seis días de sudor anteriores.

Y se le encendió a Dios una avispada bombilla
para darle también el privilegio al ser humano, además del de libertad, del de
poder dominar técnica, artística y materialmente a ese animal único al que hoy
aún se le profesa en religión. Supo el hombre usar la docilidad, la libertad y
el dominio para hacer de esa criatura que Dios le había reglado en el séptimo
día una obra de arte natural de los que hoy Saltillo también fue
representación, al menos en nombre e historia, que no en tipo ni juego.

Dax 2022 Middle 728x90

En medio de esa creación se coló un «Millorquito», que llevaba por nombre
el primero de Saltillo, que se llevó tres varas y le hizo extraños a los de
plata en banderillas, levantando la cara y yendo siempre sin humillar. Cuando
Sánchez Vara tomó la muleta, el cárdeno iba siempre con la cara alta, sin
bajarla en la proposición firme que el alcarreño le planteó un trasteo sin
pasar la línea pero con el valor de hacerle frente a un incierto. Mató de
estocada. Manso de bandera era un cuarto que fue sólo por inercia al caballo y
al que se le picó en la puerta de toriles, que hasta en una decena de ocasiones
y siendo condenado a banderillas negras. Pasaron las de Caín Alberto Rodríguez
y Raúl Ramírez en banderillas. Mató con habilidad al toro Sánchez Vara.

En la línea de su
hermano de creación anterior salió el segundo, un toro al que picó Francisco
Javier Sánchez llevándose una pitada. Pases dio, que no
muletazos un Alberto Aguilar que intentó oír el izquierdo lo que Dios no había
signado en el último día. Vio y creyó el madrileño pero casi le cuesta esa fe
ciega que la obra final del padre le quitase de en medio.
Esperó a los de plata en banderillas para que
Aguilar brindara el toro al público. Al natural en la primera tanda se gustó un
firme Aguilar, sacándoselos de uno en uno y gustándose tan sólo en los finales.
Se paró en seco el animal en las últimas tandas, dejando espada en mano el
madrileño tres pinchazos y una entera. Fue silenciado. También peligroso de
salida fue el quinto, al que recibió César del Puerto porque no salió Aguilar.
Se le dio lo suyo en el caballo para, muleta en mano, sacar Aguilar dos tandas
ligadas por el derecho. Le supo aguantar para pegar pases, que no torear, que
era lo único que se podía hacer al toro. Fue a por la espada para darle antes
una tanda más de derechazos, matando al de Saltillo de doble estocada y
descabello.

No fue son de buena
creación el tercero, complicadísimo de salida, al que David Adalid dejó tras un
desacertado tercio de varas dos soberbios pares que literalmente pusieron en
pie la plaza. Avisó de inicio muleteril a Venegas un toro peligroso, sin
embestir de verdad y luciendo en alto los dos puñales. En terrenos de toriles,
tras pasar por sol, lo lidió a la antigua para no meterle la espada hasta que
sonó el tercer aviso. El sexto era el más pesador del encierro, luciendo 540
kilos de romana y derribando al piquero tras la primera vara. De nuevo David
Adalid se lució en banderillas para, muleta en mano, hacer lo que pudo Venegas
con un pasador sin más con chinchetas en sus entrañas. Con la espada, el
jiennense dejó pinchazo y estocada. Silencio.

FICHA DEL
FESTEJO

Plaza de toros de Las
Ventas. Feria de San Isidro. Corrida de toros.

Seis toros deSaltillo.Incierto
y nada humillador el primero, pitado en el arrastre. A menos y sin entregarse
con verdad el segundo. Peligrosísimo el tercero, que escuchó los tres avisos.
De banderillas negras el peligrosísimo cuarto. Pasador con peligrosidad el
quinto. Deslucido a menos el también peligroso sexto.

Sánchez Vara, silencio y palmas.

Alberto Aguilar, silencio y palmas.

José Carlos
Venegas, palmas y silencio.

 

Arenas De San Pedro 2022 Movil 320x100
Esquivias 2022 Movil 320x100