Talavante, el toreo entre sus manos

MÁLAGA

Talavante, el toreo entre sus manos


sábado 20 agosto, 2016

El extremeño corta la única oreja de una tarde gris y sin emoción en la que ni Morante ni Perera lograron conectar con el tendido

El extremeño corta la única oreja de una tarde gris y sin emoción en la que ni Morante ni Perera lograron conectar con el tendido

CURRO CUEVAS

Morante de la Puebla, Miguel Ángel Perera y Alejandro
Talavante hacían el paseíllo esta tarde en la séptima y penúltima de abono de
Feria en La Malagueta. A las siete en punto arrancaba el paseíllo en el coso
andaluz con un encierro de Victoriano del Río anunciado.

Mal estuvo Morante con el primero. Un animal sin condición de embestir y que fue masacrado en varas. Cogió la espada de matar desde los inicios. Dos pinchazos y el toro se echó. Actuación inédita y fuerte bronca para el sevillano. 

A pesar de la nobleza, le faltó recorrido al segundo de la tarde, un jabonero muy terciado ante el que Perera demostró poso y saber estar por el pitón derecho, dejando algunos muletazos sueltos pero sin terminar de trasmitir la emoción al tendido. Faena venida a menos por el pitón izquierdo. Estocada trasera y contraria. Saludó una ovación desde el tercio.

El tercero tuvo el defecto de tirar siempre hacia tablas. Faena corta pero con momentos intensos por el pitón izquierdo, dejando varios naturales de bello trazo acompasando y templando la embestida descompuesta de un animal ya refugiado en tablas. Un soberbio y templadisimo cambio de mano antes de pinchar y dejar una estocada algo tendida. Salió a saludar la segunda ovación de la tarde, tras una leve petición de oreja.

Ante el cuarto Morante demostró mayor disposición tras el desaire de sus tres toros anteriores en la feria. Su oponente, un toro noble con poca alma de embestir que acudía al cite, acabó entre las rayas lugar donde el torero de la Puebla hizo lo más destacado con la diestra. Varios descabellos precedidos de estocada y descabello acabaron con el toro. Silencio tras dos avisos.

Tanpoco terminó de romper el quinto, el más hecho de la corrida. Miguel Ángel Perera rubricó su entrega en la tarde hoy insistiendo por ambos pitones ante la poca codicia y la falta de casta del segundo de su lote. Pasaportó  de estocada trasera. Silencio.

Faena pulcra de excelsa quietud la de Talavante, a la que quizás le faltara continuidad ante las  descompuestas embestidas del que cerraba plaza. Derechazos de frente con la muleta puesta en la cara consiguiendo momentos de rematar hasta el final que hibieron vibrar al tendido. Soberbia serie de naturales templadisimos. Mató de estocada algo desprendida haciendose con la unica oreja de la tarde.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de La Malagueta. Séptima de abono. Corrida de
toros.

Seis toros de Victoriano
del Río.

Morante de la Puebla, bronca y silencio tras dos avisos.

Miguel Ángel Perera, ovación y silencio.

Alejandro Talavante, ovación y oreja.