Manzanares y López Simón, a hombros en la Plaza Real

EL PUERTO DE SANTA MARÍA (CÁDIZ)

Manzanares y López Simón, a hombros en la Plaza Real


domingo 7 agosto, 2016

Gran nivel por el alicantino y el madrileño, también el francés pero pinchó a espadas. Importante corrida de Juan Pedro Domecq que propicia un buen espectáculo. Las cuartillas rallaron alto. VÍDEO

Gran nivel por el alicantino y el madrileño, también el francés pero pinchó a espadas. Importante corrida de Juan Pedro Domecq que propicia un buen espectáculo. Las cuartillas rallaron alto. VÍDEO

EMILIO TRIGO / FOTOGALERÍA: EVA MORALES

Gran nivel
mostrado por el alicantino y el madrileño, al igual que el francés pero pinchó
a espadas. Importante corrida de Juan Pedro Domecq que propicia un buen
espectáculo. Las cuartillas rallaron a gran altura.

Sebastián Castella, José María Manzanares y Alberto López Simón hacían en la tarde
de este domingo el paseíllo en la plaza real de El Puerto de Santa María en una corrida de toros con el hierro de Juan Pedro Domecq y Toros de Parladé. A las siete y media en
punto arrancaba el paseíllo.

Bien
hecho el primero de la tarde que salió con pies. No llegó a rematar a bajo en
el burladero y lo mismo hizo en el capote de Castella. Intentó el lucimiento pero entre el viento y la embestida
del toro, el saludo no tomó alturas. Un puyazo justo sin castigar puesto que se
le observaron que estaba tocado de fuerzas. Quite por chicuelinas de Castella, que manejó del percal muy
ceñido. Gustó el largo pasaje del francés. Lo vio claro Sebastián en el inicio comenzado por arriba a pies juntos. La
muleta pareció una bandera pero a Castellano le importó nada. Se lo sacó a los medios con parsimonia y una vez allí,
instrumentó una labor al alza apretando a su astado y respondiendo el Domecq con buen fondo y nobleza. Sebastián desarrolló un toreo a derechas
con ligazón, a veces, irregular en la composición por las inclemencias del
fuerte levante. Casi todo lo baso por ahí. Acortó las distancias para seguir
exprimiendo a su oponente con virtuosidad y firmeza. Notable faena del galo que
nunca se resguardó del vendaval y que buscó torear con estética, algo que hizo
en todo momento.
La media estocada y el descabello, le quitaron la oreja.

Castella no
sólo atempero al cuarto de salida, con un recibo a la verónica impecable, sino
que durmió al levante. Muy encajado y enfibrado Sebastián ante un toro que embistió muy bien y abajo. Empujó
metiendo riñones en el caballo de bravo. En banderillas la cuadrilla se lució
pero primero Castella firmó un quite
con el capote a la espada de muchísima exposición. Por cierto, seguíamos con la
bronca de Eolo. Brindó al respetable
en los medios y justo allí, lo recibió con dos de las flores donde se quedó en
pañales. Valor y seguridad en él y susto para los presentes. Sebastián presentó de esa forma sus
intenciones, sin enmendarse jamás y superado una y otra vez la ‘bandera’, que
llevaba por muleta. Castella no se
tapó del viento, apostó nuevamente, y al igual que en su primero todo lo hizo
en el centro del ruedo. En esos lares soplaba con más violencia. El francés
estuvo muy comprometido ante el noble pero a menos cuarto que perdió gas mientras
avanzaba la firme labor de su matador. Sebastiánhizo un importante esfuerzo para agradar y cortar un apéndice que se había
ganado, pero otra vez pinchó lamentablemente.
 

Otro
taco de toro. Preciosas hechuras del segundo de la tarde al que Manzanares recibe con excelso manejo
del capote pero también muy molestado por la ventolera. Un puyazo en su sitio y
a punto estuvo de derribar a Chocolate.Bien el varilarguero. Josemari abrió
el camino para dar mayor longitud al muletazo. El de Alicante toreando con empaque inusual, mientras, Eolo seguía soplando una barbaridad. Dóls apretó al toro por el derecho en
series muy templadas y bellísimas, respondiendo el Juan Pedro que se quería comer los bajos de la muleta. Sin embargo,
por el izquierdo hizo amagó con rajarse, antes de acortar el viaje. Las tandas
al natural, también exigentes para dominar embestida y muleta al mismo tiempo. Josemari estructuró muy bien los
tiempos, los cambios de pitón en su ascendente y personal labor. Se impuso a la
encastada embestida y al viento con enorme elegancia.

El quinto bis, bajó en presentación. Un zapatito y más
recortado. Este tiró la cara arriba al rematar en el burladero y eso mismo hizo
en el percal de Manzanares. En varas
no cambió, volvió a tirar la cara a las nubes. Josemari lo fue sobando al principio de uno en uno, ofreciendo tiempo
y medias distancias, pero el toro no terminó de romper nunca. Se mostró probón
y reservón, con un viaje corto, pero sin buscar presa. El de Alicante se asignó con oficio y
solvencia, aguantado con aplomo las dudas de su oponente. Labor madura que
remató con un espadazo de la casa que tiró al
Juan Pedro Domecq sin puntilla.

López Simónsalió muy metido en su recibo al fuerte tercero. Toro con pechos, alto de
agujas, serio por delante que apretó para dentro en recibo y lidia. A este lo
cuidaron en varas en una sola entrada. Antes, Alberto lo lanceó muy a gusto a la verónica aunque se llevó un
susto por el viento. Brindis al público que responde El Puerto con una gran ovación. Hasta ahí el toro tuvo
temperamento, el mismo que continuó en el último tercio. El de Barajas le engarzó las series con mucho
reposo por el derecho ligando los muletazos en un palmo de terreno. Alberto se afianzó en el rubio albero
toreando con un valor titánico. Al natural lo embebió a pesar del viento y la
embestida a media altura. Por cierto, un par de circulares por la espalda reventaron
por arriba su labor. Faena en la que exprimió a su encastado oponente que se
acostaba continuamente en los costados. Tremendo lío de Simón que volvió a cautivar al Puerto
Santa María
con un torero de muchísimos peso y quilates. Oreja con fuerte
petición de segunda.

Grandón el sexto que metió bien la cara en el capote. Alberto brindó al guitarrista Paco Cepero. Antes otra vez la cuadrilla
de dulce. El madrileño se puso a torear sin probaturas, con su verdad, con sus
formas, ante un toro que protestaba tirando la cara arriba. Simón daba trazo largo sin soltar la
embestida y engarzaba el siguiente imprimiendo toreo vertical. Ligazón en
estado puro.
Todo en el mismo terrero, con los pies descalzos para sentir el
toreo y poner el alma en cada muletazo.López se montó encima pegándose un arrimón tremendo. Faena de actitud y
consentimiento, donde la técnica también fue muy importante. El toque fuerte al
hocico y llevar la muleta por debajo de la pala del pitón fueron una de sus
muchas claves, ante un toro deslucido pero manejable. Espadazo y dos orejas conEl Puerto gritando…torero torero!

FICHA DEL FESTEJO

Plaza
de toros de El Puerto de Santa María,(Cádiz).

Cuarta de la temporada estival. Corrida
de toros. Tres cuartos de entrada.

Seis
toros deJuan Pedro Domecq y
Toros de Parladé.
Bien presentados,
parejos de hechuras que dieron buen juego en general. Corrida con virtudes por
bravura y clase.

Sebastián
Castella,
ovación y ovación tras aviso.

José
María Manzanares,
oreja tras aviso y oreja.

Alberto
López Simón,
oreja y dos orejas.

CUADRILLAS: Saludaron en
banderillas Rafael de la Rosa y Luis Blázquez, en el segundo. Domingo Siro y Jesús Arruga, en el tercero. José
Chacón
y Vicente Herrera, en el
cuarto. Jesús Arruga y Vicente Osuna, en el sexto. Destacó en varas Pedro MoralesChocolate’, en el segundo.