Alejandro Marcos y David Salvador, frente a frente

REPORTAJE

Alejandro Marcos y David Salvador, frente a frente


viernes 2 septiembre, 2016

Amigos en la calle, rivales en el ruedo. El arma de Alejandro Marcos para vencer es la experiencia; la de David Salvador son las ganas por romper...

Amigos en la calle, rivales en el ruedo. El arma de Alejandro Marcos para vencer es la experiencia; la de David Salvador son las ganas por romper...

MARÍA FUENTES / FOTOS: ALBERTO MARTÍN

Amigos en la calle, rivales en el ruedo. El arma de
Alejandro Marcos para vencer es la experiencia; la de David Salvador son las
ganas por romper. Ambos velan armas y muestran sus cartas. El objetivo: un
triunfo el próximo 12 de septiembre ante su gente en un cartel al que se suma
además la presencia del novillero Toñete.

Son salmantinos, y han pisado esa plaza desde niños cuando
ni siquiera en su mente se soñaba el toreo. Para Alejandro, La Glorieta es su
plaza talismán. «Quiero seguir mandando en mi tierra, es una plaza que supone
mucho porque ese día en los tendidos está mi gente, todos los ganaderos que me
ayudan, mi familia… por lo que la responsabilidad es muy alta y supone mucha
motivación. Va a ser una tarde muy especial y emotiva por poder compartir
cartel con mi amigo David Salvador. Hay rivalidad pero sobre todo somos amigos.
Yo siempre lo he llevado conmigo al campo, entrenamos juntos cada día… hay una
relación muy cercana aunque ese día nos vamos a enfrentar”, explica.

Marcos afronta su última temporada como novillero, un ciclo
con altibajos que no termina de romper. Su paso por Madrid no fue el esperado,
sí su paso por Santander donde cortó una oreja dejando muy buenas sensaciones,
o su paso por Bilbao, que sin triunfos, dejó muestra de un torero más hecho.
Necesita triunfo sólido en Salamanca, y en los siguientes compromisos que tiene
por delante en el mes de septiembre que alcanza la decena de festejos: repetirá
en Arnedo tras convertirse triunfador el año pasado, Villaseca de la Sagra,
Algemesí, Cuéllar, Calasparra o Guadarrama entre otros. «Yo tengo
mucha confianza en mí, sé hasta dónde puedo llegar y sé el toreo que busco,
aunque tarde en llegar. Cada novillero tiene su tiempo y mi momento va a
llegar”, añade.

Por su parte, David Salvador, cala por lo que se le intuye.
Excelentes formas y mucha personalidad que lo han convertido en el novillero
puntero de la Escuela Taurina de Salamanca, colectivo del que formará parte
hasta esa tarde del 12 de septiembre que llega su esperado debut con picadores.
A partir de ese momento, Salvador seguirá su camino de la mano de Leandro
Marcos, que junto con Manuel Canorea vela por su futuro desde el pasado mes de
febrero cuando se hizo púbica su relación de apoderamiento. «Leandro ha sido un
gran torero y una persona muy respetada en la profesión. A parte de como
torero, como persona es magnífico y me ayuda en todo lo que puede.
Profesionalmente me aporta todo y me hace saber que todo sacrificio tiene
recompensa, que por un lado pierdes la juventud pero que lo que vas a vivir y
disfrutar con el toro no lo vas a vivir con nada más”, explica.

Debutar en Salamanca es para él un sueño. «Tengo en la
cabeza que la ilusión tapa toda la responsabilidad que voy a tener.
Evidentemente sí que hay presión, pero pesa más la ilusión”, explica.

Sus armas para vencer las tiene claras: «La raza y la
frescura, y sobre todo el estar plenamente concentrado para que cuando surjan
dificultades por la inexperiencia y aquello no sea del todo perfecto, la
ilusión y la ambición puedan con todo. Alejandro tiene más experiencia, se
despide esa tarde como novillero en Salamanca. Con Toñete quizá haya más
rivalidad por el hecho de que también es nuevo como yo y que tenemos que
ganarnos los contratos a pulso sobre el ruedo. Yo soy un torero que va a
comenzar una nueva etapa profesional y espero que salga todo bien”, concluye.
Dos gallos en un mismo corral.