Desde la ambición

CIUDAD RODRIGO (SALAMANCA)

Desde la ambición


martes 28 febrero, 2017

Curro Durán sufrió una brusca cogida y pasa a la enfermería mientras David Salvador y Alejandro Marcos dan argumentos en el cierre del Carnaval

Curro Durán sufrió una brusca cogida y pasa a la enfermería mientras David Salvador y Alejandro Marcos dan argumentos en el cierre del Carnaval

MARÍA FUENTES

Cuando
una cosa se desea con vehemencia esa cosa se llama ambición. Y el ambicioso se
sabe que apuesta fuerte, salga cara, o salga cruz. Curro Durán fue la cruz,
fruto de esa ambición de quién tiene sueños grandes porque el sevillano se
hundió en la arena lanzando la moneda y esperando la sentencia, sin cambiar el
gesto, y resultó prendido al ejecutar unas manoletinas finales habiendo dejado
ya antes impronta de su oficio, con quietud, con un desclasado novillo de
Mercedes Pérez Tabernero que no se lo puso fácil. A estas horas, Durán sigue en
la enfermería consciente de que esto también forma parte del juego.

El
juego de la entrega lo conoce bien el ambicioso, el que no se decanta por el
conformismo consciente de que todo queda por hacer. Fue ambicioso en la apuesta
David Salvador. Esta vez salió cara, pero sin culminar. Porque no vino David al
Carnaval del Toro a conformarse con esto. Fue más lo que se le intuye que lo
que hizo, porque no fue fácil tampoco el animal. El desrazado oponente con el
que se topó el novillero de la Fuente de San Esteban no impidió un inicio
marcado por su torería innata, y se gustó firmando los mejores pasajes cuando
apostó por la zurda en un trasteo asentado y siempre muy firme. Tiene gusto y
sabe que este año se le espera, y el invierno ha hecho que sea más templado en
el trazo, que vaya cogiendo el oficio que se le reclamaba en septiembre y que
toque mucho más confiado los vuelos, porque la firmeza dicen es uno de los
mejores instrumentos para el éxito.

Eso lo
sabe bien Alejandro Marcos, consciente también ya de que la firmeza en el
propósito es una de las virtudes más necesarias, y cumplió en la apuesta
mostrando también ambición y disposición sabiendo a la vez que ya necesita dar
el paso al escalafón mayor. Lanceó bien a la verónica y apretó al bronco
novillo con arrancada informal, queriendo siempre pisar el embroque y no
dejando terminar el trazo, lo que le costó al de la Fuente una fea voltereta
que quedó en nada. Sí firmó Alejandro algún natural de nota al insulso y sí
tuvo raza también para apostar por la diestra esta vez para imponerse, pero la
ambición siempre quiere más, y debe querer más.

Quiso
también más el mirobrigense Pérez Pinto que le faltan horas en esto y le pesa
la sequía de contratos. Con la ambición propia de quién quiere todo y no tiene
nada se fue a los medios a recibir rodilla en tierra, porque está cansado de la
espera innata de esta profesión, y lo intentó por ambos pitones sin
continuidad, siempre queriendo, pero se atascó además con la espada. Esta vez
no fue profeta en su tierra, y el telón del Carnaval se bajó dando paso a una
temporada con al menos cuatro sueños por cumplir, porque la ambición se
alimenta de todo, hasta de otras ambiciones.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza
de toros de Ciudad Rodrigo, Salamanca. Novillada con picadores del Carnaval del
Toro.

Novillos
de Montalvo.

Alejandro Marcos, oreja y silencio en el que
mató por Durán.

Curro Durán, herido.

Pérez Pinto, vuelta al ruedo. 

David Salvador, oreja. 

 

FOTOGALERÍA: ADRIÁN MARTÍN