Iranzo: "Cuidar la afición de un niño es cuidar el futuro"

CÓRDOBA

Iranzo: "Cuidar la afición de un niño es cuidar el futuro"


lunes 27 marzo, 2017

El artista y diseñador, autor del libro 'Toros para niños', abrió las jornadas que bajo el título Letras Taurinas se celebra en Córdoba

El artista y diseñador, autor del libro 'Toros para niños', abrió las jornadas que bajo el título Letras Taurinas se celebra en Córdoba

 

La
presentación del libro «Toros para niños
del diseñador turolense Juan Iranzo ha sido el acto de aperturas del ciclo #LetrasTaurinas que organizan la
Plataforma cordobesa para la defensa de la tauromaquia y la Fundación Cajasol
con la colaboración de la Diputación de Córdoba y la Feria del Libro de Córdoba.

Un
interesado auditorio ha escuchado las vicisitudes de Iranzo para lograr editar
este libro que vio la luz gracias al crowdfundingtras pasar por varias editoriales. Iranzo defendió la necesidad de acometer la
enseñanza de la Fiesta, y de sus valores, a los más pequeños. «Hay que
explicarlo, decir de dónde viene, quitar falsas ideas, contar que no nació hace
dos días; que llega a nuestros días tras su evolución durante siglos”. Iranzo condujo su charla a la «necesidad de cuidar la afición en los más jóvenes, porque cuidar la afición de un niño es siempre cuidar el futuro».

El
periodista Alfredo Casas, quien condujo en acto, matizó a este respecto que a
la tauromaquia «El pueblo la hizo suya. Era una fiesta de la nobleza, que la
puso de moda. Y cuando comenzó a dejar de ser novedad y a aburrirles el pueblo
llano la recuperó para sí. Es nuestra, de todos”.

Durante
el turno de preguntas intervinieron algunos de los asistentes entre quienes se
encontraban el diestro y director de la escuela taurina de Córdoba, Rafael González
«Chiquilín”, que recalcó que «el futuro de la Fiesta pasa por divulgar con otro
lenguaje, de otro modo, como has hecho con este libro, un ejemplo a seguir”.

Así
mismo, acudieron alumnos de la escuela y representantes de otros colectivos y
asociaciones taurinas de la ciudad, quienes participaron también del coloquio
con el que finalizó la presentación. Tras él Iranzo dedicó su libro a los
asistentes que así lo quisieron.