El triunfo de la dinastía

CRÓNICA, SEVILLA

El triunfo de la dinastía


lunes 1 mayo, 2017

Importante oreja de Cayetano al sexto, con una faena muy enrazada. Oreja para 'Paquirri' en un adiós muy serio. 'El Juli' se topó con el peor lote de una dispar corrida de Daniel Ruiz.

El triunfo de la dinastía

EMILIO TRIGO / FOTOGALERÍA:
ARJONA-PAGÉS

 

Se despedía
de la Real Maestranza de Caballería de
Sevilla
, en la tarde de este lunes, Francisco
Rivera Ordóñez ‘Paquirri’
, inmerso en su campaña del adiós. Lo hacía con un
encierro de Daniel Ruiz y con Julián López ‘El Juli’ y Cayetano Rivera Ordóñez como compañeros de
cartel.

Comenzó la tarde con el homenaje a Montoliú guardando un minuto de
silencio. Una tarde, la octava de abono,
que rememoraba importantes hechos históricos en el Coso del Baratillo en los
últimos veinticinco años.
Recordemos algunos. Tal día como hoy, ocurrió la
tragedia de Calvo Bonichón; el
alicantino maestro de maestros se cortaba la coleta de forma inesperada, José María Manzanares decía adiós por la Puerta
del Príncipe
a hombros de todo el toreo; el menor de los Rivera, Cayetano por nombre, se presentaba en Sevilla cuando tenía un gran ambiente de novillero. Hasta el propio
reglamento taurino tuvo su puesta de largo. Por todo y más, el histórico uno de
mayo será recordado en la Maestranza por muchas cosas y a partir de ahora, también por la despedida de Francisco Rivera Ordóñez ‘Paquirri’.

Los hermanos Rivera Ordóñez han sido los protagonistas de la historia de la
tarde.
Un festejo cargado de emotividades para ellos. Uno se despedía y otro regresaba. Adiós de Francisco y vuelta de
Cayetano.
Ambos fueron capaces de rivalizar en un hipotético ´mano a mano’
puesto que ‘El Juli’ fue verdaderamente
un invitado al acontecimiento. El Peor lote se lo llevó el madrileño que nada
pudo hacer salvo mostrar su enorme disposición.

Francisco cortó una oreja a base de correr la mano y ligar muletazos con
limpieza.
Exigió a su buen astado con criterio en una
faena en los medios, mostrándose con dignidad
y gusto. Otro dato de la notable despedida de ‘Paquirri’
fue la variedad y seguridad con la que anduvo toda la tarde, para despedirse de
la Maestranza con buena nota.

El cuarto fue un toro que sacó fondo en el último
tercio puesto que en los primeros dijo poca cosa. Rivera muy dispuesto, ante el
último de su vida profesional en Sevilla fue tejiendo una obra de interés. Francisco apretó por abajo a su astado que
le respondió con gratitud.
‘Paquirri’ sometió a su colaborador antagonista en el toreo fundamental con series
ligadas. Hubo estética y seguridad por parte de Ordóñez que se sintió muy y que
gustó a su Sevilla. Al natural, también enjaretó una tanda estimable. Bien el trianero de adopción que se
despidió con un ‘Enemigo’ que le dejó expresarse con su personalidad de
siempre. Muy sincero en el fondo y fiel a sus formas.
Oreja. El director de lidia tuvo claro que a la Maestranza se viene con una disposición diferente a otras plazas. Y
es que Sevilla es su casa, su vida, su plaza, su todo. Francisco nada más terminar el paseíllo sabía que tenía que irse a
chiqueros a portagayola, para rememorar a su progenitor que tantas veces lo
hizo en el Baratillo y de pasó recordar su alternativa cuando también se fue a
esa jurisdicción.
Fue una puerta eficaz, con solvencia igual que el buen
juego de brazos a la verónica que precedió el encuentro de rodillas. El astado que abrió el festejo hizo
ademanes de calambres en las patas delanteras pero nadie de los presentes dijo «ni
mú”.
Toro bien presentado, bajo, cornidelantero y justo de fuerzas en
conjunto. ‘Paquirri’ lo cuidó en
varas en sus dos entradas y tras brindar al respetable cuajó un alto tercio de
banderillas. Francisco se mostró muy
dispuesto, variado y seguro en todos los pares y terrenos. Gran tercio.
Rivera estuvo muy entregado ante un astado justo de poder, con buena condición
pero sin la suficiente transmisión para que aquello subiera de tono. ‘Paquirri’ firme y con oficio estuvo muy
superior al abreplaza.
Firmó un espadazo arriba y recibió una merecida
ovación.

Cayetano
que llegaba a Sevilla después de varios años. Cinco sin hacer el paseíllo en la
Maestranza sirven para regresar con el factor sorpresa después de una extraordinaria
proyección personal. Cayetano es torero,
al margen del papel cuché. Es un matador renovado que sabe y debe ocupar un
mejor sitio en ferias y carteles.
Tras su regreso a los ruedos ha
demostrado que no ha vuelto de invitado y que es capaz de competir con
cualquiera. Este Cayetano recuerda al
novillero que encandiló a todos
. La masa del clavel no lo habían visto con
tanto arrojo y clase. Y es que Sevilla,
es una gran plaza para reivindicarse a sí mismo y de cara al gran público.
Cayetano
ha estado muy importante con el sexto donde ha puesto sobre el amarillo albero toda la conjunción de sus genes
toreros
para abrir el corazón de una escéptica Maestranza, que venía con la idea preconcebida, «la del torero de
pasarelas”. La innegable oreja que paseó
sirvió para cerrar cualquier fisura sobre su enrazada y elegante tauromaquia.

Otro muy serio de cara, astifino como una
aguja el sexto. Tremendo de pitones pero justo de morfología. Un toro que permitió un precioso quite, el
llamado «Quite de Ronda» Cayetano
decidido y arrojado se expresó
con su capote. Tras un brillante tercio de los hombres de plata que les
hicieron saludar a Iván García y Alberto Zayas. La emotividad vino en el
brindis de hermano a hermano, de torero a torero. Cayetano se tiró de rodillas ofreciendo el pecho, toreando con el
corazón, sin técnica y con toda la dinastía en su fresca muleta
. Lo embarcó
‘delante’ con todas las ventajas para llevarse el revolcón pero Rivera citó con mando y precisión para
hacerse el dueño del mansito que cerró plaza
. El sexto le duró a Cayetano tres series donde destapó paraSevilla el empaque que posee el
menor de los Ordóñez. Cayetano conjugó la raza y sus elegantes formas para
firmar una faena de mucha entrega y transmisión.
El último término
acobardado ante tanto poderío de su matador. Espadazo de premio y oreja
importante. Antes
Cayetano se fue a chiqueros a por su astado.
Con decisión y paso firme se plantó de rodillas más allá del tercio para
esperar al tren que salió por el portón de los sustos. Ajustadísima portagayola
de Cayetano Rivera ante un toro que salió muy en línea. Cayetano una vez en pie
toreó con suavidad a la verónica y buen remate a un toro con dos puntas muy
finas. El tercero que careció de
fuerzas. Posiblemente acusó el balancín que se pegó durante la lidia.
Otro
que se cuidó en varas y que fue muy protestado por el sector más crítico de la
plaza. Con todo a la contra Cayetano
volvió a tirar de raza y con gesto de torero dinástico recordó a su abuelo
el maestro Antonio Ordóñez.
Un «va por ustedes” a los incisivos de la
protesta. Lo brindó con la barriga.El menor de los Rivera no tuvo opción de triunfo ante un animal muy dócil pero
exento de poder. Mostró Cayetano oficio y tesón para sacar alguno estimable.
Esfuerzo sin recompensa artística. La espada se fue abajo.

En medio de
los Rivera Ordóñez estaba ‘El Juli’ que hacía su segundo paseíllo tras la gran
tarde del pasado jueves. Cerraba su
particular feria Julián y no pudo hacerlo con triunfo puesto que le tocó el
pero par.

Le faltó
emplearse del todo al altón segundo. Astado muy fino de cabos y de carnes
sueltas que remató por encima del estribo en los burladeros. El recibo del
madrileño no tuvo mucha continuidad toreando por verónicas, sin embargo en el
quite se mostró con mayor expresión por chicuelinas. Antes en varas se cuidó
como a su hermano el abreplaza. Julián
conocedor absoluto de esta ganadería le realizó una faena a medida. Tan precisa
como técnica ante un mansito que embestía por fuera
y al que Julián con mérito le tapó la salida constantemente.Levantó la música el director de la magistral banda -nuestro pesar por el fallecimiento de un componente en el día de ayer
y nuestra admiración por la profesionalidad de los músicos en un día de luto
para Tejera
-lo que ayudó a jalear una faena
de feria sin aperturas y con un público muy a favor.
Pinchazo hondo y
ovación. El quinto un ‘colorao’ alto de
agujas desarrolló una clara falta de clase.
Soltó la cara en cada encuentro
tanto con capote como muleta. Un astado que casi no se picó para apostar por él
en el último tercio. Sacó brusquedad el
de Daniel Ruiz
, un punto de genio pero sin malas intenciones. ‘El Juli’
comenzó sometiendo, obligando a su segundo pero pronto cantó sus nulas
opciones. Durante todo el metraje Julián
buscó cogerle las vueltas pero siempre topaba con la nula clase del que cerró
su lote.
Correcto, sobrado de oficio y sin suerte tampoco con la suprema.

 

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de
toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla. Octava de abono. Corrida
de toros.

Entrada: Lleno.

Seis toros deDaniel
Ruiz. Desiguales de presentación y juego.

 

Francisco
Rivera ‘Paquirri’,
Ovación y oreja.

Julián López
‘El Juli’,
Ovación y silencio.

Cayetano
Rivera,
Silencio y oreja.

Cuadrillas: Tras un brillante tercio de banderillas al
sexto saludaron Iván García y Alberto Zayas.