Épica y época

GRANADA

Épica y época


sábado 22 junio, 2019

José Tomás sella una tarde para la historia con seis orejas y un rabo, sumergiéndose en lo más profundo de su concepto para mostrar a la Monumental de Frascuelo la época que ha marcado en la Fiesta.

José Tomás sella una tarde para la historia con seis orejas y un rabo, sumergiéndose en lo más profundo de su concepto para mostrar a la Monumental de Frascuelo la época que ha marcado en la Fiesta.

EMILIO MÉNDEZ / FOTOS: LUIS SÁNCHEZ OLMEDO

Llegó el día: José Tomás volvía a los ruedos y había decidido que la Monumental de Frascuelo granadina era el escenario perfecto para ello. Y selló una tarde para la historia con seis orejas y un rabo, sumergiéndose en lo más profundo de su concepto para mostrar a la Monumental de Frascuelo la época que ha marcado en la Fiesta. Porque la historia de José Tomás pasa por narrar qué, cómo y por qué ocurrió lo de hoy en Granada. Fue muy grande…

A José Tomás fue el brindis de Sergio Galán. El primero de Pallarés fue un animal con recorrido al que le dejó Sergio Galán dos rejones de castigo. En banderillas lució al quiebro y posteriores piruetas que llegaron al tendido. Con Óleo colocó las banderillas cortas, dejando el rejón de muerte en buen sitio y recibiendo ovación. 

Ya le hundió las manos a la verónica José Tomás en el saludo, rematando de una media de cartel. Buen tercio de varas dejó Pedro Iturralde. Se quedó quietísimo en el quite y en los estatuarios de inicio de faena el torero de Galapagar, rematando ese inicio muleteril con el pase del desdén. La quietud, la profundidad y el empaque prevalecieron por ambos lados en una faena para los anales de la Monumental de Frascuelo. Culminó el trasteo con un estoconazo y paseó dos orejas del animal.

Hasta 14 sublimes verónicas le pegó José Tomás al tercero de salida, un animal con el que reventó totalmente la plaza en ese inicio de la lidia hundiendo la mano y abriendo el compás con los lances de recibo. Bregó con mucha elegancia al de Garcigrande, que fue bien picado. Quitó por gaoneras quietísimas, muy firme y con mucha verdad por delante. Posteriormente, muleta en mano, dejó una faena torera ya desde el inicio en el que se lo llevó a los medios con mucho garbo. Por la izquierda llegaron los compases más estelares del trasteo, con un público extasiado ante los naturales con los que estaba crujiendo José Tomás la Monumental de Frascuelo.

El segundo del lote de Sergio Galán fue un toro con fijeza, al que le faltó transmisión y chispa. Estuvo muy bien el conquense en los primeros compases de la lidia, colocando bien el rejón de castigo y, banderillas en mano, lució siempre al quiebro, de frente, pasándoselo muy cerca. Con una rosa culminó labor, fallando con el rejón de muerte en varias ocasiones para ser ovacionado.

El quinto de la tarde fue un toro de El Pilar más complicado que los anteriores. No pudo lucirse a la verónica José Tomás, dejando una media torera antes del tercio de varas. Quitó por chicuelinas muy ajustadas, luciéndose Miguel Martín en banderillas, desmonterándose. Se inició doblándose con su oponente con mucha torería. Estuvo inteligente el torero, dejando tres tandas de mano baja por el lado derecho, muy ceñido el de Galapagar. Maestría absoluta en cuanto a estructura. Más intermitente era el toro por el lado izquierdo. Terminó por toreros doblones, siendo ovacionado tras matar de estocada trasera.

Éxtasis y apotesosis de José Tomás al sexto, cortando dos orejas y rabo en un trasteo cumbre para cerrar una tarde histórica. Fue un toro extraordinario con mucha calidad y bravura. Extraordinariamente capote en mano lo saludó José Tomás con el capote. Impresionante la forma en la que templó, lo toreó a la verónica y cómo remató a una mano al animal. La gente se volcó con su toreo. El animal cumplió muy bien en el caballo, quitando el torero por caleserinas, brindando al tendido el torero. Incluso de pie la gente agradeció al maestro este gesto. Por naturales inició una faena en la que se quedó quietísimo, ahondando en su concepto de forma sublime. Fue un trasteo lleno de maestría por ambos lados, llegando precisamente por la izquierda lo más granado de una obra histórica. Culminó su labor por ayudados por alto, matando de estoconazo perfecto que le sirvió para cortar los máximos trofeos.

FICHA DEL FESTEJO

Monumental de Frascuelo, Granada. Segunda de la feria del Corpus. Corrida de toros mixta. No hay billetes. 

Toros de José Benítez Cubero y Pallarés para rejones y, para lidia a pie, de Núñez del Cuvillo, El Pilar, Garcigrande y Domingo Hernández.

El rejoneador Sergio Galán, ovación y ovación. 

José Tomás, dos orejas, dos orejas, ovación y dos orejas y rabo.