Álvaro Lorenzo: "Toledo me llena, es mi plaza y es mi casa"

ENTREVISTA

Álvaro Lorenzo: "Toledo me llena, es mi plaza y es mi casa"


viernes 4 junio, 2021

Una corrida que servirá como un homenaje oficioso a la figura de Don Pablo Lozano, que nos dejó el pasado mes de octubre y que ha sido pilar fundamental para entender el toreo en la provincia.

Una corrida que servirá como un homenaje oficioso a la figura de Don Pablo Lozano, que nos dejó el pasado mes de octubre y que ha sido pilar fundamental para entender el toreo en la provincia.

Toledo se vestirá de fiesta el próximo domingo con la tradicional corrida del Corpus, que en esta ocasión no se celebrará en jueves sino en domingo. Y servirá como un homenaje oficioso a la figura de Don Pablo Lozano, que nos dejó el pasado mes de octubre y que ha sido pilar fundamental para entender el toreo en la provincia. Eugenio de Mora y el novillero del momento, Tomás Rufo, acompañarán al gran valor del escalafón de matadores actual de la tierra, Álvaro Lorenzo, que hace unos días también tuvo la oportunidad de trenzar el paseíllo en Vistalegre.

«Es una corrida muy bonita, ya que en un mismo cartel está el toreo de Toledo de tres generaciones distintas», comienza señalando el torero en una entrevista con CULTORO. «Es un pequeño homenaje para Don Pablo. Todos sabemos que los comienzos de Eugenio fueron a su lado, los míos también y ha sido nuestro maestro, el que nos ha educado desde nuestros inicios, y es un bonito homenaje, además con toros de su ganadería. Ojalá que haya suerte y salga una corrida buena». En el caso de Tomás Rufo, «Don Pablo no tuvo tiempo de inculcarle su forma de ver esto, pero también es un novillero que a él le gustaba mucho por lo que me dijo». 

«A mí Toledo me pesa mucho», confiesa Lorenzo en un momento de la conversación. «Es una responsabilidad muy grande torear en casa, porque uno siempre quiere estar bien ante sus paisanos. Prefiero que la cosa vaya bien a que me puedan recriminar algo durante el año cuando me cruce con ellos», dice entre risas el joven.  «Quiero defender mi terreno, mi territorio, quiero estar al nivel que creo que tengo que ocupar en el toreo y triunfar el domingo es un escalón más para ello», añade. 

A la pregunta de en qué punto se encuentra como torero tras un 2018 en el que llegó la Puerta Grande en Madrid y una temporada copada de fechas y éxitos y un 2019 más irregular, Lorenzo es claro: «Como bien dices, 2018 fue el año de mi lanzamiento; 2019 fue un año que no fue fácil para mí porque en Madrid no rodaron las cosas como todos deseábamos, pero fue una temporada positiva y en la que pude crecer mucho. Aquel 2019 me sobrepuse a todas las complicaciones que se me presentaron durante el día a día y acabé la temporada a un bien nivel y triunfando en casi todas las plazas». 

El año 2020, en su caso, «esperaba que fuese mi año de reafirmación y de demostrar que me encontraba en buen momento y con ganas de abrirme paso. Y de repente vino todo este parón que tan mal nos ha sentado a todo el mundo. Son circunstancias que pasan, que hay que afrontarlas y hay que sacar la parte positiva de ellas», resalta en palabras a CULTORO. 

Sobre cómo dibujas el futuro, Lorenzo describe que «este año de parón nos ha servido para madurar y ver las cosas de otra manera, ver las cosas con calma. Antes, me podría agobiar un poco más, ahora, veo que todo fluirá como tenga que fluir; lo importante es estar preparado para cuando llegue el momento», destaca. «Todavía nos va a costar un tiempo para que todo vuelva a estar como antes de la pandemia. De aquí en adelante, va a ir a mejor la situación pero aún es pronto para que vuelva a recuperar la normalidad completa. La recta final de temporada va a coger mucho más ritmo que el de ahora y el año que viene confío en que será un año con total normalidad. Por eso me tomo todo con mucha calma, con ese deseo de querer torear pero a la vez esperando que lleguen las oportunidades», manifiesta Lorenzo. 

Por último, le preguntamos por su gran diamante, el capote, y el secreto para que siga evolucionando una de las grandes sedas del escalafón actual: «Entrenando mucho, buscando el ir mejorando cada día. Unas veces se puede sacar y otras veces no te lo permiten los animales. Pero sobre todo poniéndole mucho empeño y muchas horas de entrenamiento», concluye.