La dimensión de Mario Sotos, al que el palco priva de los máximos trofeos dos veces, se lleva la tarde en Pozuelo



POZUELO DE CALATRAVA (CIUDAD REAL)

La dimensión de Mario Sotos, al que el palco priva de los máximos trofeos dos veces, se lleva la tarde en Pozuelo

Andrés Palacios paseó tres orejas en una tarde en la que también mostró su particular concepto.

Sotos



La localidad ciudadrealeña de Pozuelo de Calatrava celebraba, este 18 de julio, una corrida de toros en la que comparecían el albaceteño Andrés Palacios -en sustitución de El Adoureño-, el valenciano Miguel Giménez y el conquense Mario Sotos, estoqueando un encierro de Gregorio Garzón. Y la tarde tuvo un nombre: el de Mario Sotos, que paseó cuatro orejas y el palco lo privó de los máximos trofeos hasta en dos ocasiones. Andrés Palacios paseó tres orejas en una tarde en la que también mostró su particular concepto.

Al tercero, primero de su lote, lo saludó con un ramillete de verónicas de bello trazo ganándole terreno hasta los mismos medios de la plaza, donde remató el saludo con una airosa serpentina. Tras ello, tiró sotos de entrega para poderle al de Garzón, al que le sonsacó series por ambos lados con pleno gusto y estética; especialmente gustaron los remates de serie, algo que unido a la estocada le valió las dos orejas, pidiéndose un rabo que no concedió el palco.

Mismo hecho ocurrió en el sexto del festejo, al que de nuevo le paseó dos orejas al compromiso. Animal que tuvo virtudes y al que construyó una faena basada en la técnica y en poderle a la embestida del animal. Y al natural se encontró a gusto el diestro, por donde hundió la mano y consiguió trazar puro. También a diestras ligó y dejó series meritorias. Tras el trance con el acero, de nuevo se pidió un rabo no concedido por el palco, paseando Sotos las dos orejas.

Junto a Sotos, tres orejas se llevó al esportón el albaceteño Andrés Palacios, que desorejó a un primero que fue colaborador, noble y humillador. Dejó tres series por ambos lados de mucho gusto y, junto al espadazo final, le valieron el doble premio. Con una oreja más a la entrega premió el tendido su labor frente al cuarto de la corrida. Por su parte, el valenciano Miguel Giménez volvía a enfundarse el traje de torear y logró pasear un apéndice de su primero.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Pozuelo de Calatrava, Ciudad Real. Corrida de toros. Media entrada del aforo permitido.

Seis toros de Gregorio Garzón.

Andrés Palacios, dos orejas y oreja.

Miguel Giménez, oreja y silencio.

Mario Sotos, dos orejas y dos orejas.





Leave a Reply