Aima 2022 Mega 1140x110

Finito: «Mi hijo me dice que antes toreaba mejor, y le digo que está equivocado»

300x300
ENTREVISTA

Finito: «Mi hijo me dice que antes toreaba mejor, y le digo que está equivocado»


sábado 14 agosto, 2021

Ante su cita este domingo en Almendralejo, Finito de Córdoba se explaya en palabras a CULTORO tras una temporada en la que está dejando perlas eternas en las Ferias en las que está presente

1 Finito Gijon Retrato 400x600

Marco A. Hierro / Fotos: Emilio Méndez

Está tan por encima del bien y del mal que se llama Juan Serrano -nombre torero donde los haya- y se apodó Finito de Córdoba. El Fino, que lleva ya 30 años de matador, se permite el lujo de sentir tanto el toreo que deslumbra cuando le brota. Así ha sido este principio de temporada, cuando aprovechó sus balas para convertirlas de nuevo en ilusión para su pléyade de seguidores. A eso, sin embargo, hay que unir que su tremenda capacidad y oficio le hacen desistir pronto cuando ve que aquello no tiene posibilidades de romper. Ante su cita este domingo en Almendralejo, se explaya en palabras a CULTORO tras una temporada en la que está dejando perlas eternas en las Ferias en las que está presente.

Se habla de otros toreros que siguen en activo a pesar de los años… pero Juan Serrano nunca se ha ido y sigue manteniendo la ilusión del primer día, ¿no?

Tras 34 años sigo manteniendo la ilusión de forma ininterrumpida. Solamente el 97, tras 19 corridas, decidí quitarme. El éxito de mi carrera no es numérico, sino de mantener la fe. Y eso no me lo quita nadie. Me siento orgulloso.

Tener ese respeto a la profesión es clave, ¿no es así?

Pienso que no hay nada mejor ni más bonito que entregar todo a algo que te apasiona. Me he encontrado con muchos obstáculos, pero he tenido la suerte de que el toro y la vida me han respetado. Superar todo eso y seguir con la fuerza mental de que nadie pueda apartarme de este mundo para mí es clave. No todas las tardes salen las cosas como uno desea, pero cuando llega ese momento en el que pones a todos de acuerdo, eso es único.

¿Te sigue sorprendiendo cuando estás delante de la cara y surge la simbiosis con el toro tan sentida?

Sí. Es algo indescriptible. Es tan personal y tan íntimo lo que sientes que, minutos después, ya nada es igual. Sin duda que es una profesión mágica por la conexión con el tendido.

Cuando hablamos de aquel Finito que fletaba aviones tal vez sintamos nostalgia, pero a lo mejor el Fino de hoy torea bastante mejor que aquel…

Posiblemente. Pero forma parte de la vida. Para mí esto es como un cuento: momentos de noviazgo, de matrimonio con el toreo… y la madurez que te llena. La pasión siempre llega, y eso hace que ilusiones a tanta gente que te sigue. Con el paso del tiempo llega un poso y una madurez que te llena mucho. Mi hijo ve vídeos y me dice que antes toreaba mejor, y yo le digo que está equivocado. Yo no me pongo el traje por el dinero, eso es lo de menos. Lo hago por pasión.

«Todo parte de adaptarte a la velocidad de uno u otro animal. Al final, según marcas las pautas, el animal te responde»

Finito de Córdoba

Soy uno de los que opina que toreas bastante mejor que antes. Quizá porque incluso en el campo buscas la perfección, ¿puede ser?

Siempre me ha gustado, pero con el paso del tiempo más. Antes decían que no era bueno seguir tentando en plena temporada por la velocidad de la vaca, pero yo creo que todo lo que sea estar en contacto con un animal es bueno. A partir de ahí la preparación de cada uno es muy personal. Todo parte de adaptarte a la velocidad de uno u otro animal. Al final, según marcas las pautas, el animal te responde. Cuando uno le da todo al animal, él te lo devuelve. Son seres agradecidos y más el toro de hoy gracias a la selección. Es bonito poder conseguir eso con el paso del tiempo.

Cuando toreas con toreros como El Cordobés te puedes retrotraer tres décadas atrás y allí estabas con ellos, ¿no?

Curiosamente, tras Enrique Ponce, que es con el que más he toreado, con el segundo es con Manolo. Qué dos conceptos tan distintos y cuántas tardes hemos atraído a tanto público. El toreo abarca una cantidad de formas numerosa y eso es riqueza para la Fiesta. Que nos reencontremos toreros así es genial.

Hace poco hablaba con Jesulín y le decía que hacían falta cuatro como él, que trasciende lo meramente profesional. ¿Crees que es necesario que hubiera eso en el toreo de hoy?

Nos hemos dejado comer terreno. Somos muy grandes con el traje de luces puesto. Cuando nos lo quitamos no somos nadie ni tenemos valentía para afrontar compromisos ni ver la verdad que está ocurriendo. Hace sólo 15 años ganaba todo el mundo, dándose tres veces más de espectáculos. Esa es la tristeza…

Valdemorillo 2023 Movil 320x100