Una torerísima obra de Ortega y quince sublimes verónicas de Aguado

AVANCE MADRID

Una torerísima obra de Ortega y quince sublimes verónicas de Aguado


viernes 7 octubre, 2022

Diego Urdiales, Juan Ortega y Pablo Aguado con toros de El Pilar

5 Ortega

La tarde no terminó de romper en premios, pero sí en toreo: Aguado le sopló quince verónicas y delantales de bellísimo trazo al tercero y Ortega una torerísima obra al quinto al que se pidió una oreja no concedida. Dio una vuelta al ruedo. Urdiales, silenciado con el peor lote.

Urdiales rasca la clase sin fuelle del primero de El Pilar

1 Urdiales

De 502 kilos era el ‘Niñito’ primero, animal al que dejó algunas verónicas de buen trazo y luego, en las cuidadas varas, el toro mostró buen son y, sobre todo, ritmo. Eso fue lo que cuidó Víctor Hugo en la lidia y en el tercio de banderillas y lo que mostró Urdiales por la diestra en el prólogo muleteril. Y luego rascó en muletazos sueltos pero de mucha calidad la clase sin fuelle del animal, que tuvo ritmo. Uno de los naturales tuvo profundidad y fue excelso. Dejó una estocada un punto trasera pero efectiva.

Ortega, chispazos geniales pero aislados ante el flojo segundo

2 Ortega

Chispazos de genialidad de Juan Ortega dejó en el saludo al segundo, animal con la misma condición de salida y en las varas que el anterior: toro con clase y ritmo pero falto de poder. Quitó tras las varas Pablo Aguado ante un animal que también perdió las manos y luego dejó capotazos de suma limpieza y efectividad Jorge Fuentes en la lidia. De nuevo chispazos toreros dejó en el prólogo muleteril por doblones rodilla en tierra. Y luego la obra se diluyó por la falta de fuerza del de El Pilar. No estuvo fino con el acero el sevillano, siendo silenciado.

El sublime toreo de capote de Aguado en el tercero se difumina en una faena finalmente ovacionada ante el buen tercero

3 Aguado

Excelso el saludo capotero de Pablo Aguado, que vio pronto las condiciones del tercero de El Pilar, un «Potrico» que embistió con la cara abajo y con motor, emocionando al tendido. Tuvo entrega en las telas y en el caballo de Juan Carlos Sánchez, meciendo con sumo gusto a los delantales en el quite sus manos el sevillano y poniéndolo en el caballo. Un quite de oro le hizo a Pascual Mellinas en el segundo de los pares antes de otro soberbio inicio de faena, con el toro repitiendo a la muleta baja por doblones de Pablo. Y en faena la obra dio un bajón ante un toro con entrega y ritmo. Faena de altibajos del sevillano, que sí selló instantes de buen toreo aislado pero no terminó de ser una obra compacta. Tras dejar una casi entera fue ovacionado.

Urdiales exprime a un deslucido cuarto a menos

4 Urdiales

Deslucido en los primeros tercios el cuarto, animal que tardó en definirse y al que Urdiales llevó el capote y la muleta altas por su falta de poder en el inicio de la lidia. Pero le faltaba vida al de El Pilar, muy deslucido. No pudo más que porfiar con el toro y dejarle una estocada casi entera efectiva.

Ortega construye una torerísima obra a la calidad humilladora del quinto

5 Ortega 1

Protestado por su escasa presencia para esta plaza fue el quinto, que se mantuvo en el ruedo a pesar de que blandeó pero se rebozaba en el capote. Y supo administrar la humillación y calidad que llevaba dentro el toro tras un inicio de faena de nuevo sublime, en el que dejó momentos torerísimos ante un animal con prontitud y entrega pero falta de fortaleza. Con esos ingredientes fue construyendo una torerísima obra en el mismo centro del anillo. El final de obra, excelso, antes de la estocada de la que tardó en caer y la petición no atendida por el palco. Vuelta al ruedo.

Silencio tras aviso para Aguado tras despachar al sexto

6 Aguado

Parecía estar tocado de la mano derecha el sexto en los primeros tercios, un animal que no se entregó a las telas y con el que dejó buenos pares Iván García. Animal deslucido en una obra que tampoco terminó de romper y se diluyó. Tras despenarlo, fue silenciado tras aviso.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Las Ventas. Cuarta de la Feria de Otoño. Corrida de toros. Más de tres cuartos de entrada en tarde soleada (20.096 espectadores, según la empresa).

Toros de El Pilar. Enclasado y con ritmo, pero sin fuelle y a menos el primero. También con cierta clase pero sin fortaleza el segundo. Importante el tercero, con motor, ritmo y entrega. Muy deslucido y a menos el cuarto. De humilladora calidad la del quinto, pero al que le faltó un punto de poder. Con un viaje a menos el deslucido sexto.

Diego Urdiales (verde esperalda y oro): Silencio y silencio.

Juan Ortega (verde botella y oro): Silencio tras aviso y vuelta.

Pablo Aguado (azul cobalto y oro): Ovación y silencio tras aviso.

Al finalizar el paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria del matador de toros Luis Alfonso Garcés, fallecido el día de hoy.

GALERÍA: Luis Sánchez Olmedo

Fotogaleria
PINCHA EN LA FOTOGRAFÍA PARA VER LA GALERÍA