Diego García sella lo más destacado de la novillada de López Gibaja en La Misericordia

ZARAGOZA

Diego García sella lo más destacado de la novillada de López Gibaja en La Misericordia


sábado 8 octubre, 2022

Pocas opciones de triunfo para Santana Claros y Álvaro Alarcón con un flojo encierro de López Gibaja.

Zaragoza

Santana Claros, Diego García y Álvaro Alarcón hacían el paseíllo, este sábado, en la segunda novillada con caballos del ciclo del Pilar. Se lidiaba un encierro con el hierro de Antonio López Gibaja.

Santana Claros no tiene opción con el flojo primero

Tras un intenso fin de semana taurino -el pasado- en la plaza de la Misericordia de Zaragoza, arrancó el ciclo continuado de esta esperada feria del Pilar 2022 con un novillo de López Gibaja de nombre «Umbratico» de pelo salpicado, bajo y bien hecho, de buena presencia y que blandeó de salida en el capote de Santana Claros. Muy cuidado en los del castoreño, embistió por abajo en el peto. Tras la cuidadosa lidia de Iván García, comenzó Santana Claros su faena y en el primer muletazo el novillo se fue al suelo. Luego se fue afianzando y el novillero lo fue asentando sobre la mano derecha. De embestida calamocheante pero pronta por ambos lados, no se cayó más el de Gibaja, consiguiendo Santana Claros algunos muletazos de mérito por ambos pitones, sin que llegara su labor a los tendidos. Entró a matar con la mano izquierda y dejó una estocada arriba tras un pinchazo.Lo despenó al segundo intento de cruceta. Silencio para el novillero y pitos para el novillo de López Gibaja.

Diego García da una vuelta al ruedo basada en la mano derecha

«Utulado», el segundo de la tarde, fue protestado por su escasa presencia. Perteneció al primero del lote de Diego García. Se mostró corretón durante los primeros tercios aunque no sobrado de fuerzas. Nada destacable hasta el buen quite a la verónica de Álvaro Alarcón y los excelentes pares de banderillas de Juan José Rueda que saludó, llevándose la primera ovación de la tarde. Brindó Diego García al público y comenzó su faena en los medios con la mano derecha, consiguiendo una buena tanda jaleada por el respetable. Sacó raza el de Gibaja y el novillero no se amilanó. En el primer natural el novillo se vino a la femoral, mostrando después peligro por ese lado zurdo. Aprovechó el novillero el buen pitón derecho con tandas cortas, que era lo que pedía el animal, ya que al tercer muletazo se metía por dentro. Cerró con muletazos por bajo y mató de estocada tendida que fue suficiente. Hubo petición de oreja pero no fue atendida por la presidenta y dio García una vuelta al ruedo con alguna protesta, mientras que hubo palmas para el novillo de López Gibaja.

El «asiento» de Álvaro Alarcón no conecta con el soso tercero

El tercero de la tarde, «Marquesinato», un novillo con cuajo, gachito y astifino, sacó nobleza en las buenas verónicas con las que le recibió Álvaro Alarcón. Humilló en el peto pero pecó de falta de fuerzas el novillo. En el quite de Santana Claros por chicuelinas, este sufrió una fuerte voltereta, afortunadamente sin consecuencias. Se puso en pié y tras una chicuelina, el novillo se quedó debajo de nuevo. Brindis de Álvaro Alarcón, comenzando por alto su faena. Se puso a torear con la zurda y templó la embestida sosa y humillada del novillo. Muy asentado Álvaro Alarcón con un novillo que por el lado derecho probaba y se quedaba corto, basó su labor al natural pero la sosa embestida hizo imposible mayor lucimiento. Tras un pinchazo dejó una estocada perpendicular y atravesada. Después se atascó con el descabello quedando todo en silencio para Álvaro Alarcón, y también para el novillo.

Santana Claros consigue lucir con el flojo cuarto

«Veinteañero», el cuarto, tuvo más cuajo y abría más la cara. Se movió de salida y Santana Claros logró alguna verónica de buen trazo, pero en el remate, el novillo se dió una vuelta de campana. Acudió bien al peto el animal y no fue muy castigado por el varilarguero, pero el novillo blandeó, provocando las protestas del tendido. Tras un buen tercio de banderillas en el que destacó Iván García, se puso Santana Claros a intentar torear al flojo novillo, consiguiendo algunos muletazos con temple y enjundia. Jugó con la altura y el temple, ya que el novillo embestía con nobleza y repetía pero en cualquier momento podía irse al suelo, como sucedió en las primeras tandas. Después se asentó el animal y llegaron buenos momentos con la mano derecha, jaleados por los tendidos. Ya con el acero en la mano, logró Santana Claros una buena tanda de naturales. Entró de nuevo a matar con la zurda, dejando el estoque muy contrario. Tras en embroque cayó en la cara del toro pero el quite providencial evitó males mayores. Pitos para el novillo y ovación para el novillero.

El acero priva de un posible trofeo a Diego García en el quinto

Cuajo y cara de toro de primera tuvo el quinto, «Rústico» de nombre, al que Diego García recibió con una larga rodilla en tierra y verónicas estimables. Se dejó pegar embistiendo con fijeza en varas y se dolió en banderillas el utrero de Gibaja, que llegó con motor al tercio de muleta. Brindó el torero y logró buenos muletazos con la mano derecha . Fue a más la faena puso a todos de acuerdo el novillero con su toreo a diestras. Fue más brusco el juego del novillo a zurdas y por ahí bajó el tono de la faena. Los pinchazos se llevaron un posible premio material. Ovación con división al saludar fue el reconocimiento para la actualización de Diego García, siendo silenciado el novillo de López Gibaja.

Álvaro Alarcón abrevia con el deslucido sexto

Se mostró andarín «Tamborilero» mientras sonaba la jota en el ruedo de La Misericordia, y no se dejó torear de salida, probando y pegando arreones, para después irse a por los picadores en cuanto asomaron en el ruedo, empujando bien y recibiendo un buen puyazo por parte de Antonio Muñoz, pero salió suelto del segundo encuentro. Destacó la solvencia de Julio López en banderillas y un gran quite de Iván García a su compañero Manuel Larios. El novillo de López Gibaja se mostró brusco e informal en la muleta de Álvaro Alarcón y tenía además el viaje corto por el lado izquierdo, por lo que el novillero no tuvo muchas opciones ni tampoco mostró confianza en poder sacar nada de lucimiento, así que se fue pronto a por el acero, que utilizó con habilidad, dejando una estocada corta arriba. Se amorcilló el novillo y tuvo que hacer uso del descabello, acertando al segundo intento. Silencio para el novillero y novillo.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de La Misericordia, Zaragoza. Tercera de la Feria del Pilar. Novillada con caballos. Un cuarto de entrada.

Novillos de Antonio López Gibaja. Flojo y rebrincado el primero; noble y con movilidad aunque blando el segundo; soso y noblón el tercero; noble aunque flojo el cuarto; noble y a más el quinto, brusco e informal el deslucido sexto.

Santana Claros, silencio y ovación.

Diego García, vuelta y ovación con división.

Álvaro Alarcón, silencio y silencio.