Miriam Martín, hija de Victorino, se atreve a acercarse a sus toros a pie y desvela los secretos de su alimentación

CAMPO BRAVO

Miriam Martín, hija de Victorino, se atreve a acercarse a sus toros a pie y desvela los secretos de su alimentación


viernes 18 noviembre, 2022

El toro es un rumiante atlético, por lo que no sirve la tecnología aplicada al ganado manso; se busca músculo y no grasa: en este vídeo lo explica la hija de Victorino Martín, Miriam, que se atreve a acercarse a ellos y desvela los secretos de la alimentación de los astados de su ganadería.

Miriam Victorino
Miriam Martín, hija de Victorino, durante el vídeo.© YouTube

El siguiente vídeo acaece en la finca ‘Las Tiesas de Santa María’, donde conviven los animales del hierro cacereño de Victorino Martín. Son las 7:00 de la mañana y los vaqueros empiezan a echar de comer a los toros de saca. Las jornadas de verano son intensivas: empiezan al alba para evitar las horas centrales del día donde el calor aprieta, llegando a alcanzarse temperaturas superiores a los 40 grados.

En este caso, el hierro cacereño muestra cómo se alimenta al toro bravo, un animal que gracias a sus estómagos puede tomar pienso y pasto o pasto únicamente, pero nunca pienso sin mezclar, ya que de hacerlo sufriría un cólico que podría acabar con su vida. El toro bravo requiere una alimentación equilibrada y específica, de ello depende el éxito de su juego en la plaza. Pienso y paja o forraje: proteínas, hidratos de carbono y cereales, además de un aporte de vitaminas e incluso un plus de aceite de soja que le den una rica y variada alimentación.

El toro, un rumiante atlético

Miriam Martin Victorino
Otra imagen de Miriam Martín, hija de Victorino, durante el vídeo.© YouTube

Los toros bravos son animales de costumbres, y hoy traemos dentro de nuestra didáctica por enseñar al aficionado todos sus detalles en el campo, la razón por la que estos animales no comen si se les echa a deshora y cómo, además, saben la hora del día en la que se encuentran. El toro es un rumiante atlético, por lo que no sirve la tecnología aplicada al ganado manso; se busca músculo y no grasa. El toro bravo también necesita algún tipo de alimento concentrado, compuestos por proteínas, vitaminas y minerales, que hay que aportar en proporción a la calidad de los pastos de cada dehesa, algo que queda de manifiesto en las palabras de Miriam Martín, hija de Victorino.

El toro bravo es un animal gregario y muy sedentario, no le gusta moverse, de ahí que en los cercados el agua y la comida estén alejados uno de otros. El animal bravo, una vez tiene la comida delante, prefiere comer el pienso concentrado que la paja, levantando ésta y echándosela a los lomos. Al pesar más el pienso, éste vuelve a caer en el comedero, haciendo más fácil su ingesta por parte del toro.

Hay en otras ganaderías donde la alimentación difiera a aquella que vemos en el vídeo. Gracias al carro unifeed el toro no tiene la posibilidad de elegir con que parte de la comida se queda, alimentándose de aquello que le ha sido preparado por un nutricionista, el cual junto al veterinario ayudan al ganadero a mejorar la alimentación del ganado.  Por lo tanto, desde el punto de vista nutricional no hay problemas graves en cuanto a la alimentación del toro bravo se refiere siempre y cuando se siguen unas pautas determinadas.

La alimentación de vacadas como Victorino -y el resto-, algo muy delicado

La alimentación del ganado bravo -en este caso de Victorino, pero de cualquier otra vacada- es algo muy delicado, ya no por la forma de hacerlo, que tan bien, sino por quien lo hace. Por ello únicamente la persona encargada de alimentar a los toros a diario es la que debe ejercer esa labor. El toro lo conoce por el olor, sabe que únicamente entra en sus dominios para echarles de comer, de ahí que lo respeten y le dejan hacer su trabajo sin ningún tipo de sobresalto.