Superior 3julio

Resurrección no mereció otro despropósito (con cómplices) de Juan Pedro

LA CRÓNICA DE SEVILLA

Resurrección no mereció otro despropósito (con cómplices) de Juan Pedro


domingo 17 abril, 2022

El ganadero de Lo Álvaro lidia una corrida infumable con dos toros devueltos en una tarde de destellos capoteros y una notable obra de Morante

Img 20220417 Wa0031 01
Atarfe 2022 Movil 320x100
Zamora 2022 Movil 320x100

Eran casi las 21.00 horas de la noche de este Domingo de Resurrección cuando el capote de Morante volaba sobre el albero maestrante a la verónica para quitar el toro sexto de Pablo Aguado. Y tuvo respuesta del joven en un destello que cerró una ruinosa corrida de Juan Pedro Domecq. La tarde más importante de la temporada tras la Beneficencia fue un despropósito con cómplices: un Morante que manda en este y en los otros cinco carteles en los que está anunciado en el Baratillo -máxime cuando es el rey de la temporada con la diversidad de encastes por bandera- y una empresa que ha anunciado otras dos tardes más a un hierro que no remonta.

Porque del toro que ideó y consiguió Don Juan Pedro Domecq Solís al que hoy saltó al ruedo de La Maestranza va el límite de la impaciencia: la que no perdió la bendita Maestranza, que merece una beatificación. Porque Resurrección no se merecía esto, y más con la racha que traía un hierro que venía patinando en sus últimas citas clave, al que un excelso Morante salvó el pasado San Miguel con un animal con calidad pero mortecino al que desorejó.

Los ayudados de inicio al primero de Morante fueron una delicia parsimoniosa. Porque eran la luz dentro de la falta de casta y entrega de un animal que sí sacó calidad, pero no alegría en su tranco. Y con Suspiros de España fue trazando una obra que embriagó a Sevilla de su magia. La bragueta al viento, el pulseo como norma y la lentitud como ingrediente por ambos lados para dirigir al animal, con calidad pero falto de fuerza, en una obra medida. Le lanzó una tarascada en la primera intentona con el acero antes de despenarlo y ser ovacionado. Luego, en un capeo se convirtió la lidia del cuarto bis tras la devolución del titular: se llevó veinte capotazos de más antes de la faena de Morante al de Virgen María. Previo brindis a la Infanta, dejó un inicio al hilo de tablas aguantando tarascadas del deslucido animal.

Como una luz fueron las verónicas de recibo de Juan Ortega al segundo: el mentón en el pecho, el toreo en el alma y las muñecas al viento sevillano. Y las posteriores chicuelinas con la gracia de Hispalis en el broche del quite para aprovechar el alegre tranco del de Juan Pedro. Y las naturalísimas chicuelinas de respuesta de Aguado con la larga erguido de cierre. Un poema capotero para cerrar el dueo capotero de la sucesión del toreo en Andalucía. Enormes los pares de Algabeño y la forma de lidiar de Jorge Fuentes, que se llevó el toro al burladero. Y se apagó la llama del animal en la muleta. El quinto tampoco fue luz dentro de las tinieblas de Juan Pedro.

En cuanto a Aguado, se partió una mano el titular tercero y vino a sustituirlo un sobrero curiosamente más rematado por detrás, y aunque más rudo de pitones, hizo honra a sus hechuras humillando en las verónicas de arrebatado -más que reposado- trazo de Pablo. Y llegaron a Sevilla sus lances. Tiro de él en la primera serie, pero prosiguió defendiéndose el animal y no hubo forma. Pareció también meter mejor la cara el sexto en el capote de Aguado, que no anduvo parsimonioso mas sí alegre capote en mano, rematando con una chicuelina nte la condición huidiza del animal. Pero fue mero espejismo en medio del despropósito con cómplices de la corrida de Juan Pedro Domecq en La Maestranza. Y aún quedan dos por lidiarse en este mismo abono… ¿Dónde quedó siquiera el toro artista?

FICHA DEL FESTEJO

Real Maestranza de Caballería de Sevilla. Corrida del Domingo de Resurrección. No hay billetes.

Toros de Juan Pedro Domecq, bien presentados dentro de la seriedad que demanda Sevilla, pero vacíos de raza y sin un mínimo de emoción en su nobleza, y un sobrero de Virgen María, cuarto bis, deslucido y sin entrega ni clase.

Morante de la Puebla: ovación con saludos y silencio

Juan Ortega: Ovación con saludos y silencio

Pablo Aguado: Silencio en ambos.

FOTOGALERÍA: ARJONA/TOROMEDIA

Fotogaleria Sevilla 17 4 2022 Resurreccion
Pincha en la foto para acceder a la galería completa
Pontevedra 2022 Movil 320x100