El año de… Colombo

Valencia Julio 2022 Movil 320x100
Fuengirola 2022 Movil 320x100
CULTORO TV

El año de… Colombo


martes 26 abril, 2022

Repasamos cómo fue el 2021 y el inicio de 2022 de un torero que ya está compartiendo cartel en gran número de tardes con toreros de la talla de El Fandi y que está llamado a estar al lado de otros grandes nombres del escalafón a lo largo de la presente temporada.

Colombo
Vene

Jesús Enrique Colombo fue uno de los nombres que dieron qué hablar en la temporada 2021 y, tras una intensa temporada americana, afronta una campaña 2022 clave con el paseíllo de Madrid como base para el resto de su temporada, en la que Francia también es pilar.

Su potente inicio de temporada 2021

Enrique Colombo

El coso de El Palio de Istres celebraba, el 19 de junio de 2021, el tercer festejo de su abono, la «Corrida de los tres Caminos» en el que Colombo actuaba. El cuarto toro, de Laget, fue un animal muy ofensivo de pitones. En los inicios, el toro se frenó cuando vio los engaños y el torero le recetó dos verónicas y una media de buena nota. Quitó por chicuelinas en los medios. Buen tercio de banderillas frente a un toro tardo y parado. Brindó emotivamente a su paisano Manolo Vanegas, iniciándola de rodillas en los medios ante un animal que en las dos primeras series gastó humillación; a partir de la tercera, el animal comenzó a protestar a los engaños y estuvo obligado a torear a media altura ante un astado sin ritmo ni clase. El torero lo intentó todo para redondear la obra, pero fue imposible. Acabó por bernadinas su faena en terrenos comprometidos, terminando con un espadazo. Cortó una oreja.

Los triunfos del verano taurino

Enrique

Y no trenzó el paseíllo hasta el día 22 de agosto en su cita de la Copa Chenel en la localidad de Chinchón. Recibió aquella tarde Colombo al tercero de Escolar, un toro muy bien presentado, con el que se lució a la verónica el torero venezolano. Gran tercio de banderillas como es habitual en el joven torero antes de dejar una faena de mando a un buen toro de Escolar. Pinchazo y estocada. Dos orejas para el diestro, lo que le valió pasar a la siguiente fase. El sexto fue un toro jabonero de Aurelio Hernando que fue recibido por Colombo con una larga cambiada en el tercio. Vistoso tercio de banderillas como es ya costumbre en el torero venezolano. Toro que se vino abajo rápidamente y permitió poco lucimiento.

En Bayona hizo el paseíllo el día 4 de septiembre y cortó una merecida oreja ante el toro que le correspondió de Valdefresno. De rodillas se echó para saludar al serio animal, al que formó un lío en banderillas, poniendo al tendido en pie. No obstante, luego manseó el astado, y tiró de voluntad el joven, que cerró su obra por. Mató de estocada y paseó el premio.

El 26 de septiembre, Colombo hizo el paseíllo en la corrida de Victorino de la Feria de Otoño, pero no tuvo suerte con un encierro deslucida. Animal gazapón y muy protestado de salida fue el tercero de la tarde. Tras empujar en varas, Colombo banderilleó con solvencia al animal y luego anduvo dispuesto por ambos lados en la muleta, pero no pudo sacar nada en claro ante el soso animal. Fue silenciado tras estoquearlo. Tampoco el sexto acabó de entregarse, un animal que cerró una corrida gris del hierro de la A Coronada.

Colo

El 2 de octubre, la localidad francesa de Saint Martin de Crau celebraba la primera corrida de toros de su aplazada feria, una corrida en la que lidiaban los hierros galos de Jalabert, Tardieu, Pagès-Mailhan, Tardieu, Gallon y Turquay. Gómez del Pilar, Andy Younes y Jesús Enrique Colombo estaban acartelados. Jesús Enrique Colombo se llevó la oreja del tercero, un toro del hierro de Gallon al que aprovechó en todos los tercios: explosión capotera, entrega en pares de banderillas jadeados y algunos compases de buen gusto muletero para llevarse el premio al esportón. Silenciado resultó frente al que cerró plaza, un toro que llevó el hierro de Turquay y que no fue nada fácil.

El día 16 de octubre toreó, en Valdemorillo, la semifinal de la Copa Chenel, estoqueando un toro de Zacarías Moreno y otro de Prieto de la Cal.  Serio y de buenas hechuras fue el albahío de Prieto de la Cal que hizo segundo, que fue parado con oficio por Jesús Enrique Colombo. Lo lució en el caballo de Israel de Pedro, que no apretó al blando toro de la divisa onubense. Banderilleó el matador venezolano con voluntad de agradar, habiéndose herido con el arpón de la banderilla en el primer par. No acusó el leve incidente, clavando con facultades. Brindó al respetable e inició con templanza su faena Colombo, flojo toro de Prieto de la Cal, que se le coló en el primer muletazo por el lado derecho. De inmediato se la echó a la zurda, pero el toro perdió el equilibrio al primer muletazo. Cuidó la corta embestida del toro, pero la sosería del de la Cal no daba importancia al trasteo del venezolano. Volvió al pitón derecho tratando de remontar el ambiente enrarecido por el juego del animal, pero no hubo forma, ya que el toro se vino a abajo definitivamente. Mató de estocada tendida. Silencio para el toro y saludos para Colombo.

Bastito el quinto de Zacarías Moreno, pero de buenas hechuras y con nobleza, fue saludado a la verónica por Jesús Enrique Colombo. Romaneó en el tercio de varas para después dejarse pegar en un cuidado puyazo. Quitó alternando tafalleras y gaoneras el torero venezolano. Banderilleó con más voluntad que lucimiento en banderillas. De rodillas en los medios en redondo, comenzó su faena Jesús Enrique, al toro de Zacarías, que tenía un excelente tranco desde el primer capotazo tras su paso por el caballo. Le dio distancia, toreándolo con mando y templanza, tirando mucho de él. Finalizó por luquesinas Colombo, que lo mató de un estoconazo. Oreja con fuerte petición de la segunda y fuerte ovación al buen toro de Zacarías Moreno.

El día 17 de octubre, la ciudad francesa de Istres acogía una doble jornada taurina compuesta por una novillada picada y por una corrida vespertina con Andy Younes, Jesús Enrique Colombo y Maxime Solera acartelados. Se lidiaba un encierro de Virgen María.

Dos orejas paseó Jesús Enrique Colombo en el segundo de la tarde, un animal con el que dio todo un espectáculo en banderillas tras un buen recibo caportero. Gran toro el de Virgen María, de nombre «Fatigoso», premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre por su condición duradera y humilladora. El joven lo pasaportó con momentos de brillo en la muleta, entregándose especialmente al natural. Cortó dos orejas. Otra más paseó frente a un quinto que se desinfló en la faena de muleta, tras un tercio de varas importantes de Juan Manuel Sangüesa, que tuvo que ser ovacionado.

En la final de la Copa Chenel, el día 23 de octubre, recibió de rodillas Jesús Enrique Colombo al primero de su lote, dejando seguidamente buenas verónicas. Complicado fue el toro en el tercio de varas. Dejó Jesús Enrique Colombo un tercio de banderillas poniendo en pie al tendido, dejando posteriormente naturales de buen trazo que le valieron la oreja. Ajustado fue el recibo capotero al cierraplaza, con el que derrochó entrega y voluntad ante el toro de Adolfo. Un pinchazo evitó un nuevo premio.

El inicio de temporada 2022: la tarde de San Cristóbal

Vene

Era el cartel esperado por todos. Ver casi tres cuartos de aforo cubiertos, casi 9.000 personas, en tarde tan idónea para fiesta brava en Pueblo Nuevo, sin duda era un marco incomparable.

Jesús Enrique Colombo, con el público a su favor, lidió el segundo toro de la tarde; el viento siguió molestando, colocó tres pares de banderillas, las mejores de la corrida, que hicieron alegrar a los aficionados. El toro se dejó lidiar tanto por la derecha como la izquierda, remató con chicuelinas y mató de certera estocada cayendo el del Prado sin puntillas, una oreja.

En el segundo de su lote, cuarto de la corrida, le correspondió un toro incómodo, con mucha mansedumbre, que pronto se refugió en las tablas. El venezolano no pudo hacer mayor cosa, despachando al astado con un espadazo, recibiendo la ovación del público.

En el último del serial, cerrando la Feria Gigante de América, con un ejemplar de Rancho Grande con el nombre del pueblo que vio nacer a Colombo, «Taribero», inició la lidia con una larga cambiada, en el quite con lopecinas. En el tercio de banderillas pidió a la autoridad que le tocasen Brisas del Torbes, canción muy popular en el estado Táchira. De rodillas, dio cuatro muletazos con la derecha, rematando con la de pecho; anduvo el torero muy voluntarioso, buscando al toro con mucha fuerza y voluntad, corta una oreja con petición de la segunda.

Y así hizo vibrar a su afición ante 9.000 personas.

La tarde de Mérida

Merida 2

Comenzaba el Carnaval venezolano de Mérida con una corrida en la que estaban anunciados el español David Fandila ‘El Fandi’, y los venezolanos Leonardo Benítez -que sustituía a Manuel Escribano, lesionado- y Jesús Enrique Colombo para lidiar un encierro de San Antonio. Y la corrida comenzába con retraso por el secuestro, por parte de un grupo antitaurino, de la cuadra de caballos de picar, por lo que se anunció la celebración de la corrida a la usanza portuguesa: sin picadores. Hasta el segundo toro, cuando los caballos de picar llegaron a la plaza.

Apretado de carnes salió el tercero, al que recibió Colombo con media docena de verónicas. También a este le firmaron el tercio de banderillas entre los tres matadores, con espectacular forma de clavar. Con cambiados por la espalda inició faena el venezolano, de una forma fulgurante hasta el larguísimo pase de pecho. Aprovechó la buena condición y la nobleza del animal para cuajarlo en los medios con un toreo muy largo, relajado y enroscado, llegando siempre mucho al tendido. Con manoletinas rodilla en tierra terminó el tachirense mientras el tendido pedía el indulto. Tendida cayó la estocada, lo que no impidió que pasease las dos orejas.

El cierraplaza fue otro animal vulgarón y sin demasiadas virtudes que obligó al joven Colombo a tirar de recursos para concluir una lidia de mucha técnica y recursos. Hubo entrega y hubo variedad en el tercio de banderillas compartido con Leonardo Benítez, pero este fue el peor de un encierro en el que también le había tocado el mejor. Puso sentido de la lidia y lo mató sin brillo para escuchar palmas en su despedida.

En la localidad de Sócota, en Perú, triunfó los días 3 y 4 de febrero haciéndole frente a un encierro de Paiján y El Olivar, algo que le dio fuerza para volver a su país; por otro lado, también estuvo presente en Puente Piedra, en Colombia, el día 27 de febrero, estoqueando un encierro de Ernesto Gutiérrez.

Y para seguir la triunfal temporada americana, toreó en la tercera corrida de la campaña en la Monumental de Mérida, Yucatán, ante tres cuartos de entrada en una tarde interesante en la que el diestro venezolano cuajó dos completas faenas para obtener un rotundo triunfo paseando tres orejas para salir a hombros. Se lidió un encierro de Pastejé.

Indulto en Riobamba para poner fin a la temporada americana antes de su cita de San Isidro

Img 9079 Copia

La plaza de toros ecuatoriana de Riobamba vivió, el pasado 24 de abril, una corrida en la que El Fandi y Jesús Enrique Colombo volvían a compartir cartel al lado del rejoneador Álvaro Mejía. Y fue triunfal un festejo en el que sobresalió el nombre del venezolano, que indultó un ejemplar con el hierro de Santa Rosa de Lima dejando momentos de toreo caro y de trazo bajo. Pinche en este enlace para acceder a la fotogalería de Andrea Acosta de la tarde.