El dulce momento de Luque pasea cuatro orejas en Las Rozas

LAS ROZAS (MADRID)

El dulce momento de Luque pasea cuatro orejas en Las Rozas


viernes 30 septiembre, 2022

Morante de la Puebla paseó una oreja de su primero y la espada lo evitó en el cuarto, cuatro en su lote se llevó un pleno Daniel Luque y Ángel Téllez, que se llevó un apéndice del tercero, no terminó de acoplarse con el sexto dentro de una corrida de Núñez del Cuvillo manejable en su conjunto.

Luque
Luque a hombros. / Emilio Méndez

Morante de la Puebla, Daniel Luque y Ángel Téllez trenzaban, en la tarde de este viernes, el paseíllo en la ciudad madrileña de Las Rozas este 30 de septiembre en la primera de su Feria taurina, en la que se lidiaba un encierro con el hierro de Núñez del Cuvillo.

El primer toro de Cuvillo golpea con el pitón a Morante y, a pesar de hacer gestos de dolor, continúa la faena y corta una oreja

El toro que abrió plaza fue «Encendido» de la ganadería de Núñez del Cuvillo, un astado que fue recibido a la verónica por Morante de la Puebla; acusó el animal la justeza de fuerzas y solo se pudo lucir Morante en una media de su sello. El toro se picó en el caballo que guardaba puerta tras irse al suelo el caballo de la contraquerencia. Apretó el toro en el puyazo y el caballo fue también al suelo. Tras el tercio de banderillas empezó Morante la faena pegado a tablas, toreando ya de inicio con la diestra y con clase la dulce embestida del toro. Por el pitón izquierdo los naturales fueron largos y cadenciosos. Volvió el torero la muleta a la mano derecha y la faena no perdió la intensidad que ya había tomado. En el final de faena dio Morante bellos doblones por bajo de una gran belleza y el toro dio a José Antonio un golpe en la cara con el pitón del que Morante se quejó dolorido antes de estoquearlo. La espada cayó entera y punto contraria y el toro, tras la paciencia de Morante de la Puebla, se echó. Primera oreja de la tarde que concedió el presidente.

Daniel Luque y su momento de torero grande desorejan al bravo segundo, de vuelta al ruedo

«Tristón» fue el segundo de la tarde, un toro colorado, muy bajo, herrado con el número 219 al que Daniel Luque lo paró presto a la verónica sin dejar que el toro diera ni una vuelta al ruedo. Las verónicas fueron templadas y remató con una vistosa media. Tras un único puyazo realizó Luque el quite por verónicas también rematadas del mismo modo. Tras el tercio de banderillas en el que apretó el toro hacia tablas en la salida de los pares, brindó Daniel Luque al público, y comenzó faena con estatutarios sin mover las manoletinas del suelo, que fueron ligados con muletazos por pitón derecho y un bello trincherazo rompiendo ya la faena. Las dos siguientes tandas por el pitón derecho fueron largas y templadas, con los muletazos llegando con mucha fuerza a los tendidos. Por el pitón izquierdo las cualidades del toro fueron las mismas y Luque le recetó bellos naturales en las dos siguientes tandas con susto incluido al tropezar el torero con las patas del toro. La última tanda con muletazo en redondo de inicio al que toro respondió con recorrido y un gran trincherazo pusieron en pie al público. Antes de estoquear, Daniel Luque dio una tanda de sus luquesinas y volvió a poner al público de Las Rozas de pie. Gran dimensión de Luque que dejó una estocada en todo lo alto haciendo rodar sin puntilla al toro. Dos orejas y vuelta al ruedo para un gran toro de Cuvillo.

Oreja a los naturales de Téllez en el tercero

El tercero la tarde fue «Berlanguillo» un toro negro herrado con el número 142 al que Ángel Téllez paró con verónicas que llegaron al público. Se le picó poco al toro en un puyazo único; intentó Téllez el quite pero no hubo lucimiento ya que se le coló el toro en la primera verónica. Brindó el torero al público e inició la faena toreando de rodillas con la mano derecha sobre la primera línea de picar. Por el pitón derecho el toro quiso salir suelto por la inercia del muletazo, pero el torero toledano consiguió ligarle los muletazos y meter al toro en su trazo. La segunda tanda con la diestra tomo más intensidad. Por el pitón izquierdo el torero bajó la mano en los naturales en tres tandas que fueron de menos a más con unos últimos muletazos con mayor recorrido y vistosidad como este torero acostumbrada a torear con su mano izquierda. Con el toro ya apagado continuó toreando en una tanda más por cada pitón que quizás fuera excesiva. Pinchazo y estocada que fueron suficientes junto con la petición del público para que el presidente concediera la oreja.

La espada deja en ovación la torera obra de Morante al cuarto

En cuarto lugar saltó al ruedo un bonito jabonero de nombre «Currito» herrado con el número 60 con el que Morante de la Puebla se estiró a la verónica de salida. Tras un puyazo en que prácticamente no se le metieron las cuerdas al toro, realizó Morante un quite por chicuelinas de sabor abelmontado, rematadas con una vistosa revolera. Brindó Morante al público. La faena fue una continua galería de pinceladas del torero de La Puebla con un toro algo incómodo pero con el que Morante mostró sus intenciones delante de la cara del animal, obteniendo buenos muletazos, tan particulares como atesora por ambos pitones. Un pinchazo trasero y una estocada defectuosa casi entera privaron a Morante de cortar otra oreja. Ovación.

Luque, otras dos orejas en el quinto

El quinto fue un toro negro, «Sosegado» de nombre, que se paró bajo las verónicas de Daniel Luque imposibilitando el lucimiento. Se volvió a picar muy poco al toro en el caballo y en banderillas cumplió la cuadrilla. Tras los tanteos iniciales, se llevó Luque el toro al centro de la plaza toreando en tandas por ambos pitones; la tercera tanda con la diestra se enroscó el toro hacia adentro dando mayor emoción, haciendo sonar la música. En la siguiente tanda tropezó el torero y cayó justo en la cara del toro, pero todo quedó en un susto sin consecuencias. Se levantó el torero y dio una gran tanda con la diestra que hizo rugir los oles del público en una serie con temple y mando. Acabó toreando Luque en la zona de toriles donde el toro se fue, pero Luque no se aburrió y continuó con sus luquesinas que tanto gustaron al público ya en la misma puerta de toriles. Estocada rinconera y de rápido efecto con la que el toro cayó patas arriba. Otras dos orejas para Luque que desorejo a sus dos toros.

Téllez no termina de acoplarse al sexto

«Majoleto» fue el toro que cerró plaza, un toro colorado al que recibió estirándose a la verónica Ángel Téllez . Brindó al público tras la suerte de varas y banderillas y empezó una faena basada en la mano izquierda a un toro que tuvo buenas intenciones pero con el que Téllez no acabó de acoplarse. Estocada defectuosa que el toro escupió pero acusó y se echó. Ovación.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Las Rozas, Madrid. Primera de Feria. Corrida de toros. Lleno.

Toros de Núñez del Cuvillo, el segundo de vuelta.

Morante de la Puebla, oreja y ovación.

Daniel Luque, dos orejas en ambos.

Ángel Téllez, oreja y ovación.

FOTOGALERÍA: EMILIO MÉNDEZ

Galeria 14