Roca Rey corta un rabo y Marco Pérez le sigue la ‘onda’: exitoso festival en La Esperanza

LIMA (PERÚ)

Roca Rey corta un rabo y Marco Pérez le sigue la ‘onda’: exitoso festival en La Esperanza

lunes 22 noviembre, 2021

En el festejo, tanto Román como Joaquín Galdós pasearon dos orejas cada uno.

Roca Rey Marco Perez

Tito Vega / Fotogalería: Diego Alais

Roca Rey paseó un rabo en un triunfal festival en la plaza de toros de La Esperanza limeña. Fue un festejo en el que el joven becerrista salmantino Marco Pérez estoqueó su primer novillo, que a la postre fueron dos porque regaló uno. En el festejo, tanto Román como Joaquín Galdós pasearon dos orejas cada uno.

“Trianero” de Paiján era el primero, de capa negro. Poca clase en sus embestidas, a media altura y sin emplearse. Finito, con mucho tino, lo fue metiendo en su muleta, hasta lograr una serie de derechazos limpia y honda, gustándose y consiguiendo los primeros “olés” de la tarde. Estocada entera, ligeramente trasera y caída, pero efectiva. Una oreja.

“Almirante” de Santa Rosa de Lima era el segundo, de capa negro. Novillo alegre y con recorrido. Mucha transmisión en la muleta, fortaleza que aprovecha Román citando de lejos y ligando series importantes. Todo por el pitón derecho, evidentemente el mejor entre ambos. Termina la faena por manoletinas. Estocada baja. Vuelta al ruedo para el toro. Dos orejas.

“Porteño” de Santa Rosa de Lima era el tercero, de capa negro. Poca clase tenía, embistiendo con la cara alta. Por el pitón izquierdo sí iba más largo; por el derecho, se defendía. Intenciones de Garrido, que basó u obra en el pitón izquierdo. Paciencia y calma para templar al de Santa Rosa, que por momentos con peligro, se viene a menos y se descompone en el ocaso de la faena. Pinchazo hondo efectivo. Pitos en el arrastre. Ovación.

“Lozano” de Paiján era el cuarto, negro chorreado listón, novillo con poca transmisión. Todo lo puso Roca Rey, pudiéndole al toro, pisando sus terrenos. Faena de cercanías y valor desmedido. La plaza totalmente suya. Gritos de “torero, torero”. Estocadón. Dos orejas y rabo.

“Cajonero” de Paiján era el quinto, de capa negro. De embestida sosa, a media altura y con poca clase, anduvo extraordinario Galdós durante toda la lidia, ligando pases muy templados y despaciosos con la muleta. Lo toreó, por momentos, como de salón. La gente estuvo todo el tiempo con él. Un pinchazo, estocada entera desprendida y un descabello certero. Palmas en el arrastre. Dos orejas.

“Tambor” de Santa Rosa de Lima era el sexto, castaño axiblanco, bragado corrido, bocidorado. Samuel Calderón, de Perú, puso mucha voluntad del peruano, recibiendo al novillo a portagayola. En la muleta, inició plantado en los medios, pasándose al toro por la espalda, con emoción. Se vino a menos pronto el de Santa Rosa, acortando sus distancias. Decidió terminar su faena en cercanías, con valentía y pundonor. Media estocada. Una oreja.

“Esmerado” era el séptimo de Santa Rosa de Lima, de capa castaño. Marco Pérez anduvo muy alegre y con recorrido. Valiente, con clase y torería lo llevó el becerrista. Momentos de mucha hondura y conexión con los tendidos. Dos intentos con el acero, tendidos. Varios intentos con el descabello. Ovación.

“Relojero” era el octavo de regalo de Santa Rosa de Lima, de capa negro. Marco Pérez puso voluntad y entrega y, a base de este ingrediente y de la torería innata que atesora, cortó las dos orejas del cierraplaza.

FICHA DEL FESTEJO

Novillos de Paiján y Santa Rosa de Lima -de vuelta el segundo-.

Finito de Córdoba, oreja.

Román, dos orejas.

José Garrido, ovación.

Roca Rey, dos orejas y rabo.

Joaquín Galdós, dos orejas.

Samuel Calderón, oreja.

El becerrista Marco Pérez, ovación y dos orejas.

Leave a Reply