Las Ventas estalla contra Talavante con gritos de ‘fuera, fuera’ tras dejarse un toro vivo

MADRID

Las Ventas estalla contra Talavante con gritos de ‘fuera, fuera’ tras dejarse un toro vivo


miércoles 12 octubre, 2022

Dantesca imagen de Talavante en Las Ventas: esperó a que le echasen un toro vivo con tres avisos en cuarto lugar este domingo.

Whatsapp Image 2022 10 12 At 19.10.09

Alejandro Talavante protagonizó una imagen dantesca en la tarde de este miércoles 12 de octubre en la plaza de toros de Las Ventas. En la lidia del cuarto toro de la tarde, el extremeño esperó con apatía a que le echasen el animal al corral con tres avisos.

Tras fallar en repetidas ocasiones con la espada y el descabello, el pacense no siguió intentando la suerte del descabello a pesar de que habían asomado ya los dos pañuelos de los dos primeros avisos por el palco presidencial. Como era lógico, cayó el tercero y la plaza estalló con gritos de ‘fuera, fuera’ al torero. Finalmente, y tras una intentona de que salieran los bueyes, fue apuntillado en un burladero.

Un Talavante que ni mucho menos tuvo la cabeza puesta en esta última corrida de la temporada venteña. El extremeño estuvo apático, sin alma ante dos toros que pedían precisamente eso, alma. Talavante no estuvo cómodo, se le vio encorsetado en dos faenas planas y sin ritmo. Madrid le está pesando como una losa, hoy salió derrotado por dos jóvenes que le pasaron por encima como una apisonadora.

Su primero echó la cara abajo en el capote de Alejandro. Llevaba por nombre ‘Jugador’ el primero de Victoriano del Río, animal al que meció con gusto la capa a pies juntos Talavante y, tras las varas en las que blandeó por parte de Manuel Cid, quitó por hieráticas chicuelinas y una larga Roca Rey. Buenos pares de Miguelín Murillo y Manuel Izquierdo. A pesar de mostrar falta de fuerza decidió irse a los medios e iniciar con un cartucho de pescao y al natural por genuflexos la faena, que no tomó vuelo. No estuvo inspirado el extremeño ante el flojo animal, al que despenó de certera estocada. Silencio.

Su segundo de 599 kilos tenía por nombre ‘Vampirito’, animal al que dejó alguna verónica de buen trazo pero tenía cierta violencia en el embroque. Toro con el que dejó perlas geniales de lo que fue su concepto… pero sin que llegase arriba con rotundidad su obra. Pinchó además al funo, y esperó con apatía a que le echasen el toro vivo al corral en una dantesca imagen. Pitos tras tres avisos. Apuntillaron al animal en el ruedo tras una salida fallida de los bueyes de Florito.