¿Por qué Sebastián Castella puede venirle ‘muy bien’ a José María Manzanares en la temporada 2023?

TEMPORADA

¿Por qué Sebastián Castella puede venirle ‘muy bien’ a José María Manzanares en la temporada 2023?


sábado 8 octubre, 2022

El alicantino sabe que, con la vuelta de Sebastián Castella, puede abrirse otra puerta para seguir copando el segundo o tercer puesto en los carteles.

Manzanares
José María Manzanares. © Sara de la Fuente - Info JMM

Uno de los toreros que volverá a los ruedos en el próximo 2023 será el francés Sebastián Castella, primera figura del toreo en Francia y uno de los toreros más importantes en el escalafón del resto de países taurinos. Con un gran cartel en Colombia, el torero de Béziers emprenderá un nuevo viaje tras su adiós sorpresivo de los ruedos para volver el 7 de enero en Manizales.

Un diestro que tendrá que tomar nota de lo sucedido con Alejandro Talavante, pese a estar en el campo la vuelta a los ruedos necesita de un proceso de aclimatación, de volver a tomarle el pulso tanto a las embestidas como a los tendidos. Zamora no se ganó en una hora, por ello el francés debe tomarse esta vuelta con calma.

Sebastián Castella volverá de manos de la Casa Matilla, una de las empresas taurinas con mayor poder en el mundo del toro. Apoderados, empresarios y ganaderos, esta familia salmantina se mueve como pez en el agua en estos temas, de ahí que no sea descabellado ver al galo copando carteles en las primeras ferias. Algo que por otro lado se había ganado en el ruedo.

Uno de esos toreros que puede aprovechar el rebufo del francés es un José María Manzanares poco amigo de abrir carteles. El alicantino sabe que con la vuelta de Sebastián puede abrirse otra puerta para seguir copando el segundo o tercer puesto en los carteles. Otro dato a tener en cuenta es su equipo de apoderados, en este caso compartirán casa de apoderamiento, algo que sin duda facilita la inclusión de ambos en los mismos carteles.

Como ya contamos en este medio, Manzanares busca el intentar ir arropado en los carteles y no abrir prácticamente nunca plaza, de ahí que, en la medida de lo posible, cuando sea el toreo más longevo del cartel se le ponga una alternativa por delante para no tener que abrir plaza, algo que sin duda ha condicionado los carteles donde se veía anunciado. En otras ocasiones se buscó un torero de mayor alternativa e incluso se rizó el rizo con un rejoneador que pariera plaza.