La dura (y realista) carta de Lea Vicens a los políticos franceses: «Me mandan al infierno, pero no tengo miedo»

CARTA

La dura (y realista) carta de Lea Vicens a los políticos franceses: «Me mandan al infierno, pero no tengo miedo»


martes 8 noviembre, 2022

Lea Vicens ha dirigido una carta al sector político francés mostrando su malestar y su preocupación por esta la iniciativa presentada por el animalista Aymeric Caron que pretende prohibir las corridas y que se votará el próximo 24 de noviembre

Lea Vicens
Lea Vicens. © Muriel Haaz

Continúa la escalada animalista en contra del mundo del toro. Esta vez, llega desde Francia, un país que pese a no tener una identidad taurina en todo su territorio sí respeta aquellas que se dan en determinadas zonas de éste, como el sur. Ya en 2012 avaló la legalidad de las corridas de toros rechazando la denuncia presentada por dos asociaciones de defensa de los animales. El fallo del Tribunal denegaba la demanda presentada en septiembre de 2011, tras la decisión del Gobierno de Nicolas Sarkozy de inscribir las corridas en el patrimonio cultural del país.

Con esto se protegía al mundo del toro y no se prohibían los festejos taurinos en aquellas ciudades que han tenido una tradición taurina ininterrumpida como son las enclavadas en el sur oeste y sur este francés. Pero más de diez años después se ha vuelto abrir otra puerta que da alas a los animalistas.

El nuevo reglamento aprobado por la Asamblea Nacional otorga que un día al mes se puedan presentar propuestas de ley por parte de los distintos partidos de la oposición, algo que aprovechó Aymeric Caron, diputado de LFI (La Francia Insumisa – extrema izquierda) para proponer la prohibición definitiva en todo el territorio francés de la corrida, algo que ha puesto en pie de guerra a todos los taurinos, tanto de izquierda como de centro o derecha, de estas zonas del país. La iniciativa se votará el próximo 24 de noviembre en la Asamblea Nacional.

Por este motivo aficionados, ganaderos, toreros y empresarios franceses han comenzado una campaña en contra de esta iniciativa que, de prosperar -es difícil, pero no imposible-, asestaría un golpe durísimo a la tauromaquia a nivel mundial Por todo ello la rejoneadora francesa Lea Vicens ha emitido una carta dirigida al sector político a través de sus redes sociales mostrando su malestar y su preocupación por esta nueva iniciativa presentada por el animalista Aymeric Caron.

El contenido de la carta de Lea Vicens

Vicens 1
Lea Vicens. © Jokin Niño

Mi nombre es Lea Vicens, soy torero. Torera, sí ustedes quieren. Personalmente, no me importa. Mi victoria no es feminizar mi trabajo.

Torear consiste, durante seis meses al año, en matar toros después de haberlos lidiado en un baile improvisado del que, desde lo alto de mi caballo, soy la coreógrafa. Con nosotros, en el sur, los toros nunca son domados, se crían al aire libre en total libertad, en varios cientos de miles de hectáreas de espacios naturales de los que son los protectores. Viven allí durante cuatro o cinco años antes de pelear durante veinte minutos y luego morir entre aplausos. Incluso sucede que sobreviven, que son perdonados. Es raro. Como todo lo sublime. Perdónenme, pero no puedo avergonzarme de esto.

Como torera, tengo una doble vida. En las ciudades de Francia, España o América Latina donde voy de abril a octubre, soy amada, querida, alentada, celebrada por extraños cuyos hijos a veces me ofrecen flores o me piden que firme sus camisetas. En las redes sociales, en cambio, me arrastran por el barro, me llaman «asesina», «perra satánica» cuyo lugar «está en el infierno», y que merece «que le clavemos una espada en el cuello»… Bien, para ser justos, hay que decir que en medio de insultos y amenazas, a veces hay discusiones. Así que me gustaría responder aquí a cada uno de ustedes.

«Disfrutas de la muerte de un animal. ¡Es monstruoso!«

Este argumento prueba que usted nunca ha asistido a una corrida de toros y nunca ha escuchado los silbidos de la multitud cuando la muerte de un toro es demasiado lenta. Porque no es la muerte lo que los espectadores han venido a ver. Así es la vida. Toda la vida de un toro, resumida en veinte minutos, desde que sale de la ganadería hasta que llega al ruedo y hasta la muerte. Lo que la gente viene a ver es arte en un escenario donde todo es verdad. ¿Es un crimen que te guste eso? Admitamos que estás escandalizado por el placer que nos tomamos allí. ¿Es esa una razón para convertirlo en un crimen? Yo mismo, hay montones de placeres que me escandalizan, ¡pero no se me ocurriría pedirle al Estado que los prohíba! Tú odias las corridas de toros y yo las amo. Cada uno tiene sus gustos. Pero te escucho (no tengo elección) mientras tú solo quieres impedirme hacer mi trabajo, vivir mi pasión.

¿Hacer trampa? Inconcebible en este espectáculo. Lo que hay que hacer es engañar a la bestia, atraer su mirada y tomarla, esquivar su poder hasta el momento en que podamos imponerle un ritmo, un “temple”, una tranquilidad en el gesto, y bailar con ella, más cerca de su cuerpo… ¿Dónde está la barbarie en eso? Los toreros, a caballo o a pie, somos escultores efímeros que transformamos una carga áspera en suavidad, y el miedo en coraje. ¿Quién puede decir lo mismo?

“El juego es desigual. El torero tiene todas las posibilidades de salir de ella, mientras que el toro está condenado…”

La vida de un toro no debe ponerse al mismo nivel que la vida de un ser humano. Que me arriesgue no significa que quiera morir. Mi riesgo es real, pero está calculado. No se me permite cometer errores, pero si no lo hago, el toro no tiene ninguna posibilidad. ¿Crees que iría a la arena si fuera 50/50? Un día, en Mont-de-Marsan, después de un desliz, vi de cerca la muerte. Y ello no me disuadió de volver a subirme a la silla del caballo.

Finalmente, ¿por qué quiere abolir estos espectáculos en los que la gente se viste como si fuera a la ópera para sentarse en localidades de piedra? ¿Por qué quiere eliminar un trabajo que emplea a tanta gente y requiere la misma pasión de todos? En todas partes, la muerte es invisible, ¿por qué desquitarse en uno de los pocos lugares que aún la muestran?

No te tengo miedo. Tus insultos no son nada comparados con la embestida de un toro de media tonelada. Sólo tengo miedo, como un desliz, de que un proyecto de ley liberticida destruya mi arte y prive a los futuros toreros de ejercer su talento.

Lea Vicens.