El Puerto de San Lorenzo, en el cénit del encaste Atanasio: diez corridas (y cinco de primera) para 2023

ENTREVISTA

El Puerto de San Lorenzo, en el cénit del encaste Atanasio: diez corridas (y cinco de primera) para 2023


miércoles 9 noviembre, 2022

En la finca 'Puerto de la Calderilla', donde pastan los astados de Puerto de San Lorenzo, se van poniendo lustrosos los utreros y los toros de saca de cara a un 2023 que poco a poco va a asomando por el horizonte. Hablamos con su ganadero, José Juan Fraile.

Puerto San Lorenzo
Un toro de Puerto de San Lorenzo. © Pablo Ramos

Apostar por un determinado encaste y llevarlo a lo más alto no es algo fácil y eso bien lo saben en una ganadería referente para Si el encaste Atanasio-Lisardo como es la de Puerto de San Lorenzo, hierro que comparte lazos muy estrechos con otros como los de Valdefresno o Fraile de Valdefresno, tanto por parentesco familiar como por el origen de ambas divisas.

En la finca ‘Puerto de la Calderilla’ se van poniendo lustrosos los utreros y los toros de saca de cara a un 2023 que poco a poco va a asomando por el horizonte. Pese a estar a primeros de noviembre el trabajo no cesa, el reloj ya se puso en marcha y las primeras ferias y corridas del año empiezan a estar en los borradores de los empresarios.

Por todo ello hoy queremos hablar con José Juan Fraile, ganadero por vocación familiar que conoce a la perfección el tipo de toro que tiene en casa. Un ganadero que ya en 2022 pudo estar presente en varios de los carteles del año tanto en España como en Francia: «Ha sido un año con una gran regularidad, una temporada muy positiva, en el que han embestido muchos toros, con corridas completas, en el que hemos lidiado en plazas importantes en las que ha habido lugares importantes para el triunfo».

El Puerto de San Lorenzo, una ganadería con unas 320 vacas

Puerto
Otro astado de Puerto de San Lorenzo. © Pablo Ramos

Dentro de una ganadería con unas 320 vacas entre los dos hierros, el número de toros a lidiar es siempre alto, de ahí que pueda repetir en plazas de la exigencia de Madrid sin tener que decir que no a otros cosos de primera como Bilbao o Dax. Una ganadería que lleva años moviéndose como pez en el agua en esas cifras y manteniendo una regularidad importante que le hace entrar en los carteles y las ferias de mayor boato.

Una temporada que vuelve a colocar al hierro salmantino en las primeras posiciones de cara a la temporada venidera. Por tanto, la sangre Atanasio-Lisardo sigue estando en boca de toreros, empresarios y aficionados gracias a un año muy importante por los éxitos cosechados en el ruedo: «Lidiamos en Madrid en San Isidro la primera corrida de toros, donde hubo un toro que le dieron el premio de los abonados, el sexto de la corrida -a mí me gustó también el quinto-. De ahí saltamos a Saint-Sever, donde lidiamos una corrida muy completa. Luego lidiamos en Santander, donde nos dieron el premio a la mejor corrida, que fue muy completa y triunfó El Juli. Las corridas de Bilbao y Dax tuvieron argumentos y toros que embistieron, y a los toreros les permitieron el triunfo, y de ahí saltamos a Salamanca que fue una corrida destacada, con varios toros muy interesantes. Cerramos en Madrid, que ha sido la corrida que menos se ha prestado para el triunfo, con un toro bueno de Uceda Leal y un tercer toro bravo, con sus complicaciones, pero interesantes. También lidiamos varios toros en corridas sueltas en la encerrona de Ureña y un toro que le cortó dos orejas en la corrida concurso de Zamora; en concurso».

Pero aquí no se para, no se puede mirar atrás sin descuidar el futuro, dormirse en los laureles no está permitido, por todo ello ya se preparan los animales a lidiar el en 2023: «Más o menos tenemos el mismo número de corridas de toros: volveremos a todas las plazas a las que hemos lidiado para lidiar entre ocho y diez festejos mayores. Para plazas de primera categoría tenemos unos 30 animales que hacen unas 4 o 5 corridas y las otras irán mayormente a cosos de segunda. Repetiremos en todas las plazas que hemos lidiado este año, sin duda es la mejor señal, eso quiere decir que las cosas han salido bien».

En 2022 repetirán en todos sus compromisos importantes de este año

Puerto San
Otra imagen de un toro de Puerto de San Lorenzo. © Pablo Ramos

Pero dentro de todas esas plazas de gran exigencia donde el toro de primera es innegociable destaca una plaza como Pamplona, esa en la que no estuvieron este año pero si en el pasado reciente: «En principio, no tenemos corrida comprometida con Pamplona, pero tampoco es fácil teniendo que acudir a cosos como los del año pasado. Tenemos camadas largas y toros serios, pero hay veces que nos es imposible lidiar en muchas plazas de tanta seriedad»

Dentro de un año muy positivo respecto a los festejos lidiados contrasta la problemática que se vive en el campo por la sequía y la subida de costes y materias primas: «En Salamanca estamos librando bien en el tema de la lluvia; este año, en ese sentido, igual que en Cáceres estamos faltos de agua, han caído más de 200 litros, la otoñada es buena, pero están muy caros los costos de todo. El gasoil de los tractores, tenemos unos gastos que nos están asfixiando. Se ha lidiado todo lo que había en el campo».

Sin duda un hierro que goza de una gran salud y que es mirado con otros ojos por parte de las figuras tras unos años en los que se vieron algo orillados a carteles de toreros de la parte media del escalafón. Ahora gracias al trabajo de selección esos toreros han vuelto a llamar a la puerta gracias a la regularidad mostrada por los animales de la familia Fraile: «Nosotros hemos estado siempre en ferias importantes con las figuras. Unos años más o menos, sin salirnos de esas ferias y esos carteles. Las figuras del toreo conocen perfectamente las ganaderías y si las lidian es porque consideran que están en buen momento y le ayudarán al triunfo con mayor regularidad. Ha habido años que han salido las cosas como esperábamos. Buscamos un equilibrio entre el torismo y el torerismo, que los aficionados y empresas apuesten por nosotros, ese equilibrio».