Olivenza 2023 Mega 1140x110

Adolfo Rodríguez Montesinos y su ‘lucha santacolomeña’: «El año ha sido horroroso en lo económico y bueno en lo artístico»

Valdemorillo 2023 Movil 320x100
CAMPO BRAVO

Adolfo Rodríguez Montesinos y su ‘lucha santacolomeña’: «El año ha sido horroroso en lo económico y bueno en lo artístico»


martes 27 diciembre, 2022

Nos vamos al campo bravo toledano para conocer un hierro de sangre Santa Coloma que resiste a base de los festejos sin caballos y la suelta de animales en las calles: el de Adolfo Rodríguez Montesinos.

Adolfo Rodriguez Montesinos
Un astado de Adolfo Rodríguez Montesinos de la pasada temporada. © Chema Urueña

Hablar de Adolfo Rodriguez Montesinos es hacerlo de un enamorado del encaste Santa Coloma, un hombre que desde 1980 mantiene en su pequeña ganadería en la localidad toledana de Oropesa. Montesinos es un ganadero fiel a sus raíces, una persona que sigue apostando por aquello que le hace feliz y eso son sus animales, un tipo de toro diferente al resto; una rama ganadera que, por desgracia, poco a poco ha ido desapareciendo en nuestra piel de toro, pero que ahora un puñado de ganaderos están devolviendo a las ferias.

La Quinta, Ana Romero, Rehuelga, Pallarés, Flor de Jara, Los Maños… todas ellas van poco a poco encontrando su hueco en un sistema poco dado a la apuesta y al riesgo. Gracias al buen hacer de estos ganaderos, otros muchos han encontrado ese espejo en el que fijarse sean del encaste que sean.

Una base ganadera 100% Santa Coloma

Rodriguez Montesinos
Novillo en la finca. © Chema Urueña

Esta ganadería tiene una base 100% Santa Coloma, proveniente de dos hierros legendarios que hoy en día únicamente quedan -por desgracia- en el recuerdo. Martínez Elizondo y Felipe Bartolomé fueron dichas bases donde se sustenta la ganadería, ampliada posteriormente con sangre proveniente en 2009 de la ganadería Flor de Jara. Con esto se ha refrescado la sangre, potenciando líneas y recuperando otras perdidas.

Las modas y el desconocimiento por parte de muchos aficionados orilló a un encaste que, como otros, no se adaptó al volumen que se empezó a exigir a partir de los años 80 en algunas plazas. El trapío no lo da la báscula, pero la moda del toro grande acabó por aburrir a muchos ganaderos, por eso queríamos hablar con un ganadero que sabe aquello que tiene entre sus manos, un tesoro genético que merece la pena ser enseñado.

Su temporada ha sido corta pero intensa. Montesinos sabe de la dificultad que entraña volver a las ferias, pro eso valora este año de una forma positiva: «Para mí, valoro la temporada bien en lo artístico y en lo económico horroroso. Este año hemos lidiado de todo en festejos sin caballos: Cestona (Guipúzcoa) -al lado de Azpeitia-, donde llevo más de veinte años lidiando, en Miraflores de la Sierra, y en Lagartera. Esos tres festejos salieron muy bien, gracias a Dios, y por esa parte estamos muy contentos. El tema es que, por muy bien que salgan las cosas, si en lo económico andan mal y no hay trazas de solucionarse, será complicado resistir«.

Adolfo Rodríguez Montesinos: «El problema que tenemos ahora es que se ha producido en esta temporada un incremento salvaje de los piensos y la energía»

Vacas 1
Vacas de este hierro. © Chema Urueña

Una subida alarmante de los costes de producción que ha llevado a esta divisa toledana a replantearse el futuro, aunque su afición no le hace perder la ilusión: «El problema que tenemos ahora es que se ha producido en esta temporada un incremento salvaje de los piensos y la energía, y que ha subido la mano de obra. Al subir estos tres costes y no poder repercutir al producto final, te encuentras con una situación en la cual estamos produciendo a pérdidas muchos ganaderos. Y además, Castilla-La Mancha es la comunidad autónoma más castigada, porque es la que menos ayudas ha dado a los ganaderos por la pandemia. Por eso es complicado sostener la ganadería. La parte buena es que los animales han embestido muy bien».

Una ganadería que también sabe la importancia que tienen los pueblos y sus festejos populares, otra llave de ingresos en momentos muy delicados para el ganadero:«Además de lo que he dicho entes, también hemos lidiado en festejos populares. Han sido unos 27 animales, sin duda algo que alivia en momentos donde los números no salen».

Pero hay que mirar hacia adelante y ser positivos, por eso en casa de Adolfo Rodríguez Montesinos se mira a 2023 con ilusión: «Para el año que viene volvemos a tener un buen número de erales, unos 20 aproximadamente preparados para tres novilladas o alguna participación más en algún festejo. Si Dios quiere volveremos a Cestona y Lagartera, dos de nuestras plazas más queridas».

Adolfo Rodriguez Montesinos 2
Otro astado de Adolfo Rodríguez Montesinos de la pasada temporada. © Chema Urueña