El Niño de la Capea o el toreo eterno

320x100 Huelva Cultoro
Roquetas 2022 Movil 320x100
GUIJUELO (SALAMANCA)

El Niño de la Capea o el toreo eterno


viernes 17 junio, 2022

Pedro Gutiérrez Moya “Niño de la Capea” reapareció de forma triunfal por un día por sus 50 años de alternativa al lado de Miguel Ángel Perera y Pedro Gutiérrez “El Capea”, su hijo y su yerno, trenzando el paseíllo con un encierro de su hierro, El Capea.

Guijuelo
La terna a hombros en Guijuelo. © Emilio Méndez
Pontevedra 2022 Movil 320x100
Teruel 2022 Movil 320x100

Fue una fiesta completa con sonrisas y rabietas, con espacio para el disfrute y para el riesgo, para la raza y la naturalidad del toreo eterno, el que no envejece a pesar de que el calendario diga lo contrario. Para todo esto dio la escogida corrida de Carmen Lorenzo y El Capea (3º y 5º), que no fue lo pequeña que muchos esperaban y que le dio seriedad al esperado regreso del maestro en su aniversario. Al final, la ficha dirá que todos se fueron a hombros, pero el que salió por la Puerta Grande fue el toreo, el de siempre.

728x90 Huelva Cultoro

El Niño de la Capea vuelve a lo grande: dos orejas y rabo como premio al toreo de siempre

Whatsapp Image 2022 06 19 At 7.15.09 Pm 1

Todo el previo de la tarde fue una verdadera fiesta, un ambiente inmejorable para ver el regreso por un día de un grande: El Niño de la Capea, que ewde que salió del hotel hasta que dio comienzo el paseíllo no dejó de sonreír y de saludar a tantos y tantos profesionales y aficionados que se acercaron para acompañarle en su día. Incluso, en el ruedo, no paró de recibir regalos de las autoridades y los aficionados locales. No era para menos. Luego salió el toro, muy suelto en sus primeros compases y pasó un tiempo hasta que El Niño de la Capea le recogio y cinceló varias verónicas a pie junto con ese sabor del toreo eterno. Como en otros tiempos, dejó que la lidia del toro, desde su entrada al caballo, la llevara un banderillero, Juan Sierra, que estuvo sensacional. Sin embargo, ya en banderillas el toro mostró su falta de poder. Incluso se quiso colar en el primer muletazo, pero el maestro salmantino no vino a pasar el rato y aguantó firme el impase, para quedarse y, con una naturalidad desbordante, llevárselo a los medios para cuajar le allí una serie de derechazos maravillosa por su personalidad, ritmo y especial temple. Un cambio de mano ya puso al público de pie, pero fue una serie al natural, lenta, lentísima, la que recordó las grandes tardes de Capea. Además, la suavidad de su muñeca evitó que el toro se cayera más de lo que prometió que iba a hacer. Y para seguir recordando viejos tiempos, tuvo medida la faena, fue corta, pero con tatta sustancia en cada muletazo, que la plaza fue un hervidero, una gran celebración, sobre todo cuando el estoconazo tumbó al toro sin puntilla. La sonrisa de todos, primero la del maestro, ya era suficiente premio. Aún así, paseó las dos orejas y el rabo, pero ¿a quién le importaba eso?.

La delicadeza del toreo de Perera saca lo mejor del buen segundo y cobra dos orejas

0ad5bcf0 291a 4a07 82a3 59b86ba9d80a 1

Tampoco le sobraban las fuerzas al segundo, a que Perera rápidamente le supo administrar las alturas para no exigirle demasiado y esa suavidad se tradujo en una verónicas cadenciosas y delicadas, rubricadas con una media y una larga igual de tersas. El quite, por chicuelinas, mostró la bondad de un toro noble y humillador, pero fue en la muleta donde se vio toda la calidad de sus embestidas, sobre todo porque Miguel Ángel, sin perder nunca esa autoridad que le caracteriza, le dio al toro todas las ventajas para que se afianzara. Las primeras series fueron de algodón, pero poco a poco fue bajando la mano, suave, despacio, largo y muy templado, dejando que toro sacará ese tranco más tan clásico del murube. Cada derechazo fue más rotundo que el anterior, y sin quebrantar. Una arrucina abrió el camino también para un pitón izquierdo de dulce, con la influencia mexicana que le viene de casa, a que el toro se quedaba un pasito más corto. Por eso, tras una excelente tanda, volvió a la derecha para cerrar una faena redonda, con un toro entregado a un Perera inspirado. La espada, entera pero de lento efecto, dejó en sus manos el doble trofeo.

El Capea se une a la fiesta y corta dos orejas tras una esforzada faena al tercero

F896d644 7813 43ac 96b4 96e54d47fe4d

El tercero, desde su salida, mostró mayor fortaleza que los anteriores, también mayor codicia y, con ello, un puntito de aspereza, la que se dejó ver en algunos topetazos en las chicuelinas del quite de El Capea, que ya había corridas bien los brazos a la verónica. Por eso, muleta en mano, acertó al doblarse con el toro al inicio del último tercio, para sosegarle un poco más y disminuir el ritmo de las embestidas poco a poco, con la muleta siempre en la cara del toro para tirar de él con meoke en series ligadas y de mucha entrega, con varios de derechazos buenos de verdad. Al toro le costó más humillar por el izquierdo, por donde lució menos El Capea, aunque dejó varios naturales de calidad, antes de retornar la derecha y cerrar su labor con un toro más entregado. La espada cayó tendida y necesitó un golpe de descabello, pero no restó mérito a lo hecho durante toda la lidia.

También la raza salió a escena para que El Niño de la Capea cerrará su tarde con dos orejas más

Bf46a8c9 058e 43ca Aa46 7ec94e2e8006 1

La corpulencia del cuarto le dio más importancia a las impetuosas embestidas que enseñó a su salida de los corrales. Rápidamente, El Niño de la Capea salió a su encuentro para pararlo con unas verónicas adormecidas, verticales y naturales, firmadas con una media que fue toda una escultura. La misma que calcó tras un ceñido quite por delantales. Y es que si hubo algo que destacó durante toda la tarde de su regreso, eso ha sido la naturalidad, el compromiso y, cómo no podía faltar, su raza. Porque después de maravillar con una serie de derechazos soberbios, el toro le pisó la muleta y se la arrebató de las manos, lo que no hizo más que despertar el cabreo del torero, que cogió la muleta con la izquierda y le dio la más sentida tanda de naturales, por enrabietados, sinceros, encajados y mandones, tanto por la mano baja, como por la autoridad que se escondía detrás de ese trazo suave y lento. Hubo tiempo para la variedad, los molinetes, algún trincherazo y un pase de pecho eterno, mientras el toro, un pelín tardó y remiso, obedecía a regañadientes, lo que nunca molestó al maestro, que se arrimó como si se tuviera que ganar el siguiente contrato. No todo fue redondo porque pinchó varias veces (lo que desató otra rabieta del maestro) y tuvo que usar también el descabello, pero la cariñosa oreja era sólo una excusa para verle dar una vuelta al ruedo delante de su público una última vez ¿o no?

Un apabullante Perera rápidamente donde su tarde con otras dos orejas

Sin Titulo 2022 06 19t213413.093

Tafalleras y cordobinas marcaron el quite de un Perera variado y torerísimo con el capote, ante un quinto que galopó con alegría, aunque recortó el viaje a los banderilleros. Generoso el extremeño le dio distancia al toro en un inicio de rodillas, ganando los medios con cambios por la espalda y pases de pecho todavía de hinojos, con sereno gobierno, como si aquello no costara. La pena fue que ese galope fue mutando en en viaje más reducido y rebrincado, quizá acusando el mando impuesto desde el principio por el torero, que entonces jugó los vuelos con mayor sutileza, aliviando el final de los viajes con las telas por arriba, y dando pausas vitales para que el toro sacara su fondo. Así cuajó dos series, una por cada pitón, en las que el toro entregó todo lo que tenía y Perera lo aprovechó con un temple proverbial. Pero no acababa ahí la cosa, pues el toro recortó más el viaje y el extremeño, que tan cómodo se siente en la cercanía, con los pitones rozándole los muslos, los pasó como quizo y por donde quizo. Apabullante. El espadazo, más contundente que ortodoxo, dio paso al doble trofeo.

El Capea también tira de raza para arrancar dos orejas del sexto

Capea 3

Más bronco y deslucido resultó el sexto, que no permitió el lucimiento con los capote, pero ante el que El Capea, después de un sentido brindis a su padre, demostró que de casta le viene al galgo y se echó de rodillas para demostrar que en capacidad y valor tampoco se queda corto. Así aguantó las primeras tarascadas y parones, sin inmutarse, sobrio y mandón a la vez. Algo que el toro, al contrario de agradecer, terminó apocándole, pues redujo su tranco, protestó con agresividad, hasta que se fue apagando mientras más grande se hacía El Capea, que se arrimó de verdad y exprimió lo poco que el toro tuvo para ofrecer. No hubo espacio para el lucimiento, pero si para el esfuerzo y para poner el juego la raza que le viene de cada. Dos orejas fueron bel premio final.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Guijuelo, Salamanca. Corrida de toros.

Toros de El Capea. Noble, con recorrido y fijeza, aunque muy justo de fuerzas fue el primero, con el hierro de Carmen Lorenzo; el recorrido y la dulzura de las embestidas fueron las del segundo, también con el hierro de Carmen Lorenzo; remiso, pero con fijeza fue el cuarto, con el pial de Carmen Lorenzo; de más a menos, pero con franca entrega el quinto, de El Capea; deslucido y apagado el sexto.

Pedro Gutiérrez Moya “Niño de la Capea” (azul marino y oro): Dos orejas y rabo y dos orejas.

Miguel Ángel Perera (sangre de toro y oro): Dos orejas y dos orejas.

Pedro Gutiérrez “El Capea” (azul marino y oro): Dos orejas y dos orejas.

INCIDENCIAS: Se retrasó el comienzo del festejo 20 minutos por las largas colas de público accediendo a la plaza. Al finalizar el paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria de Andrés Vázquez.

FOTOGALERÍA: EMILIO MÉNDEZ

Pinche en la imagen o en este enlace para acceder a la fotogalería de la tarde.

Fotogaleria 53
Ceret 2022 Movil 320x100